Mejora tu condición de vida haciendo estos ejercicios

Lorena González·
17 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médica Karla Henríquez al
24 Mayo, 2019
Incorporar una rutina de ejercicios a las actividades cotidianas ayuda a mejorar la condición de vida. Se puede adaptar la intensidad y el tipo de práctica a las capacidades de cada persona.

Mantener una buena salud y mejorar la condición de vida es algo fundamental para gozar de bienestar tanto a corto como a largo plazo. Cuando somos jóvenes, no es muy fácil darnos cuenta que ciertas acciones pueden causar daños a la salud y ser contraproducente, aún cuando no se note nada al momento. Tampoco somos conscientes de que podemos mejorar la condición de vida con algo tan sencillo como una rutina de ejercicios y a una buena alimentación.

En el siguiente artículo compartiremos algunos tips para mejorar la condición de vida. ¡Toma nota para que los empieces a poner en práctica!

1. Los ejercicios aeróbicos y cardiovasculares

5 Ejercicios para endurecer las pantorrillas

Los ejercicios de tipo aeróbico tienen la característica de brindar al cuerpo un nivel de energía mayor al de otros ejercicios. Así, ayudan a aumentar la resistencia del sistema pulmonar y cardíaco. Es recomendable realizar ejercicios aeróbicos moderados de 75 a 150 minutos cada semana.

Estos ejercicios también son conocidos como cardiovasculares, en los que solo se necesita de disposición e intensidad. Asimismo, ayudan a quemar grasa sobrante y a mejorar de manera significativa la salud y, por consiguiente, la calidad de vida.

Como ejemplo de estos se realizan algunos como: trotar, caminar, nadar, montar bicicleta, bailar, escalar, saltar la cuerda, patinar, usar el aro, entre otros. Además de sencillos, no hay necesidad de asistir a un gimnasio.

Lee también: 5 ejercicios que no te ayudarán a perder peso

2. Ejercicio de entrenamiento fuerte

Estos ejercicios son conocidos como anaeróbicos. Son fáciles de identificar, ya que son los que se realizan en el interior de un gimnasio. Además, requieren de supervisión y dedicación mayor. Por lo general, se componen de rutinas de levantamiento de pesas. También, se utilizan máquinas como las de remo hidráulico.

La idea de estos ejercicios es crear una tensión en el cuerpo, de manera que se active la masa muscular y se elimine toda la grasa sobrante. Es importante resaltar de nuevo que estos requieren de un supervisor capacitado para disminuir el riesgo de una lesión.

3. Ejercicios de flexibilidad

En los ejercicios de flexibilidad, los músculos deben conseguir hacer sintonía con las articulaciones. Se realizan movimientos en los que se combinan distintas disciplinas.

De la misma manera, los músculos buscan acondicionarse de forma adecuada y se preparan para una sesión rigurosa o demandante. En otras palabras, se ejecutan antes de entrenar y ayudan a calentar el cuerpo.

4. Ejercicios de equilibrio

Esta práctica es muy importante de realizar cuando se llega a la tercera edad. Son ejercicios en los que se toma en cuenta la resistencia, así como también la habilidad de los músculos. Entre ellos se encuentran algunos como: pararse sobre un pie, caminata de equilibrio, flexión de rodillas, entre otros.

Son ejercicios de poca intensidad y permiten que se mantenga el equilibrio y el nivel de elasticidad, ya que es normal que de manera progresiva envejezcan las células mientras que se avanza en edad.

Visita este artículo: 4 ejercicios de un estiramiento correcto

 5.  Practicar posturas de yoga

La postura de la vaca ayuda a aliviar la espalda

De acuerdo a un estudio publicado por la Universidad Autónoma de Barcelona los beneficios del yoga son diversos, ya que es una técnica que ayuda a fortificar el cuerpo, la mente y el espíritu. El yoga es muy eficaz, debido a que se debe compensar el cambio de la postura del cuerpo con el ritmo de la respiración. Es una manera muy esencial de oxigenar los órganos y músculos de forma absoluta.

Entre las ventajas más resaltantes que proporciona el yoga se nombran algunas como:

  • Ayuda a mejorar el humor.
  • Optimiza la concentración.
  • Sube los niveles de autoestima.
  • Disminuye trastornos del sueño.
  • Provee longevidad y alarga la vida.
  • Ayuda a oxigenar el cuerpo y cerebro.
  • Reduce los niveles altos de estrés y ansiedad.
  • Puede prevenir enfermedades degenerativas.

Es importante incluir alimentos nutritivos y bastante líquido a cualquier entrenamiento que se ejecute, ya que son complementos y así se obtendrán resultados más rápidos y favorables. Además, es esencial bajar el consumo de vicios que sean perjudiciales para la salud, como: fumar, beber alcohol, por nombrar los más nocivos.

Recuerda también que mantener una rutina de ejercicios adecuada ayudará a mejorar de forma considerable la condición de salud y vida en general. ¡Ponlo en práctica y verás!

  • Andrea Lizama Lefno (2015). Las paradojas del yoga (España). https://www.tdx.cat/bitstream/handle/10803/298326/all1de1.pdf;sequence=1