¿De qué materiales deben ser los juguetes de bebé?

Como padres, debemos asegurarnos de que los artículos con los cuales nuestros hijos vayan a tener contacto sean 100% seguros, es decir, libres de materiales o sustancias tóxicas que puedan ocasionarles algún daño.

Los juguetes de bebé forman parte esencial de su desarrollo. Con estos, los pequeños se divierten, se ejercitan, aprenden e incrementan sus habilidades y destrezas. En pocas palabras, los juguetes favorecen el desenvolvimiento social, intelectual y físico del pequeño.

No obstante, en ocasiones, un producto tan noble puede resultar dañino para los niños. Esto ocurre cuando el juguete no cumple con los requisitos de calidad mínimos o contiene sustancias químicas nocivas. Por ello, surge la pregunta: ¿De qué material deben estar hecho los juguetes de bebé?

¿Por qué es importante verificar el material de los juguetes de bebé?

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), los niños presentan mayor vulnerabilidad a los efectos nocivos de los productos químicos. ¿Por qué razón? Porque los pequeños están en constante crecimiento y desarrollo físico.

También, porque aún no alcanzan la madurez física y fisiológica para metabolizar y eliminar sustancias químicas nocivas, como bien puede hacerlo un adulto. La exposición a materiales tóxicos por ciertos intervalos de tiempo puede provocar daños transitorios o permanentes en los bebés.

Entre estas afecciones se encuentran las lesiones relacionadas con estructuras y funciones del cerebro, el sistema nervioso, el sistema reproductivo, el sistema endócrino, entre otros. Los efectos negativos de la exposición a productos químicos en juguetes de bebé suelen clasificarse de la siguiente manera:

  • Envenenamientos agudos.
  • Quemaduras químicas.
  • Alergias.
  • Daños subclínicos sin toxicidad aguda.
  • Daños físicos a largo plazo.

Conoce: 4 alimentos tóxicos y peligrosos para el desarrollo del bebé

¿Cuáles materiales son tóxicos?

Cómo decorar la caja de juguetes

Actualmente, no existe una recopilación definitiva de los efectos negativos que poseen los materiales tóxicos sobre la salud de los niños. No obstante, la ONG ambientalista Greenpeace, en su “Guía para comprar sin tóxicos”, indica que la mayor parte de las sustancias peligrosas de los juguetes se derivan de los plastificantes de ftalato.

De hecho, precisa que en el año 1999, la Union Europea (UE) prohibió el empleo de 6 ftalatos en mordedores para niños menores de 3 años de edad. A continuación, te presentamos una lista de los productos químicos cuyo contenido en juguetes es de cuidado:

Metales

Metales como el cadmio, mercurio y plomo pueden provocar severos problemas de aprendizaje, de conducta y retraso mental. En la referida “Guía para comprar sin tóxicos”, puedes identificar los juguetes de bebé que excedieron los niveles señalados de dichos materiales por la normatividad.

Plastificantes

En esta categoría se incluyen los ftalatos. Estos son compuestos químicos que se utilizan generalmente como plastificantes, fijadores de aromas artificiales, cosméticos, entre otros. No obstante, es una de las sustancias tóxicas que más alarma ha creado en la comunidad científica por sus posibles efectos carcinógenos.

Fragancias y alérgenos

Existe una gran cantidad de sustancias que pueden resultar tóxicas a los niños. De acuerdo con la ley, fragancias como el helenio, el cianuro sencillo, el almizcle de abelmoscol, el acrilato de etilo, entre otras, están totalmente prohibidas en los juguetes de bebé.

Te invitamos a leer: Una caja de juguetes ideal para mantener el orden.

¿Cómo puedo saber si los juguetes de mi bebé son seguros?

Una caja de juguetes ideal para mantener el orden

En vista del gran riesgo de materiales tóxicos en los juguetes, muchos países han creado conciencia. Como resultado, han promulgado leyes y reglamentos muy específicos sobre seguridad.

La industria del juguete debe adherirse a las normas sanitarias correspondientes. De otro modo, se corre el peligro de que sus artículos sean retirados del mercado y deban indemnizar los daños. Así que, desde esta perspectiva, puedes descansar un poco.

De igual manera, por ley, cada juguete debe contar con su etiqueta e identificación de producto. Es necesario leer bien las especificaciones para estar consciente de los riesgos a los que el bebé podría exponerse. Esto te permitirá evaluar si es seguro o no comprar dicho juguete.

Por otra parte, siempre que compres un juguete debes buscar la marca: CE, lo cual significa “Conformidad Europea”.

Este sello es la declaración del fabricante en la que señala que sus juguetes cumplen con las normas esenciales de seguridad dispuestas por la Directiva 88/378 CE. Si los juguetes de bebé poseen esta marca, puedes tener la confianza de que tu pequeño tendrá contacto con un producto seguro.

Descubre: 7 juguetes para niños hechos con material reciclado.

Buenos materiales para los juguetes de bebé

Cómo construir una caja de juguetes

Actualmente, muchas madres y padres de familia procuran comprar juguetes hechos a partir de materiales nobles. Algunos de estos son la madera no tratada, minerales, resinas, fibras, pigmentos y ceras naturales. Pues, entre menos transformaciones y procesos químicos tengan, mucho mejor.

También, existen materiales sintéticos como el polipropileno, un plástico bastante rígido que no es tóxico. De hecho, aún puede usarse después de su reciclaje. A esta lista de materiales apropiados se suma el polietileno. Este es otro polímero muy popular en países como Estados Unidos debido a su seguridad.

En resumen, busca juguetes hechos con materiales nobles, naturales y no procesados por la industria. Recuerda verificar la información en la etiqueta del producto.

Reflexiones

Un buen juguete debe ser divertido, seguro y despreocupado. Sabemos que, como padre o madre, buscas que tu hijo esté lejos de riesgos inncesesarios.

Por ello, te recomendamos que los juguetes de bebé que selecciones cumplan con las disposiciones legales de salud. Asimismo, crea la costumbre de siempre revisar la etiqueta del producto y buscar la marca “CE” en los juguetes. Tal vez gastarás un poco más de tiempo y dinero; pero recuerda, la salud de tu bebé no tiene precio.

Categorías: Bebés Etiquetas:
Te puede gustar