¿Sabes cuál es el mejor aceite para cocinar de manera saludable?

Elena Martínez · 7 agosto, 2017
Aunque siempre se habla del aceite de oliva, hoy otros que también pueden sernos útiles tanto a la hora de cocinar como de consumir en crudo, por lo que no debemos despreciarlos

Cada país tiene sus ingredientes tradicionales para cocinar. No obstante, algunos resultan más saludables que otros. Hoy en día, tenemos la oportunidad de conseguir alimentos del otro lado del planeta. Por este motivo, vamos a analizar cuál es el mejor aceite para usar en la cocina.

En este artículo repasamos cuáles son los tres mejores aceites para cocinar sin que se vuelvan tóxicos por el efecto de las altas temperaturas.

No obstante, debemos tener en cuenta que hay muchos matices y que comer fritos de vez en cuando puede incluso llegar a ser saludable si lo hacemos de la manera correcta y con el aceite adecuado.

Debemos olvidarnos de comer alimentos fritos fuera de casa, ya que lo más probable es que estén cocinados de la manera más perjudicial.

1. El aceite de oliva

aceite de oliva

Uno de los aceites vegetales más consumidos en Europa es el aceite de oliva. Para que sea de la máxima calidad el aceite debe ser extraído de primera presión en frío. Esto es debido a que es el procedimiento que mantiene sus propiedades intactas.

Este aceite es uno de los más resistentes al calor, es decir, que a pesar de cocinarlo a altas temperaturas no se oxida con facilidad. Además, es poco propenso al enranciamiento y tiene excelentes beneficios para la salud.

2. El aceite de coco

El aceite de coco, cada vez más popular entre los nutricionistas, es el superalimento de los deportistas. Puesto que, a pesar de ser una grasa, tiene muchas propiedades saludables y favorece la pérdida de peso.

Uno de sus características, es su capacidad para mantenerse estable a pesar del calor, incluso por delante del aceite de oliva. Este aceite, que se derrite a partir de los 23 ºC, es ideal para frituras e incluso se puede reutilizar.

Es importante destacar que tiene un sabor suave y tropical que puede dar un toque diferentes a nuestras recetas de siempre.

Lee también: Los beneficios de incluir aceite de oliva en la dieta

3. El ghee

ghee I Believe I Can Fry

El ghee o mantequilla clarificada es un alimento tradicional de la India y Pakistán, donde se consume y se usa también sobre la piel por sus virtudes terapéuticas.

Esta mantequilla se cuece a fuego muy lento para poder separar las toxinas y la lactosa.

De este modo obtenemos una mantequilla mucho más ligera, nutritiva y sabrosa. Por esta razón, cocinar con ghee nos va a permitir dar mucho sabor a las recetas.

Aceites para usar en frío

El resto de aceites no son recomendables para cocinar. Algunos son de muy baja calidad, como por ejemplo el de soja. Mientras que otros son muy nutritivos, si los consumimos en crudo, como aliño de cualquier receta o en forma de suplemento.

El aceite de sésamo

Aceite-sésamo

El aceite de sésamo se usa mucho en la gastronomía asiática, en todo tipo de pastas y arroces salteados. No obstante, recomendamos usarlo en crudo para dar un delicioso sabor exótico y tostado a las ensaladas, sopas, etc.

Este aceite es muy rico en nutrientes, en especial en calcio.

El aceite de lino

El aceite de lino destaca por su alto contenido en ácidos grasos esenciales, además de ser muy beneficioso para todo el sistema digestivo.

Su sabor es diferente y puede recordar un poco al pescado. Por esta razón, te proponemos añadirlo después de cocinar, a las sopas y guisos.

También te puede interesar: 9 datos que tal vez no conocías sobre la mantequilla

Los aceites de frutos secos

Los aceites que se obtienen a partir de los frutos secos son productos deliciosos y aromáticos, muy recomendables para potenciar el sabor de batidos, dulces y todo tipo de postres.

El de avellana combina a la perfección con los postres a base de chocolate, mientras que el aceite de almendra da un toque ácido a los batidos y helados. Además es un producto excelente para hidratar la piel.

Debemos asegurarnos siempre de que sean aceites aptos para el consumo. También, es importante que sea de primera presión en frío, ya que algunos se venden para fines solamente cosméticos.

  • Yang, I. H., de La Rubia Ortí, J. E., Sabater, P. S., Castillo, S. S., Rochina, M. J., Ramón, N. M., & Montoya-Castilla, E. I. (2015). Aceite de coco: Tratamiento alternativo no farmacológico frente a la enfermedad de Alzheimer. Nutricion Hospitalaria. https://doi.org/10.3305/nh.2015.32.6.9707

  • FEDAPAL. (1987). Usos industriales de los aceites de palma y coco. Revista Palmas.

  • Fernández Gutiérrez, A., & Segura-Carretero, A. (2009). El aceite de oilva virgen: Tesoro de Andalucia. Servicio de Publicaciones.