Medidas de higiene para practicar sexo anal

Además de las medidas de higiene básicas, la lubricación también es muy importante a la hora de practicar sexo anal, ya que así favorecemos la penetración y evitamos desgarros

A pesar de que estamos en el siglo XXI, algunos aspectos del sexo siguen siendo visto como un tabú. Nos referimos en específico al sexo anal y las medidas de higiene para practicarlo adecuadamente.

Muchas mujeres temen llevar a cabo esta práctica, sobre todo por lo “antihigiénico” que aseguran que podría llegar a ser. Otras, simplemente, no lo practican porque les resulta doloroso.

Sin embargo, esto no tiene por qué ser así. El ano tiene tantas terminaciones nerviosas como la vagina o el pene y cuenta con la capacidad de producir enorme placer y orgasmos de gran intensidad.

Por esto, se pueden tomar una serie de disposiciones para que este tipo de sexo sea realmente placentero para ambas partes. Descubre aquí cuáles son las medidas de higiene en el sexo anal.

Medidas de higiene en el sexo anal

1. Higienizar el ano previamente

Medidas de higiene para practicar el sexo anal

Sin importar la identidad sexual de las personas que realizan esta práctica, todas se toman el tiempo necesario para que esta área del cuerpo esté completamente limpia para así evitar accidentes o infecciones posteriores al sexo.

Es importante el uso de agua y jabón para la parte externa del ano, y el uso del enema para la limpieza adecuada del recto o defecar antes del sexo.

¿Cómo usar un enema?

  • Se introduce un volumen de líquido para, mediante la distensión del colon, generar la expulsión de las materias fecales retenidas.
  • Este es el enema más utilizado a nivel particular y lo puede aplicar el mismo individuo. Puedes comprar un kit para enema en la farmacia.

Lee también: ¿El sexo anal duele?

2. Lavarse las manos

Debemos lavarnos las manos a menudo. Estas son el medio de transporte de bacterias y microbios de todo lo que tocamos. De hecho, para poder practicar sexo anal, se recomienda que nuestras manos estén desinfectadas.

Consigue un gel antibacteriano para limpiarte las manos antes y después del contacto sexual.

3. Lubricante y preservativo

Es importante el uso de lubricante y preservativos en el sexo anal

Debes tener en cuenta que el ano por sí mismo no lubrica y, por ende, es necesario el uso de un lubricante para que no haya dolor o desgarre al momento de la penetración.

Muchas parejas utilizan un condón lubricado las primeras veces que se practica, no obstante, también es importante que se use un lubricante a base de agua, en lugar de aceite. Es muy importante recordar esto.

Visita este artículo: ¿Qué es el squirting y cómo alcanzarlo?

4. Erotización

Es fundamental que la mujer que tenga pensado empezar a tener relaciones sexuales anales esté totalmente excitada, puesto que el deseo desenfrenado de la pasión tiende a predominar sobre el dolor.

Se recomiendan los juegos previos como, estimulación del clítoris y del ano con los dedos, masajes, besos y caricias en las partes más sensibles de la persona para pueda relajarse y disfrutar.

5. No tener sexo vaginal después del sexo anal

No debes sexo vaginal después de tener sexo anal

No se debe tener contacto vaginal inmediatamente después de haber tenido sexo anal.

Cambiad de preservativo o bien limpiad bien el pene con agua o jabón, y también las manos, antes de que haya penetración vaginal.

Ten en cuenta que el ano es una de las partes de tu cuerpo donde más bacterias hay. Si practicas el sexo vaginal luego del anal podrías contraer infecciones serias.

Toma tus precauciones para que esto no suceda.

6. Anilingus

Protectores bucales de látex para practicar Anilingus

La práctica sexual del anilingus (en inglés: rimming o rim job) es el contacto entre la boca y ano, aunque también se le conoce con el nombre popular beso negro.

En este caso es preferible utilizar un plástico protector bucal de látex, un plástico de cocina o un condón abierto por la mitad para crear una barrera entre la boca y el ano y así ambos se protegen de enfermedades y bacterias.

7. Hemorroides

Muchas personas tienen hemorroides internas y ni siquiera lo saben. Estas se llaman hemorroides grado 1. Esto significa que son internas, no sangran y, por lo general, no presentan dolor.

Durante el sexo anal, el pene o un juguete anal puede frotar, estrujar y golpear estas hemorroides internas. Esto puede producir irritación, causar sangrado y dolor.

En caso de que tengas hemorroides externas, pequeños cortes, fisuras en el recto o alguna otra patología anal, es preferible evitar tener sexo anal. Mejor espera hasta recuperarte.

8. Depilación

Depilación o afeitado anal

Algunas personas expresan que tener sexo con el ano depilado es mucho más placentero y agradable, además de evidentemente estético. Sin embargo, esto corresponde con los gusto subjetivos de los practicantes.

La mayoría de las mujeres se depilan múltiples zonas del cuerpo, incluido el área anal. Es cuestión de estética si decides practicar el sexo anal con vellos o sin ellos.

Todo depende de ti, tus preferencias y si te da confianza para animarte a intentarlo.

Categorías: Pareja Etiquetas:
Te puede gustar