Mastectomía: todo lo que debes saber

Andrea Flores 4 enero, 2018
La mastectomía es una intervención quirúrgica frecuente en el tratamiento del cáncer de mama, que generalmente va acompañada de una reconstrucción mamaria.

La mastectomía es una intervención quirúrgica que consiste en la extirpación total o parcial de la glándula mamaria. Se realiza principalmente en pacientes con cáncer de mama. Siempre que es posible se pretende conservar una parte del tejido mamario, aunque no en todos los casos es posible.

Casos en los que se realiza mastectomía

Se opta por este tipo de procedimiento médico en pacientes con cáncer de mama que:

  • No pueden recibir radioterapia. Algunos ejemplos de ellos son las pacientes embarazadas con una enfermedad avanzada, aquellos pacientes que no toleren los efectos secundarios de la radioterapia o los que a pesar de la radiación no han conseguido mejorar su situación clínica.
  • Poseen un tumor de gran tamaño. Esto es propio de los estadios más avanzados del cáncer de mama, donde el riesgo de metástasis es elevado y hay que intervenir cuanto antes.
  • Siguen presentando parte del tumor tras una intervención quirúrgica o tienen uno o varios factores genéticos que aumentan el riesgo de desarrollar otra vez cáncer en el futuro: En estos casos, la extirpación parcial de la glándula mamaria supone un riesgo de malignización importante.

Tipos de mastectomía

Tipos de mastectomía

Podemos distinguir varios tipos de mastectomía en función de las características de cada intervención.

Mastectomía simple

Cuando se habla de mastectomía en general se hace referencia a esta técnica quirúrgica. Habitualmente, se extrae solamente el tejido mamario. Sin embargo, en pacientes que poseen los ganglios linfáticos axilares desplazados debido a la infiltración del tumor, también se eliminan.

Por norma general, no se alteran los músculos que se sitúan por debajo de este tipo de tejido. Este tipo de operación se practica si se presenta carcinoma ductal in situ en una zona amplia de la región mamaria.

Mastectomía radical

En este caso se extirpa todo el tejido mamario (glándula mamaria, ganglios y los tejidos situados por debajo de los mismos). Es un tipo de cirugía muy poco frecuente en la actualidad debido a que es una intervención agresiva y antiestética.

Por este motivo se prefiere la mastectomía radical modificada. Sin embargo, hace años, este era el tipo de intervención más utilizada en la mayoría de casos clínicos de pacientes con cáncer de mama.

Mastectomía radical modificada

En esta intervención se retira la totalidad de la mama y los ganglios linfáticos axilares. No se llega a extirpar el tejido muscular que se encuentra por debajo de la mama. Este tipo de intervención se realizada a pacientes diagnosticados de cáncer invasivo y extendido.

Los ganglios extirpados se analizan para saber si el paciente tiene el ganglio centinela afectado o no. En el caso de que esté afectado, se realizan pruebas para descartar la metástasis.

Mastectomía doble o bilateral

Se operan los dos senos y el equipo médico decidirá qué tipo de mastectomía es más conveniente en cada caso.

Lee también: Tratamiento del cáncer de mama

Efectos secundarios de mastectomía

Efectos secundarios de mastectomía

Este tipo de intervención puede llegar a salvar la vida del paciente. No obstante, también puede producir una serie de efectos secundarios indeseados que varían según el tipo de mastectomía realizada. Los efectos secundarios más frecuentes son los siguientes:

  • Sensibilidad modificada en la zona.
  • Hinchazón o inflamación.
  • Sensación de entumecimiento o pesadez en el pecho.
  • Capacidad reducida de movimientos del hombro e incluso del brazo siempre que haya extirpación de ganglios en la cadena linfática axilar.
  • Presencia de hematomas. Se debe a la acumulación de sangre a lo largo de la herida.
  • Aparición de seromas. Se acumulan líquidos de la serosa (son de color claro o transparente) en la zona donde se ha llevado a cabo la extirpación del tejido mamario.
  • Ardor y dolor intenso en los brazos, axila o en la pared torácica. Es la manifestación más característica del síndrome doloroso post-mastectomía. Normalmente aparece en las zonas con un exceso de estimulación de terminaciones nerviosas tras la resección quirúrgica. Por este motivo, no suele mejorar con el paso del tiempo.

Visita este artículo: La anatomía de la mama

Reconstrucción de pecho tras la mastectomía

El aspecto estético es un factor clave en este tipo de intervención. Durante la operación, puede realizarse la reconstrucción de la mama en el caso de una mastectomía parcial. En el caso de mastectomía total, los pacientes optan por usar prótesis de mama. De este modo se permite recuperar la apariencia estética sin ninguna intervención quirúrgica adicional.

Tratamientos complementarios

Tratamientos complementarios

Hay una serie de técnicas que pueden emplearse tras esta intervención. Los tratamientos que más se suelen utilizar son la radioterapia, terapia hormonal, quimioterapia o terapia dirigida en función de las necesidades de cada paciente.

Te puede gustar