Mantequilla casera

Mariela Ibarra 21 marzo, 2015
La ventaja que tiene el preparar nuestra propia mantequilla en casa es que nos aseguramos de que no contiene aditivos ni conservantes perjudiciales y, además, podemos personalizarla con otros ingredientes

La mantequilla casera es posiblemente uno de los elementos que más están tratando de incorporar las personas a su dieta. Esto se debe a varias razones, pero la principal es porque de esta forma se controla plenamente el contenido graso que se consume, al igual que hay la seguridad de saber con qué ingredientes está preparada garantizando la calidad del producto.

Siendo uno de los ingredientes más versátiles de la cocina, la mantequilla se usa dentro de una gran variedad de platos, ya sea para untarla en productos o para integrarla en ellos. A pesar de esto, no son muchos los que se aventuran a hacer este tipo de preparaciones culinarias, por considerarlas demasiado complicadas. Sin embargo, nunca podrán imaginarse lo sencillo que puede llegar a ser, así que presta atención porque te daremos una receta sencilla para que puedas preparar tu propia mantequilla casera.

Ingredientes

Utensilios

  • Batidora fija
  • Bol u olla grande

mantequilla derempath

Preparación

La preparación de la mantequilla es mucho más sencilla de lo que te imaginas, aunque ya te habrás dado cuenta gracias a la breve lista de ingredientes que se requieren. Sin embargo puede llegar a ser un poco tediosa, es por eso que recomendamos usar como utensilio una batidora fija, de esta manera agilizas el proceso, pues el modo tradicional puede tomarte muchas horas.

Pon la crema de leche en el bol o recipiente que hayas destinado para realizar la mantequilla, recuerda que la cantidad de crema de leche dependerá de la cantidad de mantequilla que quieras preparar. Una vez hayas puesto toda la crema de leche, puedes empezar a batirla durante aproximadamente 15 minutos.

En la medida en que la crema va adquiriendo una textura más firme, empezará a liberar un líquido blanco. A este líquido se le conoce como suero, y se usa para hacer otras recetas, como por ejemplo el requesón. Sin embargo, para el caso de la mantequilla casera no lo necesitaremos, por lo tanto si no vas a usarlo puedes desecharlo, vertiéndolo con cuidado para no derramar la crema de leche. Para optimizar el proceso de desechar el suero, puedes ayudarte con una cuchara y continuar batiendo mientras eliminas el líquido, trata de deshacerte de la mayor cantidad posible, pues esto hará que tu mantequilla sea más suave y consistente.

Añade un poco de sal, aunque esto es según tu preferencia, puedes obviar este paso si prefieres llevar una dieta baja en sodio. Continúa batiendo y adiciona el agua para ayudar a eliminar el suero. Deberás repetir este proceso varias veces, sabrás que este pasó se encuentra concluido, cuando el líquido que se desprenda de la manteca, sea cristalino. Ahora pruébala para corregir la sal y tu mantequilla estará lista.

Saboriza la mantequilla

tomillo

No hemos terminado todavía, una de las mayores ventajas que ofrece el preparar mantequilla casera es tener la oportunidad de saborizarla a nuestro gusto. Así que ya la puedes utilizar para acompañar unas galletas, adicionarla a un postre o algún otro plato, este paso te será extremadamente útil.

Integra en el bol algunos de estos ingredientes, dependiendo del resultado final que quieras que tenga la mantequilla y bate por unos instantes:

  • Para lograr un sabor fresco para acompañar alguna preparación que vayas a servir de inmediato puedes adicionar hierbas frescas picadas finamente, por ejemplo la albahaca, el tomillo, la menta, el romero, etc.
  • Para acompañar pan, galletas o productos similares puedes adicionarle ajonjolí o espinacas.
  • Si quieres un sabor más marcado o picante, puedes usar ají seco o pimienta.
  • Si lo que buscas es un sabor único, puedes remplazar el agua por caldo base de carne o pollo cocinadas sin aceite, también puedes usar sopas deshidratadas para esta modalidad.
  • Para usar en productos dulces, puedes agregarle frutas deshidratadas, aunque también pueden ser cerezas, duraznos en almíbar o chispas de chocolate.

Algunos consejos

  • La crema de leche debe estar a temperatura ambiente para que se facilite el proceso de batido y se consiga una contextura más suave.
  • La cantidad de agua, dependerá de la cantidad de mantequilla que vayas a preparar y la cantidad de veces que te tome adicionarle agua hasta que elimines todo el suero.
  • Recuerda que si vas a usar frutas para saborizar, lo mejor es que vigiles la cantidad de líquido que le van a adicionar a la mezcla, puedes escurrirla para eliminar los excesos.
Te puede gustar