¿Por qué me duelen los trapecios? Causas y remedios naturales

¿Sabías que el dolor de trapecios puede ser reflejo de algún problema relacionado con tus órganos internos? Procura hacer una depuración para desintoxicar tu organismo y mejorar la condición

Muchas personas sufren cada día dolor en los trapecios, a pesar de realizar diferentes tipos de terapias o acudir a masajistas.

En este artículo repasamos las posibles causas de este dolor, así como los remedios naturales que nos ayudarán a superarlos de manera rápida y efectiva. ¡Descúbrelos!

¿Dónde están los trapecios?

La musculatura de los trapecios tiene una forma aplanada y está en la zona posterior del cuello y del tronco, desde la nuca en la parte superior hasta media espalda.

Aunque es una musculatura bastante robusta, también tiene varios puntos reflejos de algunos órganos, por lo cual las causas del dolor pueden ser diferentes.

También hay que tener en cuenta que cada músculo representa una emoción, por lo cual vamos a repasar todas la posibilidades en este artículo.

Lee también: Dile adiós al dolor en el cuello con estos 6 remedios caseros

¿Por qué me duelen?

A continuación enumeramos las diferentes causas del dolor de trapecios, así como sus remedios o soluciones correspondientes:

1. Incapacidad y frustración

Incapacidad

 

La emoción que predomina en las personas que sufren dolores de trapecios es la de la frustración y la incapacidad para realizar lo que se proponen.

El primer paso para superar este obstáculo es tomar conciencia de esto para afrontarlo y cambiar lo que sea necesario en nuestras vidas.

  • También podemos recurrir a una ayuda extra con las flores de Bach, que son unas esencias florales naturales que nos permiten superar cuestiones emocionales con más facilidad.

Deberá ser un terapeuta quien valore nuestro caso particular.

2. Demasiado ordenador

¿Demasiadas horas sentados frente al ordenador? Es el caso de la mayoría de personas que, por trabajo o por placer, pasan mucho tiempo en la misma postura.

Por lo general, esta también suele conllevar cierta tensión en la zona superior de la espalda.

  • Debemos aprender a adoptar una buena postura frente al ordenador y, sobre todo, a hacer pausas cada media hora: levantarnos y realizar algunos estiramientos.

También intentaremos evitar estar tantas horas en esta posición, siempre que sea posible.

  • Existen, además, algunas sesiones de gimnasia de reeducación postural enfocadas a relajar y reforzar la musculatura. 

3. Pesas sin estiramientos

Pesas

Las personas que van al gimnasio a hacer levantamiento de pesas tienen muchos probabilidades de padecer molestias en la zona de los trapecios.

  • Es fundamental realizar estiramientos antes y después de cada sesión y calentar unos minutos antes.
  • También pueden ser muy útiles los vendajes neuromusculares o kine-tape en manos de un buen fisioterapeuta.
  • Si ya sufrimos dolores, podemos complementar este tratamiento con un remedio homeopático a base de árnica, que deberemos tomar cada día hasta notar una mejoría.

Este remedio se toma siempre separado de las comidas, bebidas y sabores fuertes como el café, el chocolate o la menta.

4. Mala postura

También hay quien no lleva una vida sedentaria pero que, por la cuestión que sea, tiene una mala postura al caminar o al estar de pie. Son personas que se suelen encorvar un poco hacia delante, con el cuello encogido entre los hombros.

  • Las malas posturas pueden deberse a cuestiones emocionales o a malos hábitos.
  • Siempre estamos a tiempo de corregirlas con paciencia y con la ayuda de un buen terapeuta, como por ejemplo de un osteópata.
  • Mediante masajes y técnicas de desbloqueo podremos ir liberando las tensiones y contracturas que nos hacen ponernos en esas posturas.

5. Falta de hidratación

Beber-agua-saciedad

Aunque nos pueda sorprender, si no bebemos suficiente agua también sufriremos las consecuencias en toda la parte superior de la espalda.

Según la medicina tradicional china, los meridianos energéticos conectan diferentes órganos y partes de nuestro cuerpo, por lo que debemos comprender nuestro organismo desde una perspectiva más amplia.

Visita este artículo: Estos son los beneficios de beber agua con el estómago vacío

6. Hígado y vesícula

El trapecio derecho está relacionado con el funcionamiento del hígado y la vesícula.

  • Si nos duele, por lo tanto, de manera habitual, deberemos plantearnos realizar una depuración de toxinas, que son las que sobrecargan estos órganos.
  • También procuraremos reducir el consumo de grasas perjudiciales y azúcares.
  • A su vez, aumentaremos la ingesta de alimentos amargos como el diente de león, la peladura de limón, la achicoria o la alcachofa.

7. Pulmón y estómago

Dolor-de-estómago

El trapecio izquierdo, en cambio, está relacionado con el pulmón y el estómago.

Deberemos revisar el estado de estos dos órganos para asegurarnos de que están equilibrados.

  • Podemos acudir a un terapeuta nutricionista que nos ayude a diagnosticar nuestro caso y a tratarlo de manera natural mediante la alimentación y remedios naturales.
Categorías: Remedios naturales Etiquetas:
Te puede gustar