Manos frías: posibles causas que debes conocer

Valeria Sabater 2 diciembre, 2014
En la mayoría de los casos el tener las manos frías está relacionado con la mala circulación. Puedes cambiar tu dieta para mejorarla o hacer ejercicios específicos para las manos

Manos frías como el hielo. Intentas tocar a alguien y se quejan de lo fría que estás. Es algo muy común y que tiene diversas causas a tener en cuenta. ¿Quieres descubrirlo con nosotros? ¡Te lo explicamos!

Causas de las manos frías ¿algo grave?

manos-frias

Hay épocas en las que, sin saber por qué, sentimos las manos más frías. En invierno nos vemos obligadas a llevar guantes hasta estando en casa, y en verano, aunque no es tan extremado, tampoco las notamos más frías de lo normal. Somos de esas personas que cuando acarician o tocan a alguien enseguida escuchan la típica frase de: ¡Pero qué fría estás!

Bien, en primer lugar hemos de decirte que esta característica no dispone de excesiva importancia, cada persona siente el frío o el calor de un modo diferente, unos somos más sensibles que otros. Hasta aquí todo normal, pero existe un factor que debes tener en cuenta y que nos debe poner sobre alerta si además de tener las manos frías frecuentemente, también notas mucho CANSANCIO. En este caso deberemos ponerlo en conocimiento de nuestro médico para que nos haga las pruebas pertinentes, con las cuales, conocer el origen de este estado donde se une el cansancio con la bajada de temperatura corporal en las manos, signo de que tal vez, nuestra circulación sanguínea tiene algún problema. Pero veamos ahora  a qué puede deberse.

1. Manos frías: ¿Hipotiroidismo?

Te hemos hablado del hipotiroidismo en numerosas ocasiones. En este caso sufrimos una alteración de la glándula tiroides, en la cual , esta hormona se segrega en el organismo en muy bajas cantidades, con lo cual, nuestro metabolismo se vuelve lento. Esto hace que suframos varios efectos, como el subir de peso, sufrir cambios en nuestra piel, nuestro cabello y, además ser mucho más sensibles al frío. Un detalle que notamos siempre en nuestra manos y pies, los notamos siempre muy-muy fríos. Será nuestro médico quien nos de el diagnóstico y el tratamiento, mientras, recuerda cuidar tu alimentación elevando un poco tu consumo de yodo.

2. Manos frías: ¿Un posible síndrome de Raynaud?

Puede que el nombre te asuste un poco, pero no debes preocuparte demasiado porque no es una dolencia de extrema gravedad. Es, eso sí, muy peculiar. Afecta a los vasos sanguíneos de los dedos de las manos y de los pies. Lo que hace básicamente es estrechar los vasos sanguíneos, en especial cuando baja la temperatura y también cuando sufrimos de estrés o ansiedad. Es muy evidente porque además, las puntas de los dedos se vuelven más azuladas, sentimos molestias y hormigueos. Cuando el flujo sanguíneo regresa, los dedos se ponen más rojos y el hormigueo es mayor, sintiendo a veces hasta calor. Decirte que hay diferentes grados del fenómeno de Raynaud, siendo más leves y más agudas. Pero por lo general no es muy común, solo recordarte que, cuando tengas las manos frías, para descartar esta enfermedad no tienes más que ver si tus dedos se ponen azules. De hacerlo, acude al médico.

 3. Manos frías: ¿Una posible anemia?

Es quizá lo más normal y una de las razones por las que podemos sentir las manos frías en determinadas épocas, justo cuando nuestro nivel de hierro es más bajo. Sentimos cansancio, se nos cae más el cabello, se nos rompen las uñas… son signos muy habituales en caso de anemia. Basta un simple análisis de sangre para saber si la padecemos, si es así, el médico te dará el mejor tratamiento según tu tipo de anemia. ¡No te preocupes!

4. Manos frías: ¿posibles problemas de circulación o de peso?

Es posible que seas muy delgadita. Al tener poca grasa corporal tu temperatura interna no se mantiene demasiado y esto, hace que siempre tengas frío. Es una posibilidad. Otra a tener muy en cuenta es presentar problemas circulatorios, son esas ocasiones en que sentimos hormigueos en las manos y nos vemos obligadas a frotarlas una contra otra, a hacer pequeños masajes para favorecer la correcta circulación. Normalmente, además de tener las manos frías también solemos tener fríos los pies, son esas extremidades donde la sangre tarda más en llegar y renovarse, de ahí que en ocasiones podamos tener problemas.

Como recomendación es que si además de este síntoma notas cansancio, acudas al médico para que te haga unas pruebas. No es algo grave, pero para estar más tranquilas y descartar posibles enfermedades, es necesario que tengas el sabio consejo de tu doctor. Jamás te automediques, no merece la pena arriesgarnos.  

Te puede gustar