Masa de hojaldre

Belén Gisbert · 4 agosto, 2015
La masa de hojaldre casera es igual de versátil que la que podamos comprar y también podemos congelarla si no la vamos a utilizar en el momento

La masa de hojaldre o puff pastry en inglés es una masa que hoy en día es esencial en varias recetas de diversos países.

Acompañada de dulce o salado, ofrece un toque suave, ligero y sobre todo, muy crujiente.

La masa de hojaldre es la base de toda empanada, tartas de manzana o frutas, empanadillas, napolitanas, milhojas, carnes, pescados,  o aperitivos salados, etc.

También con hojaldre: Apredende a hacer la mejor tartaleta de chocolate del mundo

Es muy socorrida ante una cena inesperada

En el supermercado puedes encontrar masa de hojaldre congelada o fresca, la cual ya está lista para rellenar al gusto y hornear conforme marque el fabricante.

Pero como todo, en la cocina lo casero es mucho mejor. Su sabor cambiará por completo haciéndola a tu manera, crujiente y con ese toque especial que carecen los precocinados.

En esta ocasión, vamos a mostrarte cómo hacer una masa de hojaldre casera, la cual puedes congelar después o usarla de inmediato y disfrutar de ella recién hecha.

Te recomendamos: Pechuga de pollo con hojaldre

Receta de la masa de hojaldre 

Ingredientes:

  • 1 kg de harina
  • 20 g de sal
  • 60 g de manteca de cerdo
  • 570 ml de agua

Para los pliegues:

  • 800 g de manteca de cerdo o mantequilla
lazos de hojaldre

Utensilios

  • Papel vegetal
  • Bandeja
  • Paño de cocina
  • Rodillo

Preparación:

  • Pon toda la harina encima de la mesada, haz un montículo encima y abre un volcán arriba.
  • Dentro pon la manteca, sal y un poco de agua. Mezclas bien con las manos, empezando a amasar por el centro y recogiendo poco a poco la harina de alrededor.
  • Ve añadiendo más agua y harina. Mezcla con las manos sin parar.
  • Cuando se unifique todo, ve amasando y golpeando fuertemente contra la mesa.
  • Recoge y vuelve a golpear. Cuando se golpee y abra, la cierras plagándola sobre sí misma.  Así varias veces más.
  • ¿Cuándo está bien amasada la masa? Hay un truco para saberlo: Toma un pico de la masa y estírala con los dedos. Si al estirarla bien no se rompe, la masa ya está lista.
  • Haz una bola con la masa de hojaldre.
  • Sobre una bandeja coloca papel vegetal  y espolvoréalo con un poco de harina. Pon encima la bola de masa de hojaldre y tapa con una toalla o paño de cocina limpio.
  • Deja reposar durante quince minutos.
  • Saca la bola de masa de hojaldre y colócola sobre la mesa o banco de trabajo limpio.
  • Con la ayuda de un cuchillo, haz dos cortes en forma de cruz, sin llegar  a cortar del todo.
  • Con los dedos, abre los cortes.
  • Un poco ya abierta con los dedos, extiende bien con la ayuda del rodillo y un poco de harina por encima.
  • Una vez bien extendida, coloca la manteca en el centro y golpea con  la mano.
  • Toma cada extremo de la masa y envuelve la manteca como un paquete de regalo.
  • Espolvorea más harina en la mesa y un poco por encima de la manteca envuelta de la masa de hojaldre.
Hojaldre

  • Con el rodillo golpea y estira ligeramente la masa con manteca.
  • Una vez estirada y con forma rectangular, toma un extremo y llévalo al centro. Después el otro extremo y haces lo mismo. Se volverá a formar un cuadrado grueso.
  • Espolvorea harina si hace falta y vuelve a estirar con el rodillo. Lo colocas sobre la bandeja con el papel vegetal y un poco de harina y lo dejas reposar unos diez minutos.
  • Lo vuelves a poner sobre la mesa espolvoreada con harina. Estiras con el rodillo hasta que la masa esté bien fina.
  • Vuelve a tomar un extremo y llévalo hacia el centro. Haz lo mismo con el otro extremo y pliégalo otra vez. Extiende con el rodillo muy bien. Repite esto último tres veces más.
  • Extiende muy bien la masa, llegará al punto de que ocupe más de dos bandejas de horno y sea muy fina y firme.
  • Coloca la bandeja de horno encima y recorta con el cuchillo el borde, de manera que adquieras dos masas del hojaldre para hacer dos recetas.
  • Cada recorte pliégalo sobre sí mismo cuatro veces. Puedes congelarla envuelta en papel film, o puedes colocarla ya sobre papel vegetal en una bandeja de horno para cocinar de inmediato.

El resultado es una masa de hojaldre crujiente y que puedes rellenar de dulce o salado o de lo que se te ocurra.