Medicamentos permitidos para tomar en el embarazo

El uso de medicamentos durante el embarazo, el parto y la lactancia puede tener efectos adversos, tanto en la madre como en el bebé. Conoce algunos de los medicamentos que están libres de riesgo.

Uno de los primeros cuidados que una mujer embarazada tiene es el de procurar no enfermarse. Muchos de los fármacos que circulan en el mercado suelen estar contraindicados para este segmento de población. De hecho, existe una cantidad menor de medicamentos permitidos para tomar en el embarazo.

A pesar de ello, el consumo de medicinas durante el embarazo suele ser muy común. Por ejemplo, en un estudio promovido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) realizado en 22 países, se encontró que solo el 14% de 14.778 mujeres no habían consumido medicamentos en los meses previos al parto.

Por otra parte, después de las vitaminas y los suplementos, los antiinfecciosos y los antiinflamatorios fueron los más consumidos. Incluso, el estudio señala que algunos medicamentos son más utilizados de lo que de verdad se debería.

Los medicamentos: riesgos durante el embarazo

Fármacos permitida durante el embarazo.

Algunos medicamentos son peligrosos durante el embarazo. El motivo es que, durante la gestación, la madre está expuesta a cambios fisiológicos y farmacocinéticos. Los cambios farmacocinéticos comprenden la absorción, el metabolismo y la excreción de un medicamento en el organismo y sus reacciones farmacológicas.

Por esa razón, durante el embarazo, la concentración de determinado medicamento en el cuerpo de la mujer puede afectar su salud y la de su pequeño.

Leer también: 7 falsos mitos sobre el embarazo

La teratogenicidad y sus efectos sobre el feto

La teratogenicidad es la capacidad de algunos medicamentos para causar daño. Determinados fármacos pueden causar malformaciones en el feto durante cualquier etapa de su desarrollo. Esto se debe a que el organismo de la madre absorbe el medicamento.

Una vez que el fármaco está en el cuerpo de la mamá, ciertos componentes pueden llegar al feto a través de la sangre e impactar su desarrollo. Asimismo, es importante puntualizar que existe mayor sensibilidad a la teratogenicidad durante el tercer mes de gestación.

Por esa razón, se debe tener cuidado con la automedicación, ya que no se sabe qué tanto podrá verse afectada la salud del bebé.

Riesgos de los medicamentos

Riesgos de los medicamentos.

En una mujer embarazada y su feto, los efectos de las sustancias activas de cualquier medicamento dependen de un gran número de factores. A continuación, te compartimos algunos de ellos para que los tengas en cuenta.

  • Dosis administrada.
  • Categoría de riesgo, de acuerdo a la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA).
  • Frecuencia de administración.
  • Mes de gestación.
  • Estado de salud materno, entre otros.

Clasificación del riesgo

Para evitar las complicaciones durante el embarazo, es muy importante conocer el riesgo de cada principio activo. Por ello, la FDA ha realizado una clasificación del nivel de daño de algunos medicamentos sobre la mujer gestante y su feto, la cual se describe brevemente a continuación:

  • Categoría A. En esta clase de fármacos no se ha evidenciado riesgo para el feto durante el embarazo.
  • Categoría B. Se acepta el uso de estos medicamentos durante el embarazo. No obstante, la ausencia de efectos adversos solo se ha verificado en animales; por lo tanto, los efectos no han sido confirmados en embarazadas.
  • Categoría C. Este tipo de fármacos debe administrarse después de una valoración de riesgo y beneficio, pues aún no se descarta peligro para el feto.
  • Categoría D. Los medicamentos de esa categoría deben utilizarse solo en caso de que no existan más alternativas, pues existe indicio de riesgo fetal en su empleo.
  • Categoría X. Son todos aquellos medicamentos que están explícitamente contraindicados en el embarazo. El motivo responde a que los riesgos superan a los posibles beneficios.

Tipos de medicamentos permitidos para tomar en el embarazo

Ahora bien, ¿Cuáles son algunos de los medicamentos permitidos para tomar en el embarazo? A continuación, te presentamos algunos de los grupos farmacológicos más utilizados.

