Medicina natural, ¿qué nos aporta?

Desde tiempos remotos se han venido utilizando diferentes plantas por sus propiedades medicinales para tratar todo tipo de dolencias.

La medicina natural, a diferencia de la covencional, se basa en remedios naturales para mejorar algunas enfermedades o dolencias de nuestro organismo. Aprovecha los productos y recursos que nos brinda la naturaleza, y se emplea sobre todo para la prevención más que para el tratamiento.

El concepto de medicina natural no solo se basa en conseguir una cura a la enfermedad, sino que es una idea más amplia, es todo un estilo de vida saludable que gira en torno a lo natural.

Este tipo de medicina debe ser visto como un complemento o como prevención de ciertas dolencias. Es importante consultar con un médico antes de empezar a tratar una enfermedad con medicinas alternativas, ya que puede interactuar con otros medicamentos y causar efectos secundarios.

Medicina natural: prevención y tratamiento

La medicina natural tiene su propia historia, nos acerca a nuestro origen, ya que desde sus comienzos el hombre ha buscado en las plantas propiedades medicinales para tratar y aliviar irritaciones, picaduras o heridas en la piel, entre otros males.

Cuando no existía la medicina como tal, y no había médicos, los curanderos preparaban ungüentos con platas medicinales y otros remedios para curar los males de la población.

En los últimos años, el interés por los remedios naturales ha experimentado un auge y son muchas las personas que se decantan por este tipo de medicina para tratar múltiples afecciones.

Por otro lado, las últimas generaciones están acostumbradas a abusar de los medicamentos tradicionales cada vez que quieren aliviar algún dolor. Es necesario cambiar malos hábitos en nuestra rutina y reflexionar sobre el origen de nuestros problemas de salud antes de abusar de los medicamentos químicos.

La alimentación es la base

La base de la medicina natural es la alimentación. Es un pilar fundamental en la prevención de enfermedades, ya que refuerza nuestro sistema inmunológico que actúa como barrera contra las infecciones que atacan a nuestro cuerpo.

Muchas de las enfermedades que conocemos están vinculadas a nuestro estilo de vida sedentario y a la mala alimentación. La diabetes, la obesidad, algunas enfermedades cardiacas o respiratorias, y algunos tipos de cáncer.

Este tipo de enfermedades no transmisibles son la principal causa de muertes al año en el mundo, según la OMS.

Por lo tanto, nuestra dieta se debe basar en las cantidades necesarias de todos los elementos que ayudan a que nuestro cuerpo esté fuerte y sano.

La medicina natural defiende la ingesta de algunos alimentos que, por sus propiedades nutritivas, nos pueden ayudar a prevenir algunas de las enfermedades anteriores.

verduras alimentos ricos en nutrientes

Cereales

Los cereales son imprescindibles en cualquier dieta, ya que nos aportan hidratos de carbono, proteínas, grasas, vitaminas, fibra y minerales, por lo que son una gran fuente de energía. Entre ellos encontramos: la avena, el arroz, la espelta, el mijo, el trigo sarraceno, etc.

Vegetales y frutas

Son una parte fundamental de nuestra alimentación. Su riqueza en vitaminas, minerales y fibra hace que sean imprescindibles para lograr una alimentación equilibrada y sana. Encontramos entre los vegetales: la col, los espárragos, la coliflor, el ajo, las espinacas, la cebolla, el aguacate, etc.

En cuanto a las frutas se recomienda: naranjas, arándanos, plátanos, manzanas, uvas, kiwis, frambuesas, etc.

Legumbres

Las legumbres son uno de los alimentos más completos a nivel nutricional. Tienen un alto contenido en hierro y son ideales para las personas con diabetes por su bajo contenido glicémico. Además, pueden reducir el riesgo de cardiopatías. Destacamos: los frijoles, alubias, habas, lentejas, los guisantes, etc.

Semillas

Consumir variedades de semillas puede ayudarnos a prevenir algunas enfermedades por su valor nutritivo.

Tienen un alto contenido en fibra, minerales y grasas saludables. Encontramos la pipa de girasol, la semilla de lino, las semillas de chía, el sésamo, etc.

Grasas

Elegir grasas saludables para incorporarlas a nuestra dieta es una buena opción. Le aportan al organismo ácidos grasos esenciales y también ayudan a absorber las vitaminas. Evita el consumo de grasas saturadas y grasas trans, pues hacen que aumenten los niveles del colesterol malo LDL.

Plantas medicinales

Las hierbas son uno de los remedios más usados en la medicina natural. Como ya hemos visto, desde tiempos remotos se han venido utilizando diferentes plantas por sus propiedades medicinales para tratar todo tipo de dolencias.

Algunas de las más utilizadas son: romero, aloe vera, manzanilla, onagra, hinojo, ginseng, ginkgo biloba o el jengibre.

Por último, debemos recordar que la medicina natural apuesta por un estilo de vida sano y adecuado, en el que se haga ejercicio a diario y se eviten los malos hábitos.

Imagen cortesía de Rahego

Nobili, S., Lippi, D., Witort, E., Donnini, M., Bausi, L., Mini, E., & Capaccioli, S. (2009). Natural compounds for cancer treatment and prevention. Pharmacol Res. https://doi.org/10.1016/j.phrs.2009.01.017

Yuan, H., Ma, Q., Ye, L., & Piao, G. (2016). The traditional medicine and modern medicine from natural products. Molecules. https://doi.org/10.3390/molecules21050559

Head, K. A., & Kelly, G. S. (2009). Nutrients and botanicals for treatment of stress: Adrenal fatigue, neurotransmitter imbalance, anxiety, and restless sleep. Alternative Medicine Review. https://doi.org/cited 3/8/2014