Meditación orgásmica: lo que debes saber

13 enero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la filósofa y sexóloga Isbelia Esther Farías López
La OM o meditación orgásmica es una práctica que promueve el bienestar por medio de la atención plena y la experiencia sentida del orgasmo. ¿Te interesa saber más al respecto? En esta oportunidad te contamos cómo se practica y qué dicen algunos testimonios.

Quizá a muy pocas personas se les haya ocurrido la idea de traer paz a su vida, bienestar y una conexión espiritual por medio de la estimulación clitoriana, pero esto existe y se llama OM o meditación orgásmica.

OneTaste es uno de los movimientos que creen en la OM como una poderosa técnica para sanar, ser más feliz y más inteligente. De hecho, esta organización es la fusión de la conciencia con la sexualidad.

A la OM no le interesa tanto el fin orgásmico, sino la desconexión, la estabilidad emocional y el éxtasis que se puede experimentar a nivel espiritual por medio del masaje femenino genital.

De acuerdo con OneTaste la OM:

“Es una práctica de bienestar única que combina la atención plena con el poder de la experiencia profundamente humana y profundamente sentida del orgasmo”.

Esta organización sostiene que la meditación orgásmica conecta el cuerpo con la sexualidad. Entre sus cualidades cabe destacar que es segura, sistemática – porque se hace del mismo modo -, no persigue ningún fin y es íntima. Solo ocurre entre dos personas.

El tiempo para ejecutar la OM es de quince minutos. En este tiempo, un hombre llamado stroker, da un masaje al clítoris. Durante este tiempo el sistema límbico se activa y el cerebro produce oxitocina.

No es necesario que los strokers sean pareja de las mujeres con quienes hacen la meditación. De hecho, la experiencia de meditación está separada del acto sexual en sí.

¿Cómo se practica la OM?

Meditación orgásmica

Las sesiones de meditación orgásmica siguen la siguiente estructura:

  • Las mujeres deben desnudarse desde la cintura hacia abajo. Los strokers irán vestidos.
  • El stroker debe crear el nido, es decir, el espacio donde ocurrirá la meditación. Para ello, utilizarán una esterilla de yoga y tres cojines.
  • Las luces permanecen encendidas.
  • El stroker tendrá a su lado un cronómetro, una toalla de manos, unos guantes y un lubricante.
  • La mujer se coloca se coloca sobre la esterilla y permanece boca arriba. Las rodillas deben estar dobladas.
  • El stroker estará sentado a su derecha mientras que se sirve de su mano izquierda para estimularla.
  • El cronómetro se debe fijar para trece minutos, pues los otros dos minutos serán para volver a estar en calma.
  • El stroker debe indicar a la mujer lo que va a tocar mientras unta su dedo índice y pulgar con lubricante.
  • El masaje comienza cuando el stroker estimula el cuadrante superior izquierdo del clítoris con el dedo índice y haciendo movimientos de arriba hacia abajo.
  • Si la mujer lo desea, puede dar instrucciones al stroker e indicarle cómo desea que la estimulen.

Te puede interesar: Orgasmo expandido ¿qué es? ¿cómo conseguirlo?

Cuando hayan transcurrido los trece minutos, el stroker debe colocar su mano derecha encima de la izquierda y cubrir los genitales femeninos, presionando suavemente y manteniendo la postura por dos minutos.

Pasado el tiempo, la mujer irá recuperando la calma y luego ambos procederán a recoger el nido.

La meditación orgásmica: ¿un método o una secta?

OM o meditación orgásmica

Debido a los altos costos que representan estas sesiones, algunos críticos la han llegado a catalogar como una secta. Sin embargo, esta práctica cuenta con fuertes defensoras. Por ejemplo, la escritora Rose Surnow ha afirmado que la meditación orgásmica la ha llevado a un lugar placentero y tranquilo, cambiando completamente su modo de vivir el sexo.

La periodista Aurora Wells también ha comentado que, para ella, esta experiencia fue “algo extraña y clínica”. Otros medios reconocidos también han recogido las opiniones de distintas mujeres que han practicado la meditación orgásmica y estas han referido que:

“Se hace un pacto extrañamente clínico… No hay contacto visual durante la meditación orgásmica. La idea, similar al sexo budista tántrico, es extender el pico sensorial antes de “pasar”, o llegar al “clímax”, como le suelen llamar otras personas”.

No obstante, este método se diferencia de otras prácticas porque, tal como afirma la gurú Shree Ramananda:

“Mientras que la meditación tradicional tenía fines espirituales, con los años esta se ha ido convirtiendo en una metodología de salud o reducción de la ansiedad y terapia de atención plena”.

No te pierdas: ¿Cómo conseguir un orgasmo múltiple?

La directora ejecutiva del Instituto de OM, Anjuly Ayer, también ha sostenido que la meditación era para ella algo extraño, “como si estuviera flotando… o mi mente se estuviera divorciando de mi cuerpo”, pero con la OM ella puede sentir sensaciones en cada parte de su cuerpo.

Cabe resaltar que el clímax no es el objetivo que se busca con la OM, por lo tanto, las presiones desaparecen y esta se convierte en una experiencia más placentera para ambos.

  • Brotto, L. A., & Basson, R. (2014). Group mindfulness-based therapy significantly improves sexual desire in women. Behaviour Research and Therapy. https://doi.org/10.1016/j.brat.2014.04.001
  • Mañas, I. (2009). Mindfulness ( Atención Plena ): La Meditación en Psicología Clínica. Gaceta de Psicología.
  • Meditación, mindfulness y sus efectos biopsicosociales. revisión de literatura. (2011). Revista Electrónica de Psicología Iztacala.
  • Millar, L. M. (2015). Impact of orgasmic meditation.
  • Mosher, D. L. (1980). Three Dimensions of Depth of Involvement in Human Sexual Response 1. The Journal of Sex Research. https://doi.org/10.1080/00224498009551060