4 medidas que debes aplicar si sufres un esguince

Óscar Dorado · 27 diciembre, 2018
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli el 2 enero, 2019
Para aliviar las molestias si sufres un esguince deberás aplicar frío para reducir la inflamación y encontrar alivio. Asimismo, se recomienda mantener la zona elevada y guardar reposo.

Los esguinces son una de las lesiones más comunes en deportistas, aunque también pueden suceder en situaciones cotidianas. Si sufres un esguince debes tomar reposo o una actividad leve, así como hacer las recomendaciones que te haga el especialista médico. Suelen producirse cuando las personas pierden el equilibrio o aplican una cantidad inusual de fuerza sobre la articulación.

En la mayoría de los casos, el esguince trae consigo una hinchazón y dolor en la zona afectada. Por ello, en este artículo vamos a repasar las medidas que debes aplicar si sufres un esguince.

Síntomas de un esguince

Mujer tratando un esguince de tobillo en el campo a un hombre.
Si sufres un esguince, se produce inflamación y dolor en la zona afectada.

Si tienes un esguince de tobillo, debes saber que lo primero que observarás es que se produce una inflamación debido al aumento de líquido en el tejido. Además, el dolor es evidente, ya que los nervios son más sensibles. Las molestias empeoran notablemente si presionas el área dolorida, mueves el pie en ciertas direcciones o tratas de caminar.

En este sentido, debes saber que algunos esguinces no requieren atención médica inmediata. Sin embargo, si observas que el dolor es muy intenso e incontrolable es conveniente que solicites ayuda médica. Así que si observas que el dolor no mejora en un período de 5 a 7 días o que la zona está extremadamente hinchada, necesitarás hacer una visita a tu centro médico de confianza, ya que puede tratarse de otro tipo de lesión.

Lee también: Tobillos débiles: ¿a qué se debe? ¿Qué puedo hacer?

4 medidas para aplicar si sufres un esguince

Ciertamente, la mayoría de esguinces ocurren en el tobillo como consecuencia de una torsión en la cual los ligamentos pueden dañarse. Debes saber que si no se trata correctamente, pueden traer consigo problemas a largo plazo. En algunos casos, puede ser difícil de diferenciar de una fisura, por lo que será necesario realizar una radiografía para identificar el alcance de la lesión. Dependiendo de cuántos ligamentos se vean afectados, el esguince se clasifica como grado I, II o III.

Asimismo, no olvides que un movimiento de torsión antinatural puede suceder en cualquier momentoLa lesión puede afectar a los ligamentos o los tendones del tobillo y suelen suceder durante la práctica de ejercicio, caminando o haciendo running. No obstante, también pueden ocurrir en las situaciones menos pensadas.

A continuación, repasamos aquellos cuidados que debes aplicar si tienes un esguince. ¡Toma nota!

1. Medicamentos de venta libre

El primer consejo que debes tener en cuenta es que los medicamentos de venta libre pueden ayudarte a controlar los síntomas. La mayoría de los esguinces leves, cuando los ligamentos se estiran demasiado pero no se rompen, generalmente no requieren atención médica.

Los medicamentos de venta libre contra el dolor y los antiinflamatorios también pueden ayudarte a reducir y controlar los síntomas durante los primeros días. Sin embargo, si observas que la situación no mejora, deberás acudir al médico.

2. Descansar

Pie vendado descansa en el sofá.
El descanso es muy importante para relajar los músculos y las articulaciones si sufres un esguince.

Descansar es una de las maneras que tienes para reducir el dolor y la inflamación asociados al esguince. Si la lesión no es muy grave, tras un buen descanso te encontrarás mucho mejor.

Por el contrario, es posible que no logres que el dolor desaparezca. En este caso, te recomendamos mantenerte en reposo con el pie elevado, ya que reducirá la inflamación. Mientras estás sentado o durmiendo, usa una almohada para apoyar el pie lesionado.

3. Hielo

En tercer lugar, puedes aplicar una compresa de hielo envuelta en un paño sobre la zona lesionada. Recuerda que no debes exponer la piel directamente al hielo durante más de 15 minutos. Si observas que el área se vuelve más hinchada o con un color oscuro, debes dejar de utilizar el hielo de inmediato.

Si excedes el tiempo apropiado puedes aumentar la inflamación y potencialmente congelar y dañar los tejidos. Así que toma un descanso de 20 minutos entre las sesiones de hielo y repite varias veces al día.

Descubre: Cómo prevenir y tratar la mala circulación en las piernas

4. Compresión

Médico vendando un tobillo.
La compresión será uno de los métodos a utilizar si sufres un esguince con el objetivo de inmovilizar la articulación dañada.

Por último, puedes envolver suavemente la zona afectada con una venda elástica o un vendaje compresivo. Solamente debe estar lo suficientemente apretado como para aplicar una ligera presión. No debes excederte con la presión, ya que pude llegar a limitar la circulación. No olvides retirar el vendaje después de las primeras 24 o 48 horas o cuando la inflamación haya empezado a reducirse significativamente.

Para acabar, te recomendamos que, si deseas evitar futuros esguinces de tobillo, prestes atención a los signos de advertencia de tu cuerpo para reducir la velocidad cuando sientas dolor o fatiga en la práctica deportiva. Del mismo modo, te ayudará el hecho de mantenerte en forma.

  • Emigdio, J., Rojas, A. P., Elizarraras, E. H., Mazadiego González, M. E., Oropeza, R. M., Rangel Valdez, Y. M., … Roldán, L. (2004). Guía clínica para la atención del paciente con esguince de tobillo. Rev Med IMSS (Vol. 42). Retrieved from http://www.sld.cu/galerias/pdf/sitios/rehabilitacion-adulto/manual_esguince_de_tobillo.pdf
  • Clínica Mayo. (n.d.). Esguinces y distensiones. Retrieved January 18, 2019, from https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/sprains-and-strains/symptoms-causes/syc-20377938