Medicamentos que pueden complicar un fallo cardíaco

En el caso de que sufra un fallo cardíaco es importe saber que hay ciertos fármacos que no se deben tomar bajo ningún concepto, ya que, por sus características, pueden aumentar las complicaciones del fallo cardíaco e incluso producir la muerte.

Cuando se sufre un fallo cardíaco hay una serie de medicamentos que se administran con el fin de revertir esta situación. Sin embargo, también hay una serie de medicamentos que debes evitar en un fallo cardíaco ya que pueden empeorarlo.

Debido a esto, es de suma importancia que se consulte al médico antes de tomar cualquier medicamento. Como norma, los medicamentos que debes evitar en un fallo cardíaco son los que aceleren el corazón o los que retienen sodio.

Antes de explicar qué fármacos se deben evitar en esta situación y por qué, es necesario entender la patología de la que estamos hablando. Por ello, a continuación explicamos brevemente en qué consiste un fallo cardíaco.

¿Por qué se produce un fallo cardíaco?

El corazón es el órgano encargado de bombear la sangre por todo el cuerpo. Por el lado izquierdo se llena de la sangre oxigenada y la expulsa hacia todos los órganos del cuerpo. Después, una vez que el cuerpo ha utilizado el oxígeno que esta transporta, la sangre regresa por el lado derecho del corazón para iniciar de nuevo el ciclo.

Cuando se produce un fallo cardíaco, el corazón tiene dificultad para mover y bombear la sangre hacia todo el cuerpo. Cuando esto ocurre, se forma una congestión o acumulación de líquido. Suele afectar principalmente a hombres y mujeres que tienen más de 65 años.

No existe una razón específica por la cual se desarrolle un fallo cardíaco inmediato. Son varios los factores que influyen en su desarrollo. Una persona puede ser más propensa a padecerlo por un factor hereditario, por ser fumador o por tener la presión arterial alta.

A parte de estos tres puntos, hay otros factores de riesgo que aumentan la probabilidad de sufrir esta enfermedad como son:

Medicamentos que debes evitar

Son muchos los fármacos que pueden causar  un fallo cardíaco causando toxicidad directa sobre el miocardio. Puede ser porque produzcan un efecto inotrópico o cronotrópico negativo, es decir, que disminuyan la contractilidad y la frecuencia cardíaca.

Otra causa de esta exacerbación del fallo cardíaco puede ser que los fármacos produzcan hipertensión, que retengan sodio o que interaccionen entre el fármaco indicado para tratar el fallo cardíaco limitando su efecto. A continuación veremos algunos ejemplos de estos fármacos no indicados para estos casos

Te interesa: Dieta saludable para el corazón: 7 consejos para tener en cuenta

Fármacos antiinflamatorios no esteroideos o AINEs

Estos fármacos se utilizan como analgésicos o antiinflamatorios indistintamente. Un ejemplo de medicamento que pertenece a este grupo es el ibuprofeno.

Estructura química del ibuprofeno con el oxígeno carboxílico en rojo

Los AINEs tienen un alto potencial para desencadenar fallo cardíaco. Esto se debe a que tienen al capacidad para retener sodio y agua y aumentar la resistencia vascular.

En el caso en el que se esté tomando aspirina a una baja dosis diariamente, es posible que esté bien indicada. Sin embargo, este fármaco puede empeorar el fallo cardíaco. Por ello, no se debe tomar aspirina para aliviar el dolor en un fallo cardíaco.

Se han realizado estudios que han demostrado claramente un mayor riesgo de sufrir un fallo cardíaco y hospitalización de pacientes que están tomando AINEs.

Antidiabéticos

metformina caja

Algunos fármacos utilizados para combatir la diabetes, como la

Vademecum. (2016). Metformina.

a, también se deben evitar en estas circustancias. Alrededor de un 25-30% de los pacientes con fallo cardíaco tienen como enfermedad concomitantemente la diabetes tipo 2. Si esta se está tratando con metformina, puede que se desarrolle acidosis láctica.

Está contraindicado en circunstancias que incrementen el riesgo de esta patología, como es el fallo cardíaco. En definitiva, se recomienda evitar la metformina en pacientes con fallo cardíaco que se encuentren inestables o que padezcan disfunción renal severa.

Te interesa: Últimas investigaciones para el tratamiento de la diabetes

Antiarrítmicos

La fibrilación auricular es una enfermedad presente en un 15-20% en pacientes con fallo cardíaco. Los fármacos antiarrítmicos de clase I que se utilizan para revertirla tienen un efecto inotrópico negativo.

Al disminuir la contractilidad del corazón, tienen un gran potencial para precipitar el desarrollo de un fallo cardíaco o aumentar la mortalidad del paciente en el caso de padecerlo.

Otros fármacos antiarrítmicos como la dronedarona o la amiodarona han demostrado un incremento de la mortalidad, hopitalizaciones y accidentes cerebrovasculares en pacientes con fallo cardíaco.

Otros medicamentos que debes evitar en un fallo cardíaco

Aparte de los grupos mencionados, hay más fármacos cuya administración ha de ser controlada si el paciente tiene un fallo cardíaco. Algunos ejemplos son:

  • Medicamentos con pseudoefedrina o con efedrina.
  • Bloqueadores de los canales de calcio, por ejemplo el verapamilo o el diltiazem.
  • Determinados antibióticos.

Por esta razón recomendamos no automedicarnos ni utilizar tratamientos de otras personas que padezcan la misma patología que nosotros. Siempre hay que consultar a un profesional en casos de duda.

  • De Souza, A. D. (1991). ARRITMIAS CARDIACAS. Revista Brasileira de Medicina. https://doi.org/10.1007/s00421-011-2202-y
  • Smith, L., Mosley, J., Lott, S., Cyr, E. J., Amin, R., Everton, E., … Komolafe, O. (2015). Impacto de la reconciliación de medicación por el servicio de farmacia en los errores de medicación durante la transición en el hospital. Impact of Pharmacy-Led Medication Reconciliation on Medication Errors during Transition in the Hospital Setting.
  • Conde, C., & Castro, L. (2013). Guía de práctica clínica en fibrilación auricular. ARCHIVOS DE MEDICINA. https://doi.org/10.3823/1207
  • Vademecum. (2016). Metformina.