Mascarilla “japonesa” para rejuvenecer el rostro

El arroz es un aliado perfecto para la piel. El grano en sí es exfoliante, por lo que elimina las células muertas, mientras que el agua de arroz hidrata, regenera y reafirma la piel.

¿Alguna vez te has preguntado si es posible rejuvenecer el rostro? Obviamente, los milagros no existen, pero lo que sí podemos conseguir es aportar a nuestra cara más luminosidad, más tonacidad y más elasticidad.

Un remedio eficaz y sencillo es valernos de esta económica mascarilla “japonesa”. ¿Quieres saber de qué se trata?

Beneficios del arroz para rejuvenecer el rostro

Todos nos gastamos bastante dinero en materia de cosméticos y cremas para nuestro cuidado personal. En nuestro espacio hemos hablado a menudo de elementos tan maravillosos como aguacate, las uvas o el aloe vera para el cuidado de nuestra belleza.

Sin embargo, en este artículo queremos introducir un elemento tan básico que, probablemente, no habías tenido en cuenta hasta ahora: el arroz.

Es un cereal muy tradicional dentro del mundo femenino oriental. Algunos de sus beneficios son:

  • Tonificante para la piel: contiene un elemento llamado inositol estupendo para frenar el envejecimiento, estimular la circulación sanguínea y tratar la salud de la piel. También ayuda a rejuvenecerla.
  • Es rico en vitamina B: la vitamina B ofrece muchos beneficios para nuestro cuerpo, por ejemplo estimula la regeneración del cabello, su suavidad y su fortaleza frente a elementos externos.
  • Exfoliante: el arroz integral contiene ácido fítico, un elemento muy beneficioso para el cuidado de nuestra piel.
  • Elimina manchas del acné: es el agua de arroz la que forma parte de este tratamiento para limpiar nuestra piel de elementos extraños porque es donde se quedará el elemento clave para este efecto, el ácido fítico.

Hemos hablado del ácido fítico pero, ¿qué es este elemento? El ácido fítico es un antioxidante capaz de inhibir una enzima protectora de los pigmentos de la piel, la trinokinasa.

Quizás te interese leer: Dieta para el acné: ¿qué alimentos debo evitar?

De esta manera, participa en la despigmentación de las manchas crónicas disminuyendo aquellas provocadas, sobre todo por el acné. Por lo tanto, depura, tonifica y disminuye este tipo de manchas. Se recomienda realizar un tratamiento con esta mascarillas al menos dos días a la semana.

Mascarilla “japonesa” para rejuvenecer el rostro

Agua-de-arroz-en-la-piel

Como hemos explicado, la mascarilla ”japonesa” va a tener en su composición el arroz como elemento básico. Se trata de un ingrediente rico vitaminas y otras sustancias que favorecerán el rejuvenecimiento de las células. Para obtener resultados debemos aplicarnos la mascarilla dos veces por semana.

Te recomendamos leer: 5 mascarillas caseras para los puntos negros

Si lo deseas, puedes complementar esta mascarilla con tus cremas habituales, para conseguir mejores resultados. Se trata, pues, de un sencillo modo de obtener beneficios del modo más económico posible.

1. ¿Qué necesito para elaborarla?

Nuestra mascarilla para rejuvenecer el rostro va a necesitar los siguientes elementos:

  • 3 cucharadas de arroz integral orgánico: podrás encontrarlo en tiendas naturales especializadas. Que sea orgánico quiere decir a que esté libre pesticidas o elementos químicos. De ese modo, podremos obtener todas
  • 1 cucharada y media de agua destilada.
  • 2 cucharadas de aguacate.
  • 1/2 cucharada de miel.

Rostro-mas-fino-y-delgado

2. ¿Cómo elaboro mi mascarilla para rejuvenecer el rostro?

Elaborar la mascarilla para rejuvenecer el rosto es muy sencillo. Lo primero que se debe hacer, a pesar de ser muy poca cantidad, es cocer el arroz. Es importante aplicarse la mascarilla recién hecha para aprovechar al máximo los beneficios de sus ingredientes.

Una vez cocido el arroz, escúrrelo pero no tires el agua. Lo que haremos ahora es coger el arroz y, en un recipiente, añadimos el aguacate y la miel. Con ayuda de una cuchara tenemos que remover bien para crear una pasta homogénea y fina. Cuando esté lista, la aplicaremos en nuestra piel.

Es importante dejar actuar a la mascarilla durante 15 o 20 minutos por lo menos. Después, cuando la retires, coge un algodón y limpia tu rostro con el agua de arroz que habíamos separado cuando cocimos el arroz y lo escurrimos. De ese modo, tratamos de exfoliar la piel y de eliminar las pequeñas manchas e impurezas.

Como puedes ver esta mascarilla de origen japonés es muy completa, sencilla y económica. Nos beneficiamos de todas las propiedades del arroz y del agua sobrante después de su cocción. Si te preparas este remedio dos veces a la semana, podrás llegar a obtener muy buenos resultados. ¡Pruébalo!