Mascarilla capilar natural para un cabello suave, brillante y con volumen

Esta mascarilla 100% natural contiene ingredientes que son ideales para reparar el cabello dañado y estimular su crecimiento.

El cabello sufre los efectos negativos del paso del tiempo, el clima, el estrés, la mala alimentación, la contaminación, etc. Para evitar que nuestro pelo sufra y se vuelva áspero y sin brillo debemos adquirir el hábito de usar una buena mascarilla capilar.

Descubre en este artículo cómo puedes preparar tu propia mascarilla para dar suavidad, brillo y volumen al pelo.

¿Qué ingredientes elegimos?

Yema de huevo

La yema de huevo es un superalimento, ya que contiene ácidos grasos omega 3 y omega 6, vitaminas A, B, D, E y minerales como el hierro, el fósforo, el magnesio o el potasio. Por este motivo, es mucho más nutritivo que cualquier mascarilla capilar química. Su efecto sobre el cabello es inmediato, ya que lo nutre en profundidad y evita la sequedad y la apertura de las puntas.

Ver también: El huevo y su aporte nutricional

Vinagre de manzana

vinagre-de-manzana

El vinagre de manzana es un remedio de nuestras abuelas para mantener el pelo suave y brillante. Muchas lo usaban como acondicionador después de enjabonarlo, ya que también ayuda a cerrar las fibras capilares y a evitar el encrespamiento.

Además, tiene un alto poder antibacteriano y antioxidante, el cual nos ayuda a proteger el cabello de los radicales libres.

Limón

El limón es una fruta cítrica que limpia el cabello en profundidad, elimina el exceso de sebo y lo deja con mucho brillo y volumen. Su aplicación continuada previene la caída, combate la caspa y regula el pH.

Si el cabello es muy seco no recomendamos usar el jugo de limón como único ingrediente porque podría aumentar la deshidratación. En esta mascarilla capilar, la combinación de ingredientes es perfecta, ya que mezclamos ingredientes grasos con otros astringentes.

Aceite de oliva

Aceite de oliva

El aceite de oliva aporta una gran cantidad de nutrientes antioxidantes y protectores a nuestro cabello desde la raíz hasta las puntas. Tiene un alto poder hidratante que mantiene la humedad del cabello a la vez que le aporta una gran cantidad de ácidos grasos esenciales.

La mascarilla con aceite de oliva deja el pelo muy suave y brillante, libre de picores o cualquier tipo de irritación, estimula el crecimiento y revitaliza el cabello débil y sin volumen.

Te recomendamos leer: 6 beneficios del aceite de oliva virgen extra para la salud

Aceite esencial de lavanda

El aceite esencial de lavanda es el toque especial de esta mascarilla, no solamente para darle un aroma mucho más delicioso, sino también para potenciar algunas propiedades:

  • Repara el cabello dañado.
  • Favorece el crecimiento y previene la caída.
  • Regula el sebo en casos de sequedad o exceso de grasa.
  • Previene las puntas abiertas.
  • Combate la caspa.
  • Reduce el encrespamiento.

Mascarilla capilar casera

Mascarilla capilar casera

Ingredientes

Las cantidades de esta mascarilla son para una melena mediana. En caso de ser larga o con mucha cantidad de pelo deberemos duplicar las cantidades:

  • 1 yema de huevo cruda
  • 2 cucharadas de vinagre de manzana (30 ml)
  • El jugo de ½ limón
  • 3 cucharadas de aceite de oliva (45 ml)
  • 10 gotas de aceite esencial de lavanda

Elaboración

Para preparar la mascarilla capilar seguiremos los siguientes pasos:

  • Batir la yema de huevo.
  • Añadir el vinagre, el jugo de limón y el aceite de oliva y mezclar bien.
  • Incorporar el aceite esencial de lavanda y mezclar bien.
  • Si la mezcla nos resulta demasiado espesa le podemos añadir un poco de agua.
  • La mascarilla está lista. La usaremos de manera inmediata.

Aplicación

  • Aplicar la mascarilla durante la noche, justo antes de acostarnos para que pueda hacer más efecto.
  • Dividir el pelo seco en partes y aplicar la mezcla en el cuero cabelludo a la vez que realizamos un suave masaje con las yemas de los dedos para que penetren bien los ingredientes. Este masaje es importante, ya que también ayuda a activar la circulación.
  • Cuando todo el cuero cabelludo esté impregnado con la mascarilla, aplicarla a lo largo de la melena.
  • Cubrir la cabeza con papel de plástico de cocina para mantener una temperatura cálida en la cabeza y evitar manchar las sábanas.
  • Ponernos también una toalla para mantener el calor, sobre todo si es una época fría.
  • Encima del cojín podemos poner una toalla para evitar mancharlo.
  • Por la mañana, lavar el cabello con normalidad. Si es necesario, enjabonarnos dos veces para quitar los restos de la mascarilla capilar.
  • Notaremos la suavidad de manera inmediata, y el brillo y el volumen cuando tengamos el pelo seco.