Cómo hacer masajes para quitar el dolor de espalda - Mejor con Salud

Cómo hacer masajes para quitar el dolor de espalda

A la hora de dar masajes en la espalda debemos tener cuidado de ejercer la presión justa para no dañar los músculos ni infligir más dolor a la persona afectada

El dolor de espalda puede llegar a ser muy incómodo y, en ocasiones, incluso nos pueden impedir realizar nuestras tareas cotidianas con normalidad.

Por ello, cualquier remedio o práctica que nos ayude a aliviar estas molestias es más que bienvenida.

Anota estas recomendaciones para hacer masajes y quitar así el dolor de espalda.

1. Mira dónde podrás hacer el masaje

Lo más recomendable es hacerlo en una camilla o mesa de masajes.

No obstante, si no tienes disponible algo así, puedes intentar usar un sofá, una cama o incluso la mesa de la cocina, si es lo suficientemente amplia y resistente como para aguantar.

  • Lo importante es que estés cómodo para hacer el masaje y que no tengas problemas de altura que hagan que te inclines de más.

Visita este artículo: Dolor articular nocturno: ¿cómo aliviarlo?

2. Esparce correctamente el aceite sobre la espalda

Esparce correctamente el aceite sobre la espalda

La mejor técnica que puedes usar en este sentido para extender el aceite tibio sobre la espalda es la conocida como effleurage, es decir, la del “rozamiento ligero”.

Para ello, bastará con que pongas en práctica unos movimientos deslizantes, largos y uniformes y listo.

En cuanto al orden para realizar el masaje:

  • Tendrás que seguir la dirección del flujo sanguíneo, es decir, empezar por la parte baja de la espalda e ir hacia arriba, todo ello mientras presionas y luego llevas ligeramente las manos a la parte exterior de la espalda.
  • Repite estos movimientos entre 3 y 5 minutos y ve aumentando gradualmente la presión. Esto te permitirá calentar los músculos de la espalda.
  • No te olvides de subir también hacia los hombros y el cuello.

3. Depura la técnica

La mejor forma de dar masajes es usando la técnica del amasamiento. Esto es, debes hacer movimientos circulares más cortos con más presión, ya que así conseguirás mejorar la circulación profunda.

  • Para ello bastará con usar las palmas de las manos, los dedos o los nudillos, siempre haciendo movimientos circulares cortos.

Lo más recomendable es que estos movimientos vayan desde la cintura y no desde los hombros.

  • La frecuencia con la que debes masajear toda la espalda es de 2 a 5 minutos y puedes alternar entre esta técnica y los movimientos más ligeros de effleurage.

4. No te olvides de los movimientos de percusión

Masaje para evitar la ansiedad y depresion

Los movimientos de percusión son fundamentales para todo buen masaje.

  • Son movimientos de contacto breve y repetitivo que se hacen con las diferentes partes de la mano y su objetivo es producir un efecto estimulante y compresivo sobre el tejido.
  • Para hacerlo correctamente tendrás que mantener las muñecas relajadas y flexionarlas con movimientos rápidos que te permitan hacer la citada técnica del tapotement, así te asegurarás que no aplicas demasiada presión.
  • Se debe realizar por toda la espalda de la persona, entre 2 y 3 minutos.

5. Usa la técnica de elevación de los músculos

La técnica de elevación de los músculos se puede llevar a cabo si cierras los dedos y mantienes el pulgar alejado, como si tu mano fuera la tenaza de una langosta.

  • Aplica presión con movimientos giratorios y altérnalos con un movimiento de “limpiaparabrisas”.
  • Todos ellos debes hacerlos de arriba hacia abajo de la espalda de 2 a 3 veces.

¿Quieres conocer más? Lee: 3 ejercicios para fortalecer los músculos de tus brazos

6. La técnica del abanico

abanico

  • Para hacer este tipo de masajes tendrás que poner los pulgares en la parte superior de la espalda, debajo del cuello y a ambos lados de la columna vertebral.
  • Ten los pulgares extendidos y presiona suavemente hacia la parte baja de la espalda.
  • Recuerda que para hacer este movimiento correctamente la presión debe ir en ángulo hacia los pies y no hacia el suelo.
  • Los movimientos se deben hacer desde la parte superior de la espalda, hasta las caderas.

No te olvides de masajear los músculos a cada lado de la columna vertebral pero no sobre la columna vertebral directamente. Recuerda que, si no se dan bien, estos masajes pueden ser peligrosos.

7. Masajes en dirección opuesta

  • Estos masajes se hacen desde el lado en el que se encuentra la persona que va a recibir el masaje.
  • Alcanza la cadera alejada con una mano y apoya la otra mano sobre la cadera cercana. Tendrás que tirar de una mano hacia ti mientras alejas la otra.
  • Luego no te olvides de repetir este movimiento tres veces, subiendo por la espalda hasta llegar al área de los hombros, y luego volver a la posición original.