Dile adiós a las espinillas y el acné con esta mascarilla de avena y leche

Tanto la avena como la leche poseen propiedades hidratantes y exfoliantes que nos ayudan a limpiar los poros de impurezas y a evitar, así, la aparición de granitos.

Las espinillas y los granos asociados al acné son problemas cutáneos muy comunes, sobre todo en adolescentes. También afecta a los adultos, pero en menor medida.

Estas afecciones tienen lugar cuando los poros de la piel se obstruyen. Esto ocurre debido a la producción excesiva de sebo. También, por la acumulación de las impurezas presentes en el medio ambiente a las que estamos expuestos.

La importancia de tratarlas obedece a los problemas de autoestima que generan en aquellas personas que las padecen. En este artículo, te explicamos cómo hacerlo.

Es innegable el impacto negativo que muchas veces tiene el acné en la persona que lo padece. De ahí que muchas compañías hayan desarrollado en la actualidad tratamientos que buscan eliminar esos molestos y antiestéticos granitos.

La contrapartida a estos productos son los remedios que ofrece la medicina alternativa y los productos naturales de belleza. Las propiedades de sus componentes activos podrían ser una solución a estos problemas, sin tener que sufrir ningún efecto secundario de consideración.

La mascarilla de avena y leche es un producto 100% natural que podría ayudarte a reducir las dimensiones de este problema. En este artículo, te vamos a contar cómo prepararla.

Si te interesa particularmente este tema, te sugerimos leer: Las mejores 8 maneras de reducir los poros abiertos.

Mascarilla de avena y leche para combatir las espinillas y el acné

Durante cientos de años, tanto la avena como la leche han hecho parte de las rutinas de belleza de miles de personas.

La mascarilla que resulta de la combinación de ambas tiene propiedades astringentes y exfoliantes. Estas facilitan la eliminación tanto de las células muertas de la epidermis como de otras impurezas que causan el acné. Además, al regular el pH de la piel, favorece la reducción del exceso de grasa.

Beneficios de la avena

Cuáles-son-los-beneficios-de-la-avena

La avena es uno de los cereales más completos que nos ofrece la naturaleza. Es rica en vitaminas, minerales, fibra y otros importantes compuestos. Todos son aprovechables no solo desde el punto de vista nutricional, sino que tienen aplicación tópica o externa. Esto quiere decir: sobre la piel.

En la actualidad, se la está utilizando en productos comerciales para mejorar el aspecto de la piel. Esto se debe a sus propiedades. Entre ellas, podemos mencionar:

  • limpiadora, pues absorbe los residuos que se van acumulando en los poros.
  • reparadora, porque, al respetar su pH natural, cuida la estructura de la piel.
  • humectante, ya que la hidrata.
  • exfoliante, por lo que ayuda a eliminar de forma natural espinillas, granos y otras imperfecciones.

Beneficios de la leche

beneficios-de-la-leche

El ácido láctico y las grasas naturales de la leche se han aprovechado desde tiempos inmemoriales para tratar problemas cutáneos. Así, se le ha utilizado para el tratamiento de quemaduras y del acné.

Como la avena, la leche forma parte de muchos de los productos de belleza que se comercializan hoy en día. Sus nutrientes son usados para cuidar de los diferentes tipos de pieles.

  • Contiene vitamina A, un ingrediente esencial para nutrir y reparar los tejidos de la piel.
  • Por su parte, el ácido láctico actúa como hidratante, por lo cual es ideal para humectar la piel y devolverle su suavidad.
  • Combinada con otras sustancias, funciona como un potenciador de la acción exfoliante. Ello facilita la eliminación de células muertas y otros residuos, que al acumularse sobre la piel, provocan el acné.

Es importante no utilizarlo en el verano; el ácido láctico baja las defensas de la piel ante los rayos UV.

Si te interesa, podrías leer también: Leche evaporada casera.

Cómo preparar y aplicar la mascarilla de avena y leche

http://www.shutterstock.com/es/pic-110948393/stock-photo-oat-flakes-on-a-glass-bowl-and-jug-of-milk.html?src=rM1sbQ8h2A4_miBKedO-Xg-1-1

Ingredientes

  • ½ taza de leche (125 ml)
  • 2 cucharadas de avena (20 g)

Preparación y aplicación

  • Empieza mezclando la avena con la leche hasta obtener una pasta más o menos espesa.
  • Luego, lávate la cara con un jabón regular y mucha agua.
  • Aplícate la mascarilla, evitando acercarte demasiado a los ojos.
  • Una vez extendida por todo el cutis, déjala actuar durante 15 minutos al menos.
  • Retira con agua fría.
  • Repite el tratamiento 2 veces por semana. Los resultados no son inmediatos, por lo que se requiere de constancia si se desea obtenerlos en poco tiempo.

Si le añades a esta mascarilla un poco de miel, podrías beneficiarte de la acción antibiótica de esta.

Nuestro último consejo: no dudes en ponerla en práctica.

Marks, J. G., and Miller, J. (2006). Lookingbill and Marks' Principles of Dermatology (4th ed.). Madrid: Elsevier, pp. 1-7. May, J. (2011). "What is integrative health?", BJM, 343: d4372. McGrath, J.A.; Eady, R.A., and Pope, F.M. (2004). Rook's Textbook of Dermatology (7th ed.). London: Blackwell Publishing, pp. 3.1-3.6.