Manualidades para organizar la zona de estudio de los niños

Si la zona de estudio de los niños no está organizada, no será fácil que los pequeños realicen bien sus tareas, planifiquen sus estudios, etc. Un buen consejo para que todo esté en su sitio, son estas sencillas manualidades.

La zona de estudio de los niños suele llenarse de desorden muy rápidamente. Basta que los pequeños lleguen a casa después de la escuela para que el lugar se llene de lápices, cuadernos y otros objetos. Y cuando eso ocurre no se puede encontrar nada.

Afortunadamente, hay muchas formas de solucionar este problema. Existen muchas ideas y objetos que les ayudarán a organizar mejor esta zona. Y lo mejor es que se pueden fabricar en casa, con materiales muy simples y un poco de creatividad.

A continuación, veremos algunas ideas de manualidades para organizar la zona de estudio de los niños y favorecer que aprovechen bien su tiempo.

Ideas para organizar la zona de estudio

Cajas recicladas para tener todo en orden

Las cajas son la solución perfecta para tener todo en orden. La idea es recuperar algunas cajas de diferentes tamaños y reciclarlas para convertirlas en un espacio extra de almacenaje. Pueden ser cajas de cartón, de lata, de fibra o de cualquier otro material.

Las formas también pueden ser distintas, ya que cada una resultará ideal para guardar algo. Cajas cuadradas, redondas, rectangulares, con tapa o sin ella servirán para guardar carpetas, lápices, revistas y todo tipo materiales de trabajo.

Se puede forrar estas cajas con bonitos papeles de distintos colores y armar un rincón de cajas para organizar mejor la zona de estudio de los niños. También se les puede añadir cintas, fotos pegadas o pintarlas para que resulten más decorativas.

Un organizador de pared

Organizador de lápices con bolsillos
Si disponemos de poco espacio, un organizador de pared nos permitirá aprovechar más el espacio.

Un organizador con bolsillos que se pueda colgar en la pared resulta una excelente forma de ordenar la zona de estudios de los niños, sobre todo si no tenemos mucho espacio.

Para fabricar este organizador se necesita un tablero de balsa mediano, goma EVA de cualquier color, hilo, un cordón blanco, una máquina de coser y pegamento.

Lo primero que se debe hacer es cortar ocho rectángulos de goma EVA. Después se cosen los rectángulos uniéndolos de dos en dos, dejando uno de los lados de 26 cm libre para formar bolsillos. Se aplica pegamento (o silicona) para fijar los bolsillos al tablero de madera.

Por último, se realizan dos agujeros en el tablero con la ayuda de un taladro y pasar el cordón blanco por los agujeros. Solo queda colgar el tablero a la pared y listo. En los bolsillos se pueden guardar lápices, pinceles, tijeras y todo tipo de materiales.

Quizá te interese: Ideas para hacer un panel organizador para tu trabajo

Latas decoradas para organizar lápices

Para organizar los lápices se pueden utilizar latas recicladas. Bastará con lavarlas bien y forrarlas con telas atractivas y cintas de colores. Se pueden pegar unas a otras e incluso fijarlas a la pared. Estas latas permitirán organizar los lápices para encontrarlos rápidamente y quedarán espectaculares en la zona de estudio de los niños.

Cajas de cereales como separadores

Estantería árbol
Podemos realizar manualidades en las estanterías, incluyendo separadores creativos y llamativos.

Las cajas de cereales pueden convertirse en excelentes separadores para colocarlos en la estantería. En su interior se pueden poner revistas, cuadernos y papeles de todo tipo, ayudándonos a clasificar y a mantener el espacio ordenado.

Para convertir las cajas de cereal en separadores basta con cortarlas parcialmente de forma diagonal y forrarlas con papel de colores. Se puede usar papel de regalo o cualquier otro tipo de papel que sea atractivo y colorido. Lo ideal es utilizar diferentes colores y motivos para que la zona de estudio de los niños se vea más alegre.

Quizá te interese: ¿Cómo crear un buen rincón de lectura para niños?

Tarros de cristal para los objetos pequeños

Los tarros de cristal pueden convertirse en contenedores para los objetos pequeños de escritorio que siempre se pierden. Los clips, las gomas, las grapas, etc. estarán siempre a mano y organizados. No olvidemos que la buena organización supone un mejor aprovechamiento de grandes y pequeños objetos.

Para reciclar estos tarros lo primero que hay que hacer es lavarlos muy bien con agua caliente. Luego podemos elegir algunos animales de plástico y pegarlos sobre las tapas. Una vez que el pegamento se ha secado bien y que las figuras se han fijado bien a las tapas, pintamos las tapas y los animales con pintura de aerosol.

Todas estas manualidades son una excelente forma de organizar la zona de estudio de los niños de una manera sencilla, diferente y, además, muy barata. También nos ayudan a darles una nueva vida a objetos que, de lo contrario, terminarían en la basura.