Aprende a hacer deliciosas mantequillas de frutos secos

Los frutos secos son superalimentos que deberíamos consumir cada día en cantidades moderadas.

En una pequeña ración obtenemos una gran cantidad de nutrientes necesarios para tener una buena salud y estar todo el día con energía.

Además de consumirlos al natural, proponemos elaborar mantequillas caseras con las que podremos preparar deliciosas tostadas, bocadillos y aperitivos.

Descubre en este artículo qué mantequillas de frutos secos puedes preparar y cómo debes hacerlo para sacarles el máximo provecho y deleitarte con sus sabores. 

¿Qué frutos secos son mejores?

Tenemos una gran variedad de frutos secos para elegir. No obstante, los tres más habituales son los siguientes:

La nuez

La nuez

La nuez es un fruto delicioso excelente para prevenir las enfermedades cardiovasculares, mejorar nuestro estado de ánimo y combatir estados de nerviosismo, estrés y depresión.

Además, tiene propiedades antiinflamatorias que ayudan a reducir los dolores articulares.

Ver también: Las nueces y sus 10 increíbles propiedades

La avellana

La avellana destaca por su capacidad para regular los niveles de azúcar en sangre.

Son muy ricas en ácido fólico y fibra, por lo que se recomiendan a embarazadas y a quienes sufren estreñimiento. Es uno de los mejores sabores para nuestras mantequillas de frutos secos.

La almendra

La almendra

La almendra previene la aparición de cálculos renales, así como de enfermedades neurodegenerativas como el párkinson o el alzhéimer. También reduce los niveles de colesterol.

Destaca por su alto contenido en calcio, por lo que se alza como un buen remedio contra la osteoporosis. Es un excelente alimento para deportistas y también para embarazadas, que, además, favorece la lactancia.

Te recomendamos leer: Todo lo que debes saber sobre el aceite de almendras

La clave de las mantequillas

El aceite

Los frutos secos van soltando su propia grasa a medida que hacemos la mantequilla. No obstante, para facilitar su elaboración y también para que quede una receta más cremosa, podemos añadir un poco de aceite a la mezcla.

Uno de los mejores aceites que podemos usar es el de coco virgen extra, el cual tiene un sabor suave y delicioso y nos aporta una gran cantidad de grasas saludables.

El toque de sabor

El toque de sabor

Otra manera de disfrutar nuestras mantequillas consiste en combinar sus ingredientes y añadir otros para buscar sabores sorprendentes.

  • El cacao, la vainilla o la canela dan siempre resultados que gustan a todos.
  • Por ejemplo, la combinación de avellanas (tostadas) y cacao nos recordará a la famosa crema untable.
  • También podemos decidir si nos gustan más las mantequillas dulces o saladas.

La procesadora

Para preparar la mantequilla necesitamos una procesadora de alimentos que tenga la capacidad de funcionar varios minutos seguidos triturando los mismos.

Aunque otras máquinas parecidas también podrían servir, como batidoras o licuadoras, deberemos tener más paciencia e ir controlando que no se quemen.

Receta básica

Ingredientes

  • 4 tazas del fruto seco de nuestra elección crudo (400 g)
  • ½ taza de aceite de coco virgen extra (90 g)
  • 1 cucharada de sal marina (10 g)
  • Esencias al gusto (vainilla, canela, cacao)
  • Endulzante al gusto (miel de abeja, sirope de agave)

Nota: Es importante hacer la mantequilla con una buena cantidad de frutos secos para que la procesadora funcione de manera correcta.

Preparación

Elaboración

  • En primer lugar, debemos activar los frutos secos, es decir, facilitar su procesamiento y también su digestibilidad poniéndolos unas horas en remojo antes de triturarlos. Lo ideal serían 8 horas.
  • A modo opcional, también podríamos tostar los frutos secos en el horno.
  • Pondremos los frutos secos escurridos en la procesadora junto con el aceite y la sal.
  • Procesaremos durante 10 minutos. Al principio se molerán los frutos secos, y esa harina irá soltando poco a poco la grasa.
  • Iremos parando la procesadora para evitar que se queme (si notamos que lo necesita) y también para ir despegando la masa que se quede en los bordes del recipiente.
  • El resultado será una mantequilla muy cremosa, a la cual le podremos añadir, si lo deseamos, las esencias y endulzantes.
  • La conservaremos en un frasco hermético en la nevera durante un tiempo máximo de dos semanas.

Ideas

¿Quieres disfrutar todavía más de tus mantequillas de frutos secos?

  • Rellena unos dátiles o ciruelas con la mantequilla.
  • Úntala sobre rodajas de fruta, como la piña, el plátano o la manzana.
  • Enriquece tus bocadillos.
  • Rellena galletas o madalenas.
  • Multiplica los beneficios de tus batidos y yogures.

 

Categorías: Recetas Etiquetas:
Te puede gustar