Masajes reductores para las piernas

Para obtener buenos resultados se recomienda complementar los tratamientos con alguna crema reductora. Es importante ser constantes con los masajes y beber abundante agua para facilitar la eliminación de líquidos.

Después de bajar de peso, es normal que queden flácidas algunas zonas del cuerpo. En el caso de las piernas, serían muy beneficiosos los masajes reductores. Con ellos, conseguirás que la piel luzca más firme y mejorar, así, tu apariencia.

Comparados con los relajantes, los masajes reductores suelen hacerse más velozmente y ejerciendo una mayor presión sobre la zona masajeada. Este tipo de masaje es ideal para movilizar la grasa localizada. Y, a la postre, una figura más armónica y estilizada.

Reduciendo la grasa acumulada en determinadas partes del cuerpo, los masajes reductores ayudan a combatir la celulitis. También estimulan la circulación sanguínea y linfática. Si, además, se acompañan de una dieta balanceada y se realiza ejercicio físico, los resultados son aún mejores.

Cómo hacer un masaje reductor para las piernas

Con el fin de facilitar y complementar el masaje reductor para piernas, es necesario emplear una crema reafirmante casera.

Masaje reductor 1

Para hacer el masaje reductor para piernas, sigue estos pasos a pie juntillas:

  • En primer lugar, echa una cantidad generosa de crema reafirmante en tus piernas.
  • Acostada, coloca tus dedos sobre la ingle y con ellos empieza a hacer un movimiento de presión, traccionando ligeramente la piel.
  • Luego, toma con ambas manos una parte de tus piernas y júntalas como tratando de torcerlas. Recuerda ejercer cierta presión siempre. Repite este paso con cada una de las partes de la pierna, que deseas reducir.
  • Otra alternativa es tomar una parte de las piernas con ambas manos y empezar a ejercer presión sobre ella con movimientos hacia arriba.

Masaje reductor 2

Para hacer este masaje reductor, puedes utilizar crema reafirmante o aceite de almendras. Y, sigue estas indicaciones:

  • Aplica generosamente la crema o aceite de almendras sobre las piernas. Es necesario insistir en que el aceite de almendras contribuye eficazmente a reducir la celulitis y las estrías.
  • Toma una parte de tu pierna de un lado y ejerciendo presión, muévela hacia el otro. Procura que la presión que ejerzas no sea excesiva. De lo contrario, podrías hacerte un moretón.
  • Tras 10 segundos, relaja la pierna.
  • Luego, toma otra parte de la pierna y repite el procedimiento.
  • Para tener mejores resultados, se recomienda hacer sesiones de 20 minutos 3 veces por semana.

Masaje reductor 3

masaje pierna

Para realizar esta técnica de masaje, se recomienda utilizar glicerina líquida. Con ella, lograrás lubricar la zona que deseas masajear. También podrías usar una crema reductora, ya sea elaborada por ti en casa o bien, que compres en el mercado.

  • Aplica la glicerina líquida sobre las piernas. Mientras, masajea suave y circularmente.
  • Bien aplicada la glicerina, comenzarás a realizar movimientos básicos de fricción, amasado y golpeteo. Para esto, toma la zona que deseas adelgazar con ambas manos y masajea poco a poco. Intenta hacer una buena presión para ayudar a movilizar las grasas acumuladas en esa zona.
  • Mueve tus manos en la misma dirección en que lo hacen las agujas del reloj. Podrías empezar por hacer fricción con ambas manos tomando una parte de la pierna. Y tras relajarlas durante unos segundos, vuelves a amasar la zona con fuerza. Recuerda hacerlo con cuidado para evitar la formación de cardenales.
  • Este masaje debe durar al menos 20 minutos y se debe hacer 2 veces por semana. Para conseguir mejores resultados, se recomienda tomar 2 litros de agua diariamente.

Masaje reductor 4

masaje-piernas

Se recomienda hacer este masaje reductor antes o durante del baño diario. Es muy sencillo y puedes complementarlo con una crema reafirmante o reductora.

  • Limpia muy bien la parte de tus piernas que deseas masajear. Si lo prefieres, puedes echarte un poco de alcohol.
  • Con una esponja suave, masajea la zona de tus piernas haciendo movimientos circulares y ejerciendo un poco de presión sobre ellas.
  • Limpia de nuevo la zona masajeada y aplica, luego, la crema reductora o reafirmante.
  • Masajea suavemente y poco a poco amasa con ambas manos la zona que quieres reducir. Haz presión moderadamente para evitar la aparición de hematomas.
  • Con ambas manos masajea la pierna de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba. Presiona con fuerza y descansa unos segundos.
  • La sesión debe tener una duración de media hora aproximadamente y repetirse al menos 3 veces por semana.
  • Carro, F. P. (1997). Tratado de masaje, terapéutico, deportivo y de belleza. Lugo: Distribuidora del Norte.
  • Greenman, P. H. (1998). Principios y práctica de la medicina manual. Buenos Aires: Médica Panamericana.
  • Montagu, A. (1981). El sentido del tacto. Caracas: Aguilar.