Mascarillas para exfoliar los labios

No debemos abusar de los exfoliantes, ya que pueden terminar siendo contraproducentes y eliminar la protección natural de los labios y resecarlos. Exfolia una vez a la semana y recuerda hidratar con frecuencia

Los labios son una parte muy delicada de nuestro cuerpo, pero no siempre los cuidamos como corresponde. Es por ello que se ven opacos, con piel muerta “pegada”, descoloridos, antiestéticos, etc. En el siguiente artículo conocerás las mejores mascarillas para exfoliar los labios y que se vean hermosos a diario.

El clima seco, el invierno, la falta de humectación, consumir ciertos alimentos o bebidas, el sol, la piscina o el mar pueden dañar la piel de tus labios, dejándolos feos, ásperos y sin vida. Para no tener que “tapar” con labial, no dudes en aprovechar estas recetas de exfoliantes caseros que combatirán los signos de resequedad con ingredientes que encontrarás en tu hogar. Además de ahorrar dinero, se verán más que bien.

labios2

Recetas de exfoliantes caseros para labios

El azúcar es uno de los mejores ingredientes para exfoliar no sólo la piel de los labios, que es tan sensible, sino también del rostro y otras partes del cuerpo. Te ayudará a eliminar la piel seca y deleitar con su dulce sabor. Simplemente tienes que mezclar una cucharadita de azúcar blanca o morena granulada y una cucharadita de aceite de oliva. Forma una especie de pasta hasta conseguir una textura como si fuera arena gruesa. Aplica en ambos labios, frotando y haciendo masajes en círculos, siempre suavemente para no irritar. Enjuaga con agua tibia o templada y luego aplica una crema hidratante para labios o un bálsamo especial, con el fin de que la piel se mantenga hidratada.

Azucar.refinada.efectos.en.la.salud.2

La segunda receta es con bicarbonato de sodio, que junto a la miel, podrán actuar a la perfección en tus labios. La miel no sólo es endulzante para tus infusiones o postres, sino que también es un excelente antiséptico, con propiedades reparadoras. Para conseguir resultados más eficaces, consigue miel lo más pura posible, que esté bien azucarada y no líquida. Además de usar menos como edulcorante, podrá hacer mejor su trabajo de exfoliante. Obtendrás una piel seca y sin escamas.

La pasta se realiza mezclando una cucharadita de miel, una de bicarbonato de sodio y unas gotitas de aceite de oliva. Lograr una masa homogénea y aplicar en los labios, dejando que penetre durante algunos minutos. Luego enjuaga con agua tibia y un paño de algodón. Aplica después un poco de hidratante o bálsamo labial.

Cafe - Halitosis

El tercer exfoliante para labios está hecho con café molido. Se puede usar de manera similar a la receta con azúcar. Esta es más suave para la piel. Mezcla una cucharadita de café y una de aceite de oliva. Si lo deseas, puedes añadir un poquito de azúcar refinada para una acción adicional. Mezcla bien y masajea en los labios con movimientos circulares. Deja actuar unos cinco minutos y luego enjuaga con agua templada. Aplica un buen hidratante para labios.

Otra alternativa es mezclar vaselina en gel, miel (azucarada y en lo posible orgánica) y una cucharadita de crema para labios. Esto bastará para lograr un efecto excelente. Mezcla todo con la misma cantidad de azúcar blanca refinada. Puedes añadir más si deseas que “raspe” un poco más o tienes muy dañados los labios. Ablanda los ingredientes a baño maría para que se integren más fácil, aunque lo ideal es que estén fríos los ingredientes y así evitar que se diluyan. Coloca en un frasco de vidrio y conserva en el refrigerador cuando termines de usar. Aplica una cantidad pequeña en la yema de tu dedo índice y realiza masajes circulares en los labios, suavemente, durante un minuto. Luego aclara con agua templada y seca con papel. Protege con un buen bálsamo con protector solar o bien una crema hidratante de labios. Se aconseja realizarla después de bañarse, cuando los labios están limpios y más sensibles por el agua caliente.

Consejos para cuidar los labios

  • No abuses de los exfoliantes, sean caseros o no. Si usas mucho estos tratamientos, la piel se resecará y en lugar de lucirlos bonitos, sólo lograrás que se vean peor. Grietas, supuración y dolor son algunos de los resultados del exceso de exfoliación. Una vez a la semana es lo máximo permitido, aunque el daño sea grave. Los demás días puedes usar una crema hidratante especial para labios (en forma de labial en su mayoría). Una un hisopo de algodón para aplicar, así evitarás contagiarte bacterias.

labios.sanos.y.protegidos

  • Recuerda que los exfoliantes naturales no tienen conservantes, por lo cuál, no duran mucho tiempo. En cualquier caso, conserva en el refrigerador no más de dos semanas, siempre en frasco de vidrio y tapado.
  • Ten en cuenta que tus labios son como esponjas pequeñas. Si les falta humedad y están resecos, aparecen las pieles muertas. Cuando es invierno o hace frío no olvides protegerlos con un buen bálsamo, lo mismo que en verano y estás en mayor contacto con el sol.
  • Evita pasarte la lengua por los labios. Muchas mujeres tienen este “tic” porque es una costumbre y hasta porque consideran que se ven más sensuales. Sin embargo, deja de hacerlo porque la saliva tiene unas enzimas que pueden afectar la delicada piel labial. Y no intentes arrancar las pieles con los dientes o los dedos, ya que sólo lastimarás la zona.
  • Bebe entre 8 y 10 vasos de agua por día, para que todo tu cuerpo esté bien hidratado y no sólo los labios. Lleva contigo siempre una botella llena, haga calor o frío. Y cuando haces ejercicio o estás al aire libre en verano, aumenta la cantidad a 12 vasos diarios.
Te puede gustar