Mascarillas para rejuvenecer sin cirugías

Hay ingredientes naturales que, además de ayudarnos a retirar las impurezas de la dermis, nos ayudan a reafirmar e hidratar la piel para darle un aspecto más joven y fresco

Existen diferentes técnicas que podemos utilizar para que la piel luzca más sana y joven. El problema es que muchos de estos tratamientos son costosos e incluso dolorosos.

Si no quieres pagar por cirugías (o te aterra esa idea) en el siguiente artículo te ofrecemos excelentes mascarillas para rejuvenecer que puedes hacer en casa.

Mascarillas para rejuvenecer y estirar la piel

El paso del tiempo, la exposición al sol, la falta de descanso o el estrés son algunos de los factores que desencadenan arrugas y líneas de expresión, sobre todo en el rostro.

Para reducir estas marcas y lucir una dermis más suave y joven podemos aprovechar las bondades de algunos ingredientes naturales que, combinados, forman mascarillas más que beneficiosas.

Ver también: Elabora tu propia crema antiarrugas casera

Fresas y miel

Dedícate algunos minutos cada semana para disfrutar de esta excelente mascarilla que hidrata la piel al mismo tiempo que reafirma las líneas de expresión y remueve las células muertas.

Las fresas evitan que la dermis se reseque y la miel actúa como exfoliante.

Ingredientes

  • 10 fresas
  • 2 cucharadas de miel (50 g)

Preparación

  • Lava bien las fresas y tritura con un mortero.
  • Mézclalas con la miel para obtener una pasta.
  • Aplica en el rostro limpio y seco con movimientos circulares.
  • Deja actuar 15 minutos y retira con agua fría.

Yogur y jugo de limón

Yogur y zumo de limón

El jugo de limón tiene la capacidad para eliminar o atenuar las manchas y el yogur suaviza al instante. En conjunto, ambos ingredientes son perfectos para rejuvenecer la piel.

Ingredientes

  • 1 cucharada de yogur natural (15 g)
  • 1 cucharada de jugo de limón (10 ml)

Preparación

  • En un recipiente coloca el yogur, añade la cucharada de jugo de limón y mezcla hasta que se integren bien.
  • Lava la cara y aplica la mascarilla, con mucho cuidado para que no ingrese en los ojos, ya que puede escocer.
  • Deja actuar unos 20 minutos y enjuaga con agua limpia.
  • Recuerda que esta mascarilla se debe aplicar por las noches ya que el limón puede manchar la dermis al contacto con el sol.

Leche en polvo y aceite de rosas

Esta combinación le otorga a tu organismo toda la hidratación que necesita. La falta de humedad en las capas superiores de la piel provoca arrugas y líneas de expresión.

También se puede aplicar en el cuello y las manos y es una mascarilla apta tanto para pieles secas como grasas.

Ingredientes

  • 5 cucharadas de miel (125 g)
  • 3 cucharadas de leche en polvo (30 g)
  • 2 gotas de aceite esencial de rosas

Preparación

  • En un recipiente coloca la miel y la leche en polvo.
  • Agrega el aceite esencial y mezcla bien hasta formar una pasta homogénea.
  • Aplica en el rostro, cuello y manos, previamente lavados, y deja actuar 20 minutos.
  • Enjuaga con agua tibia y seca con una toalla dando golpecitos (sin refregar).

Leche y aceite

Leche

Se trata de una mascarilla con efecto limpiador que remueve las células muertas, las impurezas y los restos de maquillaje.

La puedes repetir dos veces a la semana. Te recomendamos aplicarla por las noches para eliminar todas las toxinas de la jornada.

Ingredientes

  • 1 taza de leche a temperatura ambiente (250 ml)
  • 3 gotas de aceite de girasol

Preparación

  • Añade el aceite en la taza de leche y remueve bien.
  • Embebe un algodón y aplica sobre la piel ya lavada.
  • Deja pasar 5 minutos y enjuaga con abundante agua templada.

Clara de huevo y jugo de limón

La clara de huevo tiene muchas propiedades y una de ellas es reafirmar y sanar la piel.

Sus nutrientes penetran entre las arrugas para atenuarlas al mismo tiempo que suavizan y rejuvenecen al instante.

Ingredientes

  • 1 clara de huevo
  • 1 cucharada de jugo de limón (5 ml)
  • 1 cápsula de vitamina E o una cucharada de aceite de vitamina E (15 g) (opcional)

Preparación

  • Separa la yema de la clara y coloca esta última en un recipiente.
  • Añade el jugo de limón recién exprimido y la vitamina E en caso de emplearla.
  • Mezcla bien y aplica en el rostro con movimientos circulares suaves. Puedes colocar en el cuello también, si lo deseas.
  • Deja que actúe 15 minutos o hasta que se seque por completo.
  • Enjuaga con agua tibia y seca con mucho cuidado con ayuda de una toalla de algodón y sin refregar.

Avena y miel

avena

La miel tiene muchas propiedades como, por ejemplo, actuar como exfoliante y también ser antiséptica. La avena cumple también con la función de eliminar células muertas.

Los demás ingredientes son perfectos para remover las impurezas y otorgarle a la dermis una apariencia más joven.

Ingredientes

  • El jugo de ½ naranja
  • 3 cucharadas de avena (30 g)
  • 1 cucharada de azúcar (10 g)
  • 2 cucharadas de miel (50 g)

Preparación:

  • Exprime el jugo de la naranja.
  • En un recipiente echa la avena, el azúcar y la miel.
  • Añade el zumo a la mezcla anterior y remueve bien.
  • Esparce por la cara, sin que tome contacto con los ojos.
  • Pasados 10 minutos, enjuaga con agua fría para reactivar la circulación.
  • Para terminar, aplica una crema humectante.

Te recomendamos leer: 8 razones por las que la avena es buena para tu salud

Clara de huevo y pepino

La clara de huevo es completamente nutritiva y el pepino actúa como refrescante (por ello se emplea en muchos tratamientos faciales). Esta mascarilla cierra los poros y deja la piel más firme.

Ingredientes

  • 1 pepino
  • 1 clara de huevo
  • 1 cucharada de jugo de limón (5 ml)
  • 1 cápsula de vitamina E (opcional)

Preparación

  • Pela el pepino y corta en rodajas.
  • Pon en el vaso de la licuadora junto a la clara de huevo, el jugo de limón y la cápsula de vitamina E.
  • Mezcla todo muy bien y aplica en el rostro.
  • Enjuaga con agua fría tras 20 minutos.