Me gusta un hombre casado

Laura Matos · 29 marzo, 2018
Interrumpir una relación matrimonial puede acarrear graves consecuencias tanto emocionales como familiares. En este artículo te contamos las consecuencias y te damos algunas sugerencias.

Diversas circunstancias hacen que el corazón domine a la razón, pero una mujer inteligente siempre puede encontrar una salida.

Lo ideal sería que el amor de tu vida fuera libre y capaz de proporcionarte la estabilidad y el tiempo que te mereces, pero la frase “Me gusta un hombre casado” es común entre muchas chicas. Te mostramos qué factores influyen y cómo salir de la situación.

El corazón no es fácil de controlar y los sentimientos dominan a la razón en varias situaciones de nuestra vida. No puedes hacer nada para volver atrás, pero sí puedes cambiar tu destino con medidas más acertadas inmediatamente.

Buena parte de las mujeres, en algún momento de sus vidas, han fijado sus ojos en una persona comprometida. Puede que no pase de sentir que es agradable estar a su lado. El problema se produce cuando se vulneran tu voluntad, autoestima y libertad.

¿Por qué me gusta un hombre casado?

Los tipos de personas difíciles de tratar

Las razones por las que una chica se siente atraída por un hombre casado son muy variadas. A continuación, algunos factores que influyen para que te conformes con una relación en la que eres la otra:

  1. Baja autoestima: La mujer se siente anímicamente desmoralizada o desmotivada y ve en esa persona un “algo” que viene a llenar ese vacío.
  2. Idealización: Él tiene una personalidad atractiva, lo más probable es que sea mucho mayor y haya logrado estatus académicos o sociales dignos de admiración. Proyecta éxito.
  3. Compasión: Frases como “Me siento incomprendido”, “Mi matrimonio es un fracaso” o “Si te hubiera conocido antes… conmueven el corazón de la mujer y ésta decide ser la tabla de salvación para ese “pobre hombre”.
  4. Expectativas: La chica no tiene un plan de vida definido y queda atrapada por los proyectos que él le presenta mientras encuentra “el momento justo para arreglar las cosas”.
  5. Soledad: La mujer únicamente quiere compañía, probablemente tenga hijos grandes, estabilidad económica, malas experiencias y ningún deseo de un compromiso serio.
  6. Personalidad: A la chica le genera adrenalina esa sensación de tener lo prohibido, ve la relación como un juego en el que ella tiene que luchar por obtener el trofeo. Se siente atraída por la situación de riesgo.

¿No lo sabías? Cómo saber si mi pareja es infiel

Consecuencias

Son personalizados

Que te guste un hombre casado y lo aceptes con su paquete de vida, viene acompañado de una serie de elementos que, en general, no traen buenas noticias.

  • Siempre estarás en segundo plano. Serás una sombra en su vida social y un cero a la izquierda en las fechas especiales.
  • Perderás un precioso tiempo entre conocerlo, enamorarte, escuchar sus promesas y tratar de olvidarlo.
  • Difícilmente un ser querido apoyará tu decisión, en consecuencia, llevarás lágrimas a tus almohadas, rabias atoradas en tu garganta, mucha soledad y un profundo aislamiento.
  • Si la verdad sale a la luz puede que pierdas la confianza de importantes familiares y amigos, y tu reputación se manchará irremediablemente.
  • En el remoto caso de que se quede contigo nunca estarás bien vista y siempre serás la causante de la ruptura de un hogar. Además, si te llega a ser infiel deberás entender a la otra, pues una vez tú estuviste en su lugar.

¿Quieres conocer más? ¿Se puede olvidar un amor no correspondido?

¿Qué hacer?

Amigos hablando

Ya lo hiciste, ya te enamoraste de un hombre casado, no puedes regresar el tiempo y quisieras, al menos, no seguir perdiéndolo en este círculo vicioso. Estás llena de amor frustrado, rabia, culpabilidad, vacío, soledad y aislamiento ¿Cómo solucionarlo?

  • Analiza con mente serena qué tan bien te sientes, hacia a dónde vas y cómo te ves dentro de cinco años ¿Es esto lo que querías para ti?
  • Corta comunicación con él y evade situaciones en las que puedas encontrártelo. Llora lo que tengas que llorar. Es mejor sufrir un poco ahora que sentenciarte a hacerlo para siempre.
  • Siempre hay un amigo dispuesto a orientarte. Dos cabezas piensan mucho más que una. Si es posible, busca ayuda profesional.
  • Revisa tus metas personales y enfócate en nuevos proyectos de vida.
  • Amplía tu círculo social, acude a más reuniones y sé consciente de que hay muchos más peces en el agua.

El amor está hecho para hacernos más felices y la frase “me gusta un hombre casado” está muy lejos de conducirte a la felicidad. Sería una relación de tres, así que analízalo dos veces.