Mascarillas para exfoliar los labios

No debemos abusar de los exfoliantes, ya que pueden terminar siendo contraproducentes y eliminar la protección natural de los labios. Exfólialos una vez por semana y recuerda hidratarte con frecuencia.

Los labios son una parte delicada de nuestro cuerpo, que no siempre cuidamos como debiéramos. De ahí que su apariencia no siempre sea la mejor. En este artículo, te explicamos cuáles son los mejores remedios caseros y consejos que te ayudarán a exfoliar los labios. Verás cómo consigues mejorar su aspecto.

Existen muchos factores que dañan la piel de los labios. El clima seco, el invierno, la falta de humectación, el consumo de ciertos alimentos y bebidas, son algunos de ellos. Otros son, sin duda, la radiación solar, el cloro de las piscinas y el salitre del agua de mar.

Así las cosas, conviene tener presente estos consejos. Te explicaremos cómo exfoliar los labios con ingredientes que de seguro tienes en casa. Usándolos también ahorrarás dinero.

labios2

Ingredientes caseros para exfoliar los labios

1. El azúcar

El azúcar es uno de los mejores exfoliantes naturales. Se la utiliza para eliminar las células muertas de la piel en general. Su uso es ideal para cuidar de una parte tan delicada del cuerpo como los labios. A la par que ayuda a eliminar la piel seca, deleita con su agradable sabor.

Preparación y aplicación

  • Echa en una recipiente una cucharadita de azúcar blanco o moreno granulada con otra de aceite de oliva.
  • Mézclalas hasta obtener una especie de pasta cuya textura se parezca a la de la arena gruesa.
  • Aplica la mezcla en los labios, frotando y masajeando con movimientos que describan pequeños círculos. Hazlo suavemente para evitar que se irriten.
  • Enjuaga con agua tibia o templada.
  • Por último, aplica una crema hidratante para labios o bálsamo, con el fin de que la piel se mantenga hidratada.

Azucar.refinada.efectos.en.la.salud.2

2. Exfoliar los labios con bicarbonato de sodio

Junto a la miel, el bicarbonato de sodio es un magnífico recurso natural con el que exfoliar tus labios. La miel, por su parte, también es un excelente antiséptico, que posee, además, propiedades reparadoras.

Para conseguir un resultado más eficaz, compra miel lo más pura posible. Mientras menos líquida esté, menos cantidad de miel tendrás que echar para endulzar tus infusiones y postres. Y, en esa misma medida, harás que sea más efectivo también su trabajo como exfoliante. Tras su aplicación, obtendrás una piel seca y sin escamas.

Preparación

La pasta se obtiene al mezclar una cucharadita de miel, otra de bicarbonato de sodio y unas gotitas de aceite de oliva.

Aplicación

Una vez que hayas conseguido una mezcla homogénea, aplícala en los labios y deja actuar durante algunos minutos. Luego, enjuaga o aclara con agua tibia y un paño de algodón. Para terminar, aplica después un poco de crema hidratante o bálsamo labial.

Cafe - Halitosis

3. El café molido, otro exfoliante natural

Esta mascarilla para exfoliar los labios es muy parecida a la de azúcar. La diferencia es que esta es más suave para la piel.

Preparación y aplicación

Añade una cucharadita de café a otra de aceite de oliva. (Si lo deseas, puedes agregar un poquito de azúcar refinada.) Mezcla bien y masajea en los labios con movimientos circulares. Deja actuar unos 5 minutos y enjuaga luego con agua templada. Finalmente, aplica un buen hidratante para labios.

4. Exfoliar tus labios con vaselina en gel

Mezcla vaselina en gel, miel (azucarada y, en la medida de lo posible, orgánica) con una cucharadita de crema para labios. Mezcla todos estos ingredientes con azúcar blanco refinada, a partes iguales. Si tuvieras los labios muy dañados, podrías añadir más azúcar. Conseguirás, así, que el efecto exfoliante sea aún mayor.

Aplicación

Hidrata los ingredientes a baño maría para facilitar su integración. No obstante, lo deseable es que la mezcla resultante esté fría en el momento de su aplicación. Echa sobre los labios una cantidad pequeña con la yema de tu dedo índice. Y, masajea sobre los labios durante 1 minuto. El masaje debe ser suave y deberá describir pequeños círculos. (Colócala en un frasco de vidrio y consérvala en el refrigerador cuando la termines de usar.) Luego, aclara con agua templada y seca con papel.

Se aconseja aplicarla después del baño, cuando los labios están limpios y estimulados por el agua caliente.

Se recomienda que la aplicación de todas estas mascarillas se acompañe a diario, de un buen bálsamo con protector solar. También podrías usar una crema hidratante labial.

Consejos para el cuidado de los labios

Por último, te ofrecemos varios consejos para que luzcas unos labios bonitos y saludables:

  • No abuses de los exfoliantes, sean caseros o no. Si usas mucho estos tratamientos, la piel se resecará, y conseguirás el efecto contrario al que persigues. Grietas, supuración y dolor podrían ser algunos de los resultados del exceso de exfoliación.
  • Exfóliate, como máximo, una vez por semana, incluso cuando tus labios estén muy dañados. El resto de días podrías usar una crema hidratante especial para labios. Asimismo, es importante que uses un pedazo de algodón limpio para limpiar la zona tras la aplicación de la mascarilla. Así evitarás posibles infecciones causadas por bacterias.

labios.sanos.y.protegidos

  • Recuerda que los exfoliantes naturales no tienen conservantes. Es decir, son perecederos. En cualquier caso, consérvalas en el refrigerador no más de 2 semanas. Lo ideal es que envases la preparación en un frasco de vidrio y tapado.
  • Ten en cuenta que tus labios son como esponjas pequeñas. Si les falta humedad y están resecos, se hace visible la capa de células muertas. No olvides protegerlos con un buen bálsamo, tanto en invierno como en verano.
  • Evita pasarte la lengua por los labios. La saliva tiene unas enzimas que pueden llegar a afectar su delicada piel. Tampoco conviene arrancar los pequeños pedazos de tejido que se levantan de la superficie como consecuencia del poco cuidado. Solo conseguirás lastimar y debilitar esa delicada zona.
  • Bebe entre 8 y 10 vasos de agua por día. Esto es importante no solo para exhibir unos labios saludables. Estar bien hidratada es algo que agradecerá cada una de las partes de tu cuerpo. Haga calor o frío, intenta llevar contigo una botella de agua. En verano o cuando hagas ejercicios físicos al aire libre, aumenta su consumo a los 12 vasos diarios.
Avila M, Ojcius DM, Yilmaz Ö. (2009). "The Oral Microbiota: Living with a Permanent Guest", DNA and Cell Biology, 28 (8): 405-411. García-Porrero, J. (2005). Anatomía humana. New York: McGraw-Hill. Sultan AS, Kong EF, Rizk AM, Jabra-Rizk MA. (2018). "The oral microbiome: A Lesson in coexistence", PLoS Pathog, 14 (1): e1006719.