Mascarillas para tener un cabello suave de la noche a la mañana

Aída Campos · 31 diciembre, 2017
Todos deseamos lucir un cabello suave y sedoso. Sin embargo, los productos comerciales muchas veces no cumplen con nuestras expectativas. En este artículo descubrirás varias opciones con ingredientes naturales que ayudarán a suavizar y a nutrir tu cabello.

Tener una melena sana y espectacular es el sueño de muchas personas. Ahora, para hacerlo realidad hay que tener claro que hay muchos factores que cuidar y mantener en el tiempo: desde la alimentación hasta la forma en que se desenreda el cabello después de una ducha. En pocas palabras, es posible tener un cabello suave en poco tiempo, pero hay que hacer un esfuerzo.

Pareciera mentira que, para tener un cabello suave, fuerte y sano hay que cuidar aspectos como la alimentación. Sin embargo, cuando tenemos en cuenta que nuestro aspecto depende, en gran medida, de nuestros hábitos y nuestra salud, caemos en cuenta de que sin salud, no hay belleza.

Medidas básicas para un cabello suave y sano

En líneas generales, las medidas básicas que toda persona debería mantener para lucir un cabello suave y sano son las siguientes:

  • Usar agua fría o tibia para lavar el cabello. Las altas temperaturas solo promueven la resequedad, el quiebre y el deterioro de las hebras.
  • Evitar lavarse el cabello todos los días, ya que esto solo retira capa de protección que producen las glándulas sebáceas y facilita el deterioro.
  • Procurar usar un champú que no tenga sulfato, ya que daña a el cabello porque es muy fuerte y elimina sus aceites protectores naturales.
  • Peinar el cabello suavemente con un peine de cerdas anchas.
  • No cepillar el cabello cuando está húmedo porque tiende a quebrarse y desprenderse con mayor facilidad.
  • Iniciar el peinado por las puntas y terminar en las raíces. Dicha acción se realiza para no desprender las hebras de pelo.
  • Para el cabello seco lo mejor es usar un cepillo con cerdas de jabalí. Este cepillo está elaborado con cerdas naturales y se usa para distribuir la grasa de tu cabello.
  • Aplicar una mascarilla o baño de crema por lo menos 1 vez a la semana.
  • Cuando el pelo ha sido teñido, es necesario utilizar un champú o un jabón especial para este tipo de cabello. 
  • Limitar el uso de la plancha y el secador.
  • Utilizar tintes de calidad, libres de amoniaco. (Aunque lo ideal es evitar teñirlo).
  • Si el tipo de cabello es seco o rizado, se recomienda aplicar acondicionador después del lavado.
  • A las personas con cabello fino se les aconseja no usar acondicionador.

Mascarillas para el día

Existen diversos de estos productos que a veces tenemos en casa y que resultan ideales para preparar mascarillas naturales y conseguir un cabello suave y sano. 

Cuando utilizamos este tipo de tratamiento debemos tener en cuenta el momento del día en que la aplicaremos. Durante el día podemos usar mascarillas que sean efectivas y lograr una apariencia sedosa y brillante.

Si usamos ciertas mascarillas durante el día, estas pueden tener resultados contraproducentes al exponernos al sol, viento y polvo. Así, se recomienda usarlas durante la noche para lograr un efecto regenerador en nuestro cabello.

Mascarilla de mayonesa

Embellece tu cabello con mascarillas de mayonesa

Esta es ideal para el pelo graso. Si no tienes mayonesa puedes tomar un huevo y un vaso de aceite de oliva virgen. Luego batirlo hasta crear la consistencia de la mayonesa.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de mayonesa (30 g).
  • Opcional: aceite de oliva virgen, 1 huevo.

Preparación

  • Mezcla los ingredientes en un bol.
  • Aplica la mezcla con una brocha por todo el cabello, de la raíz hasta las puntas.
  • Deja actuar por 15  minutos.
  • Enjuaga con suficiente agua.

Mascarilla de aloe vera y huevo

Ingredientes

  • 1 yema de huevo.
  • 1 penca de aloe vera.

Preparación

  • Primero, toma el huevo y separa la clara de la yema, la clara no se utilizará.
  • Después, corta el aloe vera en dos o por la mitad y con una cuchara extrae su gel.
  • Coloca el gel del aloe vera junto a la yema del huevo y mezcla hasta obtener una pasta.
  • Una vez obtenida la pasta aplícala en el cuero cabelludo.
  • Permite actuar entre 10 y 20 minutos.
  • Por último, lava tu cabeza con abundante agua.

