Mascarillas caseras para reafirmar la piel del rostro

15 mayo, 2014
Además del paso del tiempo, nuestros estados emocionales también pueden influir en la salud de nuestra piel al dificultar la absorción de nutrientes por la vasoconstricción o la tensión muscular.

Tener un rostro firme y saludable, depende en muchas ocasiones de ciertos hábitos de vida, la genética y una correcta alimentación. Bien es cierto que en ocasiones no podemos hacer nada frente al paso del tiempo, pero luchar contra una piel flácida y prevenirla, siempre es posible mediante un poco de esfuerzo y unos sencillos remedios que pasamos a explicarte. ¿Te los vas a perder?

Causas de una piel flácida en el rostro

evitar-la-flacidez-en-el-rostro

  • El paso del tiempo es sin duda el primer factor, nuestra piel va perdiendo firmeza, tonacidad y su elasticidad de antes. Pero hemos de tener claro que la piel, como tal, podemos nutrirla en esos momentos en que empieza a entrar en crisis. Sabiendo qué elementos necesita llegada una edad, podremos paliar los efectos del paso del tiempo.
  • La falta de proteínas y nutrientes originada de una alimentación inadecuada, favorece también la aparición de la flacidez.
  • Una deficiencia de elastina y colágeno, indispensables para que la piel de nuestro rostro luzca de modo firme.
  • El llevar una vida sedentaria. Todo ello evita que el oxígeno y los nutrientes lleguen de modo adecuado a nuestra piel.
  • El sol es un gran enemigo de la piel. La envejece, le quita su hidratación natural y hace que perdamos colágeno. Cuida pues tus exposiciones al sol.
  • En muchas ocasiones, nuestros estados emocionales también determinan la buena o la mala salud de nuestra piel. La ansiedad, la irritación, el estrés… provocan una deficiencia en la absorción de nutrientes debido a la vasoconstricción y la tensión de los músculos.

Mascarillas caseras para la flacidez del rostro

1. Mascarilla de zanahoria y naranja

zanahoria

Se trata de una mascarilla sencilla de realizar y muy efectiva. ¿Por qué? te preguntarás. Tanto la zanahoria como la naranja pueden dar buenos resultados para combatir la flacidez gracias a sus altos componentes a base de antioxidantes, betacarotenos, vitaminas, minerales y los nutrientes necesarios para aportarle firmeza y la hidratación que nuestra piel necesita. Juntando ambas en una mascarilla casera, lograrás buenos resultados. Aplícatela 3 veces por semana por las mañanas.

¿Qué necesito?

  • Una zanahoria
  • El jugo de una naranja
  • Una cucharada de miel

Preparación

  • Empezaremos lavando y cortando la zanahoria en trozos pequeños. Después, la llevamos a la batidora, juntándola con el jugo de una naranja. Intenta obtener un jugo bien homogéneo. Por último añade la cucharada de miel.
  • Ahora pon en una taza este tónico de naranja y zanahoria, y utiliza un algodón para ir aplicándote esta mascarilla, en especial en esas zonas donde suele aparecer la flacidez: cuello, barbilla, mejillas… Deja actuar  durante 20 minutos y, después, retírala con agua fría.

2. Mascarilla de tomate y limón

Mascarilla-facial-casera-de-tomate-1

Lo sabemos. La piel de nuestro rostro es diferente del resto de nuestro cuerpo, es más sensible y frágil, más delgada y desprotegida frente al impacto de los elementos. Para protegerla no solo hemos de seguir unos buenos hábitos de vida con una buena alimentación y algo de deporte. También es adecuado que le aportemos “alimento” externo, y esta mascarilla a base de jugo de tomate y de limón, es una bocanada de antioxidantes y vitaminas que le aportarán frescura, juventud y grandes propiedades terapéuticas. ¿Qué tal si la probamos?

¿Qué necesito?

  • 2 tomates
  • Una cucharada de jugo de limón
  • 2 cucharadas de azúcar

Preparación

  • Empezaremos pelando los dos tomates – mejor maduros – para después, llevarlos a la batidora junto esa cucharada de jugo de limón. Una vez listo, añade esas dos de azúcar para tener una pasta.
  • Estupendo, ya lo tenemos, ahora, con ayuda de un algodón aplicamos esta mezcla durante 15 minutos. Al instante sentirás la frescura del tomate y sus componentes actuando. Pero es importante que no dejes esta mascarilla más de 20 minutos, de lo contrario el limón nos puede irritar, recuérdalo. Después, utiliza agua fresca para retirarte la mascarilla. Ideal para hacer por las noches 2 veces a la semana.

3. Mascarilla de manzana y melón

mascarilla-

El melón tonifica la piel y previene de la flacidez, si además le añadimos manzana y avena, conseguiremos una mezcla maravillosa y muy acertada para hidratar y aportar más firmeza a nuestra piel. Se trata de un remedio muy clásico que no puedes perder la oportunidad de probar.

¿Qué necesito?

  • Tres cuadraditos de melón (del tipo que tú quieras)
  • Media manzana
  • Dos cucharadas de avena
  • Una cucharada de miel

¿Cómo lo hago?

  • Es muy sencillo. Empezamos obteniendo los tres cuadraditos (o una cortada fina de melón), y pelando esa mitad de manzana. Llevamos a la batidora el melón, y la manzana, con el fin de mezclar bien estas dos frutas.
  • Ahora, gracias a la avena y a la miel que mezclaremos a continuación, obtendremos una pasta más espesa y nutritiva. Para aplicártela, cuida siempre de tener la piel limpia. Te huntas bien la piel del rostro con esta mascarilla y la dejas actuar 20 minutos. Después, no tienes más que retirártelo con agua fresca. Puedes repetirlo tres veces a la semana, ideal sobre todo por las mañanas para empezar el día con una buena protección.
Te puede gustar