Mejora tu calidad de vida con cuatro abrazos diarios. ¿Lo ponemos en práctica? - Mejor con Salud

Mejora tu calidad de vida con cuatro abrazos diarios. ¿Lo ponemos en práctica?

Para que los abrazos surtan efecto deben ofrecerse de manera sincera, intensa y cálida. Nos permiten relajar tensiones, aliviar el estrés e incluso fortalecen nuestro sistema inmunológico

Si son más, mejor, pero según un trabajo publicado en el 2010 por la Universidad de Miami, en Florida (Estados Unidos), al día necesitaríamos como mínimo cuatro abrazos para ser más felices.

Es posible que a muchos les parezca una tontería. Ahora bien, abrazar no es solo unir dos cuerpos. Es ir más allá del envoltorio físico para reconocer emocionalmente a la otra persona.

Así que, dinos: ¿Cuántos abrazos ofreces o recibes al día? Te invitamos a descubrir todo lo que pueden hacer por ti.

Cuando la calidad de vida no está solo en la alimentación

En nuestro espacio te hablamos muy a menudo de la necesidad de cuidar de tu alimentación, de evitar el sedentarismo y de no olvidar nunca tus revisiones médicas.

Estarás de acuerdo con nosotros en que para ser felices necesitamos muchas más cosas, y que el bienestar interior no se consigue solo comiendo de forma sana y equilibrada.

Las emociones también son importantes y, en especial, el sentirnos reconocidos, queridos y respetados. Las caricias, las palabras amables y los abrazos cumplen una finalidad terapéutica muy importante en el día a día.

Es muy posible que te sorprendas, pero ¿sabías que el contacto físico es imprescindible, por ejemplo, para el adecuado desarrollo de los bebés?

abrazo

En un trabajo llevado a cabo por la Universidad de Emory en Atlanta (Estados Unidos), se nos reveló la importancia de abrazar de forma regular a los niños, en especial, en las edades más tempranas.

  • Una caricia, un abrazo, son un estímulo físico que crea una unión neuronal y, en consecuencia, un óptimo desarrollo del cerebro, en especial en esas áreas emocionales y sociales.
  • Los abrazos nos unen a las personas, y los bebés desarrollan ese apego imprescindible con sus progenitores, para sentirse seguros, atendidos y amados.
  • Las caricias alivian el estrés, la ansiedad y el miedo.
  • El tono amable de nuestras palabras o el arroparlos entre nuestros brazos con cariño ofrece estabilidad emocional en el bebé.
  • Y toda emoción positiva facilita su posterior desarrollo. Por el contrario, cuanto más estrés y falta de contacto físico, el bebe sufre un desarrollo más pobre de determinadas estructuras neuronales.

Descubre también cómo las emociones positivas mejoran tu salud

Beneficios físicos para nuestro cuerpo

Abrazar y ser abrazados nos reafirma como personas. Somos criaturas sociales unidas en lazos de amistad, de amor, de cariño familiar e incluso humano… Así que, ¿por qué no abrazar a un desconocido en la calle?

Al hacerlo, se despiertan en nosotros multitud de sensaciones que nos unen a nosotros mismos y a los demás. Se estrechan vínculos, mejora la autoestima y, a la vez, obtenemos todos estos beneficios físicos:

  • Regula nuestras pulsaciones y acompasa el ritmo de nuestro corazón. Cuando alguien es acariciado o abrazado, los receptores de la piel también se activan.

Se envían señales al nervio vago del cerebro y este es, a su vez, el encargado de regular nuestra respiración. Es como una especie de recompensa al hacer algo positivo.

  • Alivia el estrés.
  • Relaja tensiones y nuestro cerebro descansa.
  • Se refuerza nuestro sistema inmunológico.
  • Se activan los sensores de nuestra piel y nuestro sistema endocrino.
  • Segregamos esas endorfinas que nos aportan placer y tranquilidad.
  • Nos volvemos más creativas, porque nos sentimos más libres emocionalmente. Se activa, por así decirlo “nuestro niño interior”.

Lee también 11 hábitos cotidianos que dañan la salud de tu cerebro

Mínimo, cuatro abrazos diarios

Abrazos

¿Cuántos has recibido hoy?  Según la “Asociación Mexicana para la superación integral de la familia” (AMSIF), las personas necesitamos como mínimo cuatro abrazos diarios para disfrutar de una buena calidad de vida.

¿De quién deberían proceder estos abrazos?

  • De nuestras parejas
  • De nuestras familias
  • De nuestros hijos
  • De nuestros amigos
  • También nos indican que los abrazos que provienen de desconocidos también resultan muy terapéuticos. Ahora bien, estos deben ofrecerse de manera sincera, intensa y cálida.

Los abrazos son un gesto recomendado para todo tipo de persona y colectivos, pero son muy necesarios a su vez para todos aquellos que tengan algún problema o desorden emocional.

En terapias grupales, por ejemplo, se suele recomendar mucho el sencillo ejercicio de abrazar. Es una forma de salir de nuestro hermetismo, para abrirnos a los demás, para dejarnos arropar, envolver, cuidar y reconocer.

Para personas que, por ejemplo, padecen depresión o anhedonia, es decir, pérdida del placer por las cosas, este acto tan elemental actúa como estimulante, como una forma de despertar de nuevo a las emociones.

Podríamos decir que abrazar es como reactivar nuestros propios instintos como criaturas sociales. Como seres que somos hechos a las emociones, al amor, al cariño, al reconocimiento del otro como parte de uno mismo.

En el día a día es algo que a muchos les cuesta llevar a cabo. Tal vez por vergüenza, porque hace mucho tiempo que no lo practican, por indecisión.

¿Quieres leer más? Descubre 10 consejos para ser feliz

No te reprimas. De hecho, hasta tienes varios tipos de abrazos donde elegir. Seguro que alguno de ellos es el tuyo:

Abrazo de corazón

Es la forma más sincera de abrazar, la que se hace desde el corazón para ofrecer energía, aliento y cariño.

Abrazo de oso

Es envolverse con los brazos para ofrecer protección y apoyo.

Abrazo hombro-hombro

Debes estar frente a la otra persona y, entonces, colocar los brazos alrededor de sus hombros para juntar las cabezas. Se mantiene el contacto visual y es un momento muy íntimo.

Abrazo con beso

Uno de los más reconfortantes. Seguro que sabes de qué se trata…

¿Te animas a ponerlo en práctica?