7 Mascarillas rápidas para todo tipo de cutis

Debemos tener muy en cuenta nuestro tipo de piel para poder utilizar aquellos ingredientes que no empeoren su condición natural y, a su vez, le puedan aportar beneficios

Cada día debemos cuidar el cutis con los productos adecuados para nuestro tipo de piel. No obstante, hay factores como la mala alimentación, el estrés o la contaminación que afectan en gran medida al estado de nuestra piel y la desvitalizan.

Por este motivo nos conviene aplicarnos una mascarilla facial una vez a la semana.

En este artículo te proponemos algunas mascarillas que puedes preparar en casa de manera sencilla y natural, y que te aportarán los nutrientes necesarios para tu tipo de piel.

¿Para qué sirven las mascarillas?

Las mascarillas son productos que se aplican durante un tiempo determinado, aproximadamente unos 20 o 30 minutos, y que permiten que sus ingredientes penetren en profundidad en la piel, lo cual nos ayuda a conseguir unos resultados más visibles y duraderos.

Para-qué-sirven-las-mascarillas

La piel sufre mucho las consecuencias de la contaminación, la alimentación deficitaria en nutrientes, el estrés, el clima, etc., por lo cual, debemos proporcionarle de vez en cuando unos cuidados más intensivos si queremos mantenerla firme y radiante.

Es fundamental conocer cuál es nuestro tipo de piel para elegir los ingredientes adecuados y equilibrar el cutis de manera efectiva y natural.

Ver también: Mascarilla natural para depurar y rejuvenecer el cutis

¿Cuál es tu tipo de piel?

Podemos clasificar los tipos de piel en las siguientes categorías:

  • Piel normal: Tiene una hidratación natural adecuada y no sufre impurezas importantes.
  • Piel seca: Le falta hidratación, se descama.
  • Piel grasa: Una piel que brilla y que puede tener tendencia a las impurezas.
  • Piel mixta: Este tipo de piel tiene un exceso de grasa solamente en la zona T (frente, nariz y barbilla).
  • Piel acneica: Característica de las chicas jóvenes que sufren la aparición de puntos negros y granitos.
  • Piel madura: Pieles de cierta edad, desvitalizadas y con arrugas.
  • Piel delicada: Con tendencia a irritarse o enrojecerse.

Si ya sabes cuál es tu tipo de piel, elige tu mascarilla y aplícatela una vez a la semana, en un momento en el que puedas descansar y dejar que actúe sin hacer otras actividades.

Piel normal

Mascarilla de aguacate

La piel normal no requiere de tantos cuidados como las otras. No obstante, podemos prevenir el envejecimiento y deterioro con una sencilla mascarilla de aguacate maduro, una fruta que contiene numerosos nutrientes.

Ingredientes

  • Aguacate maduro

Preparación

Solamente tenemos que machacar un poco de aguacate maduro y ya tenemos lista esta rápida mascarilla.

Piel seca

Avena y leche

La piel seca envejece con facilidad, por lo que es una de las que más conviene cuidar.

Por este motivo proponemos tres ingredientes ricos en nutrientes y ácidos grasos que nutrirán la piel desde el interior.

Ingredientes

  • Avena molida
  • Yema de huevo
  • Aceite de oliva

Preparación

Mezclaremos la avena molida con una yema de huevo batida y unas gotas de aceite de oliva.

Piel grasa

Aloe-interno

Ingredientes

  • Gel natural de aloe vera
  • Jugo de limón

Preparación

Mezclaremos el gel natural de aloe vera con jugo de limón. Podemos usar también la ralladura de su piel si el limón el ecológico. Batiremos bien los ingredientes, añadiendo más jugo de limón o más aloe hasta conseguir la consistencia adecuada para la mascarilla.

Piel mixta

Porqué-consumir-plátano

Ingredientes

  • Aceite de coco
  • Plátano maduro

Preparación

Estos dos ingredientes nos permiten regular de manera natural los niveles de grasa de la piel, sin engrasar ni resecar.

El ingrediente principal es el plátano, que tiene que estar muy maduro para que lo podamos machacar bien con un tenedor. A continuación le añadiremos unas gotas de aceite de coco.

Piel acneica

arcilla (1)

Ingredientes

  • Arcilla verde en polvo
  • Yogur natural

Preparación

Mezclaremos la arcilla verde en polvo con yogur natural, añadiéndolo poco a poco, hasta conseguir una textura untable. Usaremos utensilios de cristal, madera o cerámica, y evitaremos el plástico y el metal.

Te recomendamos leer: Remedios naturales para eliminar el acné en pecho, hombros y espalda

Piel madura

Clara-de-huevo

Ingredientes

  • Clara de huevo cruda
  • Aceite de rosa mosqueta

La clara de huevo, que aporta firmeza, combina a la perfección con el aceite de rosa mosqueta, que es un excelente nutritivo antiarrugas para combatir el envejecimiento.

Preparación

Batiremos bien la clara de huevo y le añadiremos una pequeña parte del aceite.

Piel delicada

Levadura-de-cerveza

Las pieles delicadas son muy sensibles incluso a las mascarillas, por lo cual debemos elegir con cuidado cualquier producto que nos apliquemos.

Los dos ingredientes que hemos elegido son naturales, respetuosos y muy beneficiosos para cuidar la piel.

Ingredientes

  • Levadura de cerveza
  • Yogur

Preparación

Juntaremos el yogur natural con la levadura de cerveza en polvo y lo batiremos hasta disolverlos y crear una mezcla homogénea.

Categorías: Belleza Etiquetas:
Te puede gustar