Masaje “cucharita”, para preservar tu juventud y belleza con solo 10 minutos al día

Para conseguir una piel tersa y luminosa debemos aplicar este masaje a diario. Mejora la elasticidad de la piel, la circulación sanguínea y nos ayuda a eliminar el exceso de líquidos

Es inevitable que los años le hagan perder elasticidad y firmeza al rostro, ya que es un proceso normal del envejecimiento. Sin embargo, si adoptamos medidas de prevención y le damos un cuidado especial, es posible retardar más el proceso de envejecimiento y, sobre todo, prevenir que sus signos aparezcan de forma prematura. La piel tiende a debilitarse, especialmente, a partir de los 30 años, cuando se vuelve más sensible. La exposición al sol, la contaminación, el tipo de alimentación y los problemas de hidratación son factores que influyen en la pérdida temprana de la elasticidad y firmeza de la piel. Es por esta razón que, desde muy temprana edad, le debemos prestar atención a la piel y procurar cuidarla de la mejor forma para que se conserve joven por mucho tiempo.

Hoy en día existen múltiples formas de cuidar la piel y prevenir los signos de envejecimiento prematuro. En la búsqueda de los mejores consejos para preservar la juventud y mantener un rostro firme, nos hemos encontrado con un excelente tratamiento que puede marcar la diferencia en nuestra rutina de belleza de forma notable. Se trata del masaje “cucharita” o “cuchara”, recomendado por el cosmetólogo alemán René Koch.

¿En qué consiste este tratamiento?

La técnica del masaje es bastante sencilla y como dice el encabezado de este artículo, solo te tomará 10 minutos al día. Vas a necesitar unas cuantas cucharitas, un vaso de agua fría con cubitos de hielo y un tazón con aceite caliente de oliva, lino o girasol. A continuación te damos el paso a paso para este excelente tratamiento.

Paso 1. Desmaquilla completamente el rostro, lávalo como de costumbre y, por último, aplícate una buena crema hidratante. Mientras tanto, desinfecta las cucharas con un poco de alcohol e introdúcelas en un vaso con agua y hielo.

Paso 2. Coloca las cucharas frías cerca de los párpados superiores y mantén esta posición unos segundos. Repite el mismo paso cinco veces, cambiando las cucharas cada vez que se calienten. Realiza el mismo proceso en los párpados inferiores y notarás como se reducen notablemente los ojos hinchados y ojeras.

Paso 3. Posteriormente se ponen las cucharas en el aceite caliente y, sin que quemen la piel, se utilizan para hacer un masaje facial, presionando las cucharas por todas las líneas de masaje.

Líneas básicas del masaje “cucharita” para una piel más firme y joven

massage-lines

  • En la parte superior de la nariz, hacia las sienes  y la línea del cabello.
  • En los párpados, en un movimiento circular desde la esquina interior hacia afuera.
  • En las mejillas, la nariz hacia abajo y la nariz hacia los lados.
  • A partir de la barbilla hacia arriba.
  • Desde que inicia el cuello hasta la barbilla.

Todos los movimientos deben realizarse como mínimo 10 veces por línea.

Cada vez que la cuchara deje de deslizarse con facilidad, sumérgela de nuevo en aceite.

Una vez finalizado el masaje, se debe lavar al rostro con agua tibia.

Lo ideal es que el masaje dure 10 minutos, pero se puede empezar a realizar gradualmente hasta llegar a los 10 minutos. A un costo muy bajo se empezarán a notar los cambios desde los primeros 10 días de aplicación diaria.

¿Por qué es tan bueno este masaje?

Este increíble masaje es muy efectivo para mantener la piel firme, luminosa y joven por más tiempo. Una de sus mayores ventajas es que no cuesta mucho y se puede hacer en casa invirtiendo solo un máximo de 10 minutos al día. Este tipo de masajes nos ayuda a:

  • Eliminar los excesos de líquidos retenidos en los tejidos.
  • Mejorar la circulación sanguínea.
  • Eliminar las toxinas acumuladas.
  • Mejorar la elasticidad y firmeza de la piel.
  • Combatir y previene arrugas.
  • Restaurar el contorno facial y la expresividad.

Lo más importante es que te comprometas a realizarlo a diario para notar los resultados. Si quieres, puedes hacerlo durante 10 días seguidos, descansas otros 10 días y lo retomas. Sin embargo, para mejores resultados, se recomienda adoptar este masaje como parte de la rutina de belleza diaria, sobre todo para aquellas mujeres que tienen 30 o más años. Este tratamiento te demuestra que no necesitas grandes sumas de dinero para lograr una piel firme y joven. Solo necesitas voluntad y compromiso para cuidarla diariamente en casa.