Deliciosa mantequilla de ajo para saborizar tus platos

Jesús Bordones · 9 febrero, 2019
La mantequilla de ajo es una opción que puedes adaptar a tus propios gustos. Combinarás la suavidad de la mantequilla con el sabor del ajo y podrás deslumbrar a tus invitados.

Sin duda, la mantequilla de ajo combina dos esenciales en la cocina de muchos lugares del mundo. Para muchos, la manteca es de uso común y hasta diario.

En sus múltiples preparaciones, acompaña los desayunos, se unta en las tostadas o incluso se ocupa para dar textura a las preparaciones de repostería. A veces también puede acompañar a la mermelada si te gustan los sabores mixtos.

Este derivado lácteo es parte de muchas culturas. Nos cuesta imaginarnos el pan sin la mantequilla o unas ricas galletas hechas sin su cremosidad. Sin embargo, hoy aprenderás a mezclarla con el ajo, un ingrediente que aporta sabor y carácter a las preparaciones donde es agregado. 

Aprende cómo puedes hacer una mantequilla de ajo desde casa

recipiente con mantequilla
La mantequilla de ajo combina con múltiples platos como los pescados.

La mantequilla de ajo podrás emplearla tanto para tus tostadas matutinas como para sorprender a tus invitados en una tarde de picoteo. Esta receta te vendrá muy bien cuando hagas pequeñas tostadas de cóctel o añadiéndola a algún pescado que se dore en la sartén.

Atrévete a mezclar estos dos ingredientes desde la comodidad de tu casa. Recuerda que puedes adaptar esta receta a tus preferencias personales o a los ingredientes que tienes en tu nevera. Deja que la creatividad salga a flote y soprenderás a tus invitados.

También podría interesarte: 3 recetas nutritivas y cautivadoras para niños

Ingredientes

  • 3 tazas de mantequilla base (360 g)
  • 2 ramas de perejil (180 g)
  • 1 cucharada de mostaza (15 g)
  • 3 dientes de ajo sin piel (45 g)
  • 1 pizca de sal (5 g)
  • 1 pizca de pimienta negra molida (5 g)

Preparación

  1. Lo primero que necesitas son los ingredientes bien frescos. Con respecto a la mantequilla, lo recomendable será que esté a temperatura ambiente en lugar de previamente congelada.
  2. Luego, picarás los ajos en cortes que sean muy finos.
  3. Repetirás la misma operación con las ramas de perejil.
  4. Pasa todo a un mortero de madera y tritura manualmente.
  5. Condimenta un poco con sal, pimienta y no te olvides de añadir la cucharada de mostaza.
  6. Dependiendo el tipo de mantequilla que hayas empleado, la cantidad de sal podrá variar. Si sientes que hace falta un poco más, puedes subir la dosis.
  7. Inmediatamente después, ten a a mano una batidora eléctrica e introduce dentro la mantequilla y el aliño al ajillo que has hecho.
  8. Asegúrate bien que todos los ingredientes se entremezclen muy bien.
  9. Cumplido el paso anterior, habrás logrado una masa cremosa. También puedes incluir un poco más de perejil a gusto.
  10. Seguidamente, lleva la mezcla a una mesa y emplea un rodillo para aplanar uniformemente.
  11. Casi para terminar, lleva la mezcla a la nevera y refrigera por al menos 30 minutos.
  12. Ya solo falta retirarla de la nevera y empezar a untar tus comidas favoritas con tu mantequilla de ajo casero con un toque de perejil.

No olvides leer: 8 increíbles beneficios del perejil para la salud

Otras ideas

DIferentes hierbas y especias
Lo ideal es utilizar especias que se adaptan a la comida que acompañará la mantequilla.

Puedes agregar un poco de leche entera o crema a la mezcla si quieres que quede menos espesa. Esta idea es genial para untar como si fuera un dip.

También puedes reemplazar el perejil por otra hierba como el romero, el tomillo o la albahaca. Todo dependerá del sabor y el aroma con que quieras impregnar la mantequilla de ajo. Si cocinas una carne o un pescado a la sartén, también deberás elegir la hierba adecuada.

Esperamos que disfrutes esta versátil receta y que tus preparaciones adquieran todo el sabor del ajo y la suavidad de la mantequilla. ¡Buen provecho!