Mascarillas caseras para reafirmar la piel del rostro

El paso del tiempo es sin duda la causa principal que origina este problema, ya que la piel tiende a perder firmeza y elasticidad. Sin embargo, sabiendo qué elementos necesita llegada una edad, es posible paliar los efectos del evejecimiento.

Reafirmar la piel, así como mantener un rostro saludable, depende en muchas ocasiones de ciertos hábitos, además de la genética y una correcta alimentación. Si bien, es complicado luchar contra el paso del tiempo, con la ayuda de ciertos métodos, se puede ayudar al cuerpo a evitar la piel flácida.

El paso del tiempo es sin duda la causa principal que origina este problema, ya que la piel tiende a perder firmeza y elasticidad. Sin embargo, sabiendo qué elementos necesita llegada una edad, es posible paliar los efectos del evejecimiento.

Así mismo, la falta de proteínas y nutrientes debida a una alimentación inadecuada, favorece también la pérdida de firmeza de la piel. Del mismo modo que llevar una vida sedentaria. Todo ello evita que el oxígeno y los nutrientes lleguen de modo adecuado a nuestra piel.

Por último, cabe añadir como en muchas ocasiones, nuestros estados emocionales también determinan la buena o la mala salud de nuestra piel. La ansiedad, la irritación, el estrés, suelen provocar una deficiencia en la absorción de nutrientes debido a la vasoconstricción y la tensión de los músculos.

A continuación, desarrollamos una serie de métodos naturales con los que combatir estos factores y ayudar a la piel a mantener su firmeza.

Mascarillas exfoliantes

Mascarillas caseras para ayudar a reafirmar la piel

1. Mascarilla de zanahoria y naranja

Se trata de una mascarilla sencilla de realizar y muy efectiva. Tanto la zanahoria como la naranja pueden dar buenos resultados a la hora de combatir la flacidez gracias su aporte de antioxidantes, betacarotenos, vitaminas, minerales.

Juntando ambos alimentos en una mascarilla casera, se pueden lograr buenos resultados. Se recomienda aplicarla unas 3 veces por semana por las mañanas.

¿Qué se necesita?

  • Una zanahoria.
  • Zumo de naranja.
  • Una cucharada de miel.

Preparación

En primer lugar hay que juntar la zanahoria y el zumo de naranja, intentando obtener una mezcla homogénea. Por último, se añade la cucharada de miel al producto.

Es útil utilizar algodón para ir aplicar la mascarilla una vez esté preparada.Es importante insistir en especial en zonas donde suele ser más común la pérdida de firmeza. Esto es el cuello, la barbilla, o las mejillas. Se puede dejar actuar  durante 20 minutos y, por último, se recomienda retirarla con agua fría.

Tal vez te interese: Descubre los increíbles beneficios de la zanahoria para la piel

2. Mascarilla de tomate y limón

La piel del rostro es diferente a la del resto del cuerpo, es más sensible y frágil, más delgada y suele estar desprotegida frente al impacto del medio ambiente.

De hecho, el sol es un gran enemigo de la piel. Una exposición excesiva al mismo favorece su envejecimiento, le quita su hidratación natural y hace se pierda colágeno.

Es importante ayudar a reafirmar la piel. Para ello, la mascarilla de tomate y limón, alimentos que aportan al cuerpo nutrientes y grandes beneficios, es muy positiva.

¿Qué necesito?

  • 2 tomates.
  • Una cucharada de zumo de limón.
  • 2 cucharadas de azúcar.

Preparación

Para empezar, se pelan los dos tomates, para después llevarlos a la batidora junto a la cucharada de zumo de limón. Una vez listo, se añaden las doscucharadas de azúcar. Se debe crear una pasta que de lugar a la mascarilla.

Con ayuda de un algodón, se aplica la mezcla durante 15 minutos.  No se recomienda dejar actuar esta mascarilla más de 20 minutos debido a que el limón puede irritar la piel. Después, se suele utilizar agua fresca para retirar la mascarilla. Es recomendable realizarla por las noches 2 veces a la semana.

3. Mascarilla de manzana y melón para ayudar a reafirmar la piel

El melón ayuda a reafirmar la piel y prevenir la flacidez. Además, al aportar manzana y avena, se consigue una mezcla muy acertada para hidratar la misma.

¿Qué necesito?

  • Tres porciones de melón.
  • Media manzana.
  • Dos cucharadas de avena.
  • Una cucharada de miel.

Preparación

En primer lugar, hay que mezclar y batir el melón y la manzana, con el fin de mezclar bien estas dos frutas.

Gracias a la avena y a la miel que se añaden a continuación, se obtiene una pasta más espesa y nutritiva. Tras aplicarla, es recomendable dejarla actuar 20 minutos aproximadamente. Después, se puede retirar con agua fresca. Se recomienda repetir el proceso tres veces a la semana.

  • Johnson, M. H. (2005). Subcortical face processing. Nature Reviews Neuroscience. https://doi.org/10.1038/nrn1766
  • Assous, M. T. M., Abdel-Hady, M. M., & Medany, G. M. (2014). Evaluation of red pigment extracted from purple carrots and its utilization as antioxidant and natural food colorants. Annals of Agricultural Sciences. https://doi.org/10.1016/j.aoas.2014.06.001
  • Wang, H., Cao, G., & Prior, R. L. (1996). Total antioxidant capacity of fruits. Journal of Agricultural and Food Chemistry. https://doi.org/10.1021/jf950579y