Mascarilla de aceite de coco y miel

Estos dos productos son ideales para brindarle brillo y suavidad al cabello. Ambos hidratan profundamente las hebras y los folículos capilares estimulando así el crecimiento.

Ingredientes

  • 3 o 4 cucharadas de aceite de coco (45 ml).
  • ½ vaso de miel (125 ml).

Procedimiento

  • Primero, calienta el aceite de coco a fuego lento durante 3 minutos.
  • Mezcla el aceite con la miel hasta formar una pasta homogénea.
  • Humedece un poco el cabello y aplica la mezcla.
  • Si el pelo es graso lo aplicas solo de la mitad hasta las puntas.
  • Deja actuar por 20 minutos.
  • Enjuaga con abundante agua tibia.
  • Lava el cabello con el champú habitual.

Mascarillas de noche para un cabello suave

Mascarilla de leche y miel

Ingredientes

  • 1 cucharada grande de miel de abeja orgánica (20 ml)
  • 1 vaso de leche entera (no descremada) (250 ml)
  • Un gorro de ducha o bolsa plástica

Procedimiento

  • Mezcla la cucharada de miel con el vaso de leche entera hasta que estén bien integradas.
  • Aplícala en el cabello.
  • Te puedes ayudar con un peine o un cepillo que tenga abundantes cerdas y que sean finas.
  • Coloca un gorro de baño.
  • Deja durante toda la noche.
  • A la mañana siguiente, lávalo con abundante agua y el champú que utilizas normalmente para tu tipo de cabello.

Mascarilla de leche de coco y aceite de argán

Sérum de argán

Con las vitaminas de la leche de coco más las propiedades del aceite de argán lograrás un cabello más suave y fácil de desenredar

Ingredientes

  • 1 taza de leche de coco (250 ml).
  • 3 cucharaditas de aceite de argán (15 g).
  • A tomizador.

Procedimiento

  • En el atomizador coloca la leche de coco y el aceite de argán.
  • Agita y revuelve hasta que estén bien integrados.
  • Aplícatelo en el cabello.
  • Cepilla el cabello mientras lo aplicas.
  • Ponte un gorro de baño.
  • Deja actuar toda la noche.
  • Enjuaga por la mañana.
  • Hazte esta mascarilla una vez a la semana para tener un cabello suave, sano y fuerte.

Mascarilla de plátano y aceite de almendras

El aceite de almendras brinda efectos positivos en la salud del cabello. Los cuales, junto a las propiedades del plátano, nos brindarán suavidad en seguida.

Ingredientes

  • ½ cucharada de aceite de almendra (8 ml).
  • 1 plátano maduro.
  • 1 gorro de ducha.

Procedimiento

  • Tritura el plátano maduro.
  • Agrega ½ cucharada de aceite de almendra.
  • Mezcla hasta obtener un puré.
  • Aplícatelo de la mitad de tu cabello hasta las puntas.
  • Ponte un gorro de ducha.
  • Déjalo actuar toda la noche.
  • En la mañana enjuaga con abundante agua.

Mascarilla de aceite de oliva, aloe vera y huevo

aceite-de-oliva

Esta es una de las mejores mascarillas capilares caseras para la noche para nutrir el cabello.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de aceite de oliva (45 ml).
  • 4 cucharadas de gel de aloe vera (60 g).
  • 2 cucharadas de yema de huevo cruda.
  • Gorro de ducha.

Preparación

  • Calienta el aceite de oliva por 10 segundos en el microondas.
  • Después, mezcla todos los ingredientes en un recipiente.
  • Aplica la mascarilla y déjalo que actúe durante la noche con la ayuda de un gorro de ducha.
  • Por la mañana enjuaga con suficiente agua.
  • Lava el cabello con el champú habitual.

Mascarilla de aguacate, yogur y plátano

Ingredientes

  • 3 cucharadas de puré de aguacate (45 g).
  • 4 cucharadas de yogur (60 g).
  • 1 plátano mediano.

Preparación

  • Moja por separado el aguacate y el plátano hasta obtener un puré.
  • Después, mézclalos con el yogur hasta que estén bien integrados.
  • Aplícatelo en todo el cabello.
  • Déjalo actuar por la noche.
  • Por la mañana enjuaga con suficiente agua y lava el cabello con champú.

¡Pruébalas!

Es posible lucir un cabello suave y sano, siempre y cuando tengas en cuenta cómo debes cuidar a diario de tu cabello. Recuerda que, en función de tus hábitos, será el aspecto de tu melena.