¿Es bueno hacer una mastectomía preventiva para adelantarse al cáncer de mama?

La mastectomía es una intervención en la que se extirpan las mamas del paciente. Así, se puede disminuir el riesgo de recidivas en el cáncer de mama.

El cáncer de mama es una enfermedad en la que las células de los senos comienzan a crecer y expandirse de manera descontrolada. Por norma general forman abultamientos en los pechos que pueden ser palpados o revisados en imágenes médicas. Asimismo, la patología se puede denominar como cáncer de mama.

Aunque en la mayoría de los casos clínicos el paciente es una mujer, esta afección también puede aparecer en hombres.

Por otra parte, podemos diferenciar entre distintos subtipos en función de su localización. Si aparece en los conductos que transportan leche hasta el pezón se trata de un cáncer ductal. Sin embargo, puede desarrollarse en las glándulas que producen la leche (cáncer lobulillar). Un pequeño porcentaje de esta patología se puede producir en otras regiones del seno.

Mastectomía para prevenir el cáncer de seno

Una mastectomía es una intervención quirúrgica en la que se extirpan uno o ambos senos del paciente. Así, se puede disminuir considerablemente el riesgo de desarrollar (o volver a padecer) cáncer de seno. También se puede encontrar como mastectomía profiláctica (previene una alteración médica).

Por norma general el equipo médico recomienda este tipo de procedimiento frente a la cirugía con conservación del seno. Esto se debe a que la mastectomía reduce las probabilidades de cáncer de mama en más del 90%. Sin embargo, existen pacientes que lo han padecido igualmente porque no se pueden extirpar todas las células mamarias que pueden ser cancerosas.

Asimismo, la persona siempre tiene la posibilidad de elegir entre las dos intervenciones y puede consultar con los especialistas en todo momento.

Consideraciones a tener en cuenta

Normalmente los distintos tipos de cáncer (no sólo el de mama) son producidos por modificaciones en el material genético o ADN de las células que conforman uno o varios tejidos. Este cambio celular puede ser causado por diversos desencadenantes. Por tanto, el equipo médico antes de realizar la cirugía considera si el paciente:

  • Posee una mutación en el gen BRCA1 o en el BRCA2. Se trata de genes que, si son alterados, pueden aumentar el riesgo a padecer cáncer de seno. Se puede comprobar su estado a través de diversas pruebas genéticas realizadas en laboratorios especializados.
  • Presenta algún antecedente familiar de este tipo de cáncer. Un antecedente familiar es un pariente que ha padecido una enfermedad determinada. El equipo médico debe ser informado de cualquier antecedente familiar antes de realizar el diagnóstico.
  • Padece o ya ha padecido un cáncer de mama en otra ocasión.
  • Realizó una radiografía del tórax cuando tenía menos de 30 años. Hoy en día existen medidas especiales que controlan la radiación reducen significativamente  sus efectos adversos. Sin embargo, la exposición a cualquier tipo de radiación puede ser capaz de provocar mutaciones en el ADN de nuestras células. Así, aumentan las probabilidades de desarrollar las distintas clases de cáncer.
  • Tiene o ha tenido carcinoma lobulillar in situ o LCIS. Se trata de una alteración en los senos en la que las células de las glándulas que producen leche empiezan a crecer de manera anormal. Por otra parte, no se considera en sí un subtipo de cáncer seno pero los pacientes que lo padezcan poseen un riesgo más alto de desarrollar cáncer de mama.

Indicaciones de mastectomía preventiva en el cáncer de mama

De esta manera, existen dos condiciones médicas en las que se suele practicar este método preventivo:

  • Sujetos con un riesgo muy alto de padecer cáncer de mama. En este caso normalmente se realiza la mastectomía profiláctica lateral, es decir, se extirpan los dos senos. Aunque se reduce el riesgo, es posible que desarrollen el cáncer después de la intervención.

  • Pacientes que ya han desarrollado cáncer de seno. En cambio, en estos casos clínicos los especialistas optan por el uso de la mastectomía profiláctica contralateral o CPM. Así, se reduce el riesgo de desarrollar un segundo cáncer de mama en el otro pecho. Actualmente se están realizando estudios para comprobar la eficacia de este método y si compensan los riesgos secundarios de la operación.

Es importante tener en cuenta el aspecto psicológico a la hora de realizar una mastectomía. Algunas pacientes pueden sufrir trastornos debido al cambio de imagen de su cuerpo. Por este motivo en ocasiones se realizan mamoplastias, un procedimiento que pretende restaurar la imagen original de la mama.

Te puede gustar