Antibióticos y antimicrobianos

Antibióticos durante el embarazo.

Este grupo de medicamentos es de los más utilizados durante el embarazo y la lactancia. Generalmente, se consumen en casos de mastitis, ruptura prematura de membranas ovulares antes del inicio del parto o por infecciones como la amigdalitis aguda.

A continuación, te presentamos algunos de los subgrupos de esta categoría, considerados como los medicamentos más seguros para tomar en el embarazo.

Las penicilinas

Suelen ser la primera opción en muchos casos. Esto se debe a su amplia experiencia y alto índice de seguridad, tanto para la embarazada como para el feto. Los principios activos de esta clasificación son los siguientes:

  • Amoxicilina.
  • Amoxicilina-ácido clavulánico.
  • Ampicilina.
  • Cloxacilina.
  • Bencilpenicilina.

Las cefalosporinas

Este es un subgrupo similar a las penicilinas en cuanto a su nivel de seguridad. De hecho, se les considera una buena opción durante la gestación y la lactancia. A continuación, te compartimos los principios activos de esta categoría:

  • Cefuroxima acetilo.
  • Cefalexina.
  • Cefonizida.
  • Cefaclor.
  • Cefadroxilo, entre otros.

Medicamentos desaconsejados

Con relación a los medicamentos desaconsejados de este grupo figuran los aminoglúcosidos (gentamicina, amikacina, tobramicina), las tetraciclinas y las fluoroquinolonas. Esto se debe a sus efectos tóxicos en los huesos y en los riñones del bebé durante la gestación.

Conoce: ¿Sabes cuáles son los mejores antibióticos naturales?

Analgésicos, antipiréticos y antiinflamatorios

Analgésicos durante el embarazo.

Durante el embarazo, pueden presentarse cuadros de fiebre, inflamación o dolor a causa de alguna infección respiratoria o por cierta lesión en los tejidos o huesos. La frecuencia de aparición de estos padecimientos en el embarazo suele ser casi idéntica a otras etapas de la vida. Sin embargo, los dolores de espalda aumentan durante la gestación y la lactancia.

Ante estos, siempre será preferible la fisioterapia como tratamiento para aliviar el dolor de manera natural, sin consumir fármacos. En caso que sea necesaria alguna medida farmacológica, suelen considerarse algunos de los grupos de medicamentos que se indican a continuación:

Analgésico-antipirético

En esta clasificación se encuentra el paracetamol. Este es un medicamento ampliamente utilizado por su seguridad. No obstante, se debe tener cuidado con las dosis debido a que si se administra en exceso, podría generar alteraciones en la función renal del pequeño.

Antiinflamatorios no esteroideos

Este subgrupo de fármacos es más seguro durante la lactancia. Sin embargo, sus efectos negativos pueden variar dependiendo de las fases de la gestación. A continuación, te presentamos algunos ejemplos de este tipo de medicamentos:

  • Ácido acetilsalicílico.
  • Ibuprofeno.
  • Diclofenaco.
  • Naproxeno.
  • Piroxicam, entre otros.

Entre los medicamentos desaconsejados de esta clase figuran: los analgésicos opiáceos, ergotamínicos (migraña) y triptanes.

Aprende: Cómo proteger tu espalda y pelvis durante el embarazo

Conclusiones

La máxima de “no utilizar medicamentos durante el embarazo” sigue estando vigente en el campo de la medicina. Sin embargo, ciertos padecimientos pueden poner en riesgo la salud de la mamá y del bebé. Afortunadamente, existen medicamentos que pueden tomarse en el embarazo.

Ejemplo de ellos son algunos antibióticos, antimicrobianos, analgésicos, antiinflamatorios y antipiréticos. Sin embargo, debes tener en mente que es mucho más seguro y responsable dejar que un equipo médico evalúe los efectos positivos y secundarios de un medicamento sobre la mujer y el bebé.

Aunque este artículo muestra información médica confiable, te recomendamos visitar a un especialista para conocer más sobre el tema. Y recuerda, la automedicación es peligrosa, sobre todo durante el embarazo y la lactancia. ¡Cuídate!