Cómo mejora nuestro cerebro al dejar de fumar

Aunque dejar de fumar puede resultarnos complicado, los efectos perjudiciales para nuestra salud están más que comprobados, por lo que deberíamos dedicar todo nuestro esfuerzo a conseguirlo

Suelen publicarse investigaciones o estudios que afirman los efectos de dejar de fumar en nuestro organismo (pulmones y piel sobre todo).

Sin embargo, no se sabe demasiado sobre cómo mejora nuestro cerebro al eliminar ese mal hábito.

¿Te interesa conocerlo? Entonces sigue leyendo este artículo.

Los efectos nocivos del cigarrillo en el cerebro

Dejar-de-fumar

El tabaco y todos los componentes del cigarrillo son malos para la salud en general.

En cuanto a los cambios provocados a nivel cerebral, el primero que debemos destacar es que acelera el proceso de envejecimiento en las neuronas.

Como se ha publicado en la revista Nature, fumar deteriora la corteza cerebral a largo plazo debido a la nicotina y el formaldehído que contiene el cigarrillo.

Esto provoca, por ejemplo, problemas para tomar decisiones, resolver ciertas situaciones, recordar información o retener datos.

Los científicos encargados de esta investigación compararon la función cerebral de 500 fumadores en relación a la cantidad de años que mantenían el hábito.

Posteriormente analizaron las funciones de aquellos que habían dejado el cigarrillo hacía, al menos, 5 años.

Se pudo constatar que no fumar sirve para reconstruir la corteza cerebral destruida. No obstante, el proceso de recuperación es muy extenso: se necesitan 25 años para que vuelva a engrosarse de forma natural.

No olvides leer: Dejar de fumar: 4 pautas alimentarias que debes seguir

Cerebro, cigarrillo y hormonas

Dejar-de-fumar

La nicotina que ingresa en el organismo activa la secreción de la adrenalina en el cerebro. Esta hormona estimula el sistema nervioso y aumenta los latidos del corazón, la presión sanguínea y la respiración.

Por otra parte, este componente principal del cigarrillo permite una mayor producción de la hormona dopamina vinculada al placer, la euforia y el goce.

Como si no fuese suficiente, el cerebro desarrolla más endorfinas vinculadas a la sensación de felicidad. Este es uno de los motivos por los cuales fumar genera adicción y es tan difícil dejarlo.

El cigarrillo y el cerebro adolescente

El cigarrillo

El tabaquismo no es algo que afecta únicamente a los adultos. Muchos jóvenes comienzan con este hábito a edades muy tempranas, ya sea por curiosidad o por aparentar ante sus amigos.

Un gran porcentaje de los adolescentes que prueban en cigarrillo antes de los 18 años mantienen el hábito cuando crecen.

Por el contrario, aquellos que no fuman en esta etapa es difícil que cambien de opinión en la adultez.

Un estudio publicado en el sitio TobaccoFreeKids indica que, a diario, 80 000 jóvenes de todo el mundo fuman por primera vez, o se vuelven adictos al tabaco.

Esto no es lo único alarmante, ya que muchos adolescentes y niños sufren las consecuencias del cigarrillo sin fumar, solo por estar cerca de algún miembro de la familia que sí lo hace.

Los problemas auditivos y visuales, así como también las deficiencias en las funciones cerebrales, son solo algunos de los efectos del cigarrillo a corta edad.

La corteza prefrontal aún está en desarrollo durante la adolescencia y puede verse gravemente afectada por la nicotina. Cuanto mayor sea su adicción, menos activa estará esa porción del cerebro.

Esto se traduce en problemas de conducta, malas calificaciones en la escuela y falta de capacidad para decidir sobre sus vidas.

A medida que la corteza prefrontal sigue desarrollándose con este déficit, las consecuencias pueden ser más graves y afectar al cerebro por completo.

¿Quieres conocer más? Lee: El tabaco aumenta el riesgo de sufrir enfermedades degenerativas: ¡Evítalo!

Dejar de fumar mejora la memoria

Dejar de fumar mejora la memoria

Teniendo en cuenta todos los efectos negativos que el cigarrillo ocasiona en nuestra mente, podemos deducir cuáles serán las ventajas de abandonar este mal hábito.

Uno de los principales cambios que los exfumadores experimentan casi instantáneamente es que tienen más memoria.

El humo que ingresa al cuerpo no permite que los órganos y el cerebro se oxigenen. Cuando la mente no recibe el suficiente oxígeno no puede trabajar correctamente.

Una investigación de la Universidad de Northumbria (Reino Unido) revela que dejar de fumar restaura la memoria a corto plazo.

  • Los participantes del estudio (fumadores, exfumadores y quienes nunca habían probado el cigarrillo) tenían que realizar ciertas tareas específicas.
  • El grupo de fumadores recordaba el 59% de las actividades, el de exfumadores se acordaban de un 74% de los temas y los que nunca fumaron tenían un 81% de memoria.

El doctor Tom Hefferman fue el encargado de este análisis e indicó que el hábito de fumar tiene muchos efectos negativos sobre la función cognitiva (entre ellos, problemas de memoria).

El siguiente paso para la ciencia sería estudiar cómo el humo afecta el cerebro de los fumadores pasivos.

Sin duda, es otro motivo más para dejar de lado este horrible hábito que tantas consecuencias nefastas acarrea a nuestra salud.

Si te cuesta mucho tomar la decisión puedes informarte no solo sobre los problemas que conlleva fumar sino también los beneficios de los que disfrutarás desde el primer momento en que dejes el cigarrillo.

 

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar