Descubre cuál es el mejor exfoliante facial según tu tipo de piel

Nuestro tipo de piel será el que determinará el tipo de exfoliante que debemos utilizar, aunque siempre deberemos huir de las presentaciones químicas y optar por alternativas naturales

El uso del exfoliante adecuado nos puede ayudar a mejorar en gran medida la piel del cutis, ya que es un sencillo hábito que mejora la regeneración cutánea y nos aporta firmeza y luminosidad, a la vez que eliminamos las impurezas.

Descubre en este artículo cuál es el mejor exfoliante facial, a base de ingredientes naturales y caseros, según tu tipo de piel.

Tipos de exfoliantes

Debemos diferenciar entre dos tipos de exfoliantes:

  • Gommage: Estos exfoliantes se caracterizan por una textura granulada que, al frotarse contra la piel mediante un masaje, provoca la eliminación de las células muertas.

Los podemos utilizar solos o bien mezclarlos con otros ingredientes más cremosos como, por ejemplo, gel de aloe vera o aceites vegetales.

  • Químico: El exfoliante químico actúa por medio de ácidos. Dentro de esta categoría se incluyen los más suaves y naturales, que son los que se producen mediante las enzimas de frutas y hortalizas.

Para usarlos deberemos aplicarnos el ingrediente en cuestión en el cutis, dejar unos minutos que se seque y aclararnos la cara con agua.

Ambos tipos son efectivos y nos ofrecen diferentes alternativas para cada tipo de piel.

Recomendamos evitar siempre los exfoliantes químicos no naturales que podemos comprar como productos de cosmética convencional.

Y es que estos pueden perjudicar a nuestra piel a largo plazo y, además, ser negativos para el medio ambiente, ya que muchos no se degradan.

El exfoliante facial para cada cutis

Descubre a continuación cuál es el exfoliante facial que más le conviene a tu cutis. Puedes realizar una exfoliación cada semana o bien cada dos semanas si tu piel es seca o delicada.

¿Quieres conocer más? Lee: Mascarilla de avena y levadura de cerveza para el pelo y el cutis

Piel seca

Cómo reducir la piel seca en el rostro

La piel seca necesita una hidratación profunda diaria, por la mañana y por la noche, para evitar resecarse y la aparición prematura de arrugas. Suele ser una piel bonita pero que debe cuidarse mucho para que no se estropee.

Es muy importante elegir el exfoliante facial adecuado, ya que la mayoría podrían resecar todavía más este tipo de dermis.

Recomendamos usar un exfoliante enzimático poco agresivo como, por ejemplo, la piña.

  • Podemos usar un trozo o bien la parte interior de la cáscara cuando la pelemos.
  • Es posible que notemos un poco de picor si tenemos alguna herida o poro abierto.

Piel grasa

A las personas que tienen la piel grasa les conviene mucho usar un exfoliante facial una vez por semana e incluso notarán sus efectos al momento, ya que la piel quedará suave y sin brillos.

  • El exfoliante que mejor elimina la grasa es la sal marina que, en el caso del cutis, recomendamos usar en granulado fino. Si fuera para el cuerpo sí que podríamos usar sal gruesa.
  • La sal limpia en profundidad, a la vez que aporta minerales y oligoelementos a nuestro cutis.

Piel mixta

Pieles normales y mixtas

La piel mixta, que se caracteriza por presentar zonas secas y otras grasas, requiere un exfoliante facial neutro que nos ayude a equilibrar el sebo pero sin resecar el cutis.

  • El producto más adecuado es el azúcar. Podemos usar azúcar integral de caña de textura fina y combinarlo, si lo deseamos, con unas gotas de aceite de coco virgen extra.

Piel sensible

Con la piel sensible sucede lo mismo que la piel seca. Necesitan exfoliaciones puntuales, no demasiado frecuentes, pero con los productos adecuados.

  • En este caso optaremos por otra opción enzimática, gracias a las increíbles propiedades del tomate para la piel.
  • Es, además, muy adecuado para cuando sufrimos quemaduras en la piel. 

Visita este artículo: Alimentos que dañan la piel

Piel madura

Alimentos que dañan la piel

La piel madura suele sufrir la aparición de arrugas y manchas, las cuales deben combatirse con exfoliaciones que potencien la regeneración de las capas externas de la piel.

De este modo conseguiremos una piel más firme, homogénea y luminosa.

  • Para exfoliar la piel madura recomendamos machacar semillas de uva, las cuales son ricas en resveratrol, uno de los antioxidantes más potentes que existen.
  • Podemos incluso dejarnos las semillas durante unos minutos sobre el rostro para conseguir así un exfoliante mascarilla rejuvenecedor.

Piel con acné

La piel con acné requiere un exfoliante medio que ayude a alcalinizar el pH de la piel y a combatir la sobreinfección. La solución la encontramos en el bicarbonato de sodio.

Podemos añadir unas gotas de aceite esencial de árbol de té para multiplicar sus beneficios.

Te puede gustar