Mejora tu memoria con estos 6 consejos nutricionales

Aunque no lo solamos relacionar, al igual que es determinante para tener una mejor salud general, nuestra dieta también influye a la hora de gozar de una buena memoria

Tener una buena memoria es fundamental para gozar de una buena calidad de vida a pesar del paso de los años.

Este complejo fenómeno del cerebro es aquel que, a toda la persona, le confiere la capacidad de adquirir, almacenar y recuperar información, tanto a corto como a largo plazo.

Sin esta habilidad, los seres humanos serían incapaces de pensar, expresar sus ideas y realizar muchas de las labores cotidianas que hacen parte de la vida.

No obstante, tal y como ocurre con otras funciones del cuerpo, el paso de los años la va deteriorando y, poco a poco, sus capacidades se ven limitadas.

El problema es que muchos piensan que mantenerla en buen estado es algo que no podemos controlar y, aunque hay muchos factores que la determinan, no hacen nada para protegerla.

Por fortuna, hay hábitos saludables cuya práctica potencia sus habilidades, disminuyendo su pérdida progresiva y el riesgo de trastornos crónicos.

En esta oportunidad queremos compartir 6 buenos consejos nutricionales que, aplicados diariamente, ayudan a cuidarla desde la dieta.

1. Limita el consumo de azúcar

Evitar el consumo de azúcares y ácidos

El consumo excesivo de azúcar es uno de los factores influyentes en el deterioro prematuro de las funciones principales del cerebro.

Esta sustancia, sobre todo la refinada, disminuye las habilidades cerebrales y causa un desgaste en el hipocampo, es decir, la zona que se encarga de la memoria y el aprendizaje.

Por otro lado, su ingesta está relacionada con la aparición de trastornos metabólicos como la diabetes y la obesidad que, de alguna forma, están vinculados con la pérdida de la memoria y el riesgo de demencia.

¿Qué debes hacer?

Suprime al máximo los azúcares refinados de la dieta, incluyendo aquellos que están contenidos en productos como:

  • Refrescos y energizantes
  • Bebidas alcohólicas
  • Productos de bollería
  • Dulces y golosinas
  • Galletas y panes
  • Postres

Ver también: 8 alimentos que debes ingerir para tener un cerebro sano

2. Aumenta la ingesta de frutos secos

En lugar de calmar el hambre con aperitivos ricos en grasas y azúcares, vale la pena consumir un pequeño puñado de nueces u otras variedades de frutos secos.

Este tipo de alimentos concentra cantidades importantes de ácidos grasos omega 3, un lípido saludable que, además de mejorar la salud cardíaca, también fortalece el cerebro y la memoria.

Sus antioxidantes y fibras controlan el exceso de inflamación en los tejidos, lo cual resulta determinante para prevenir el desgaste de las funciones cerebrales.

¿Qué debes hacer?

  • Consume como aperitivo un puñado de frutos secos, o bien, incorpóralos en tu avena, ensaladas y batidos.

3. Consume más vitamina B

Vitaminas del complejo B

Los alimentos ricos en vitamina B están recomendados para proteger las funciones de la memoria, dado que su asimilación ayuda a aliviar la inflamación que afecta los tejidos cerebrales.

La vitamina B12 y la B9 (ácido fólico) son esenciales para gozar de un buen rendimiento mental.

¿Qué debes hacer?

Puedes encontrar cantidades importantes de vitamina B en alimentos como:

  • Plátanos
  • Carnes magras
  • Pescados grasos
  • Legumbres
  • Hígado de res
  • Frutos secos
  • Coliflor
  • Espinacas
  • Arroz integral

4. Suprime las grasas trans

Las fuentes de grasas trans son uno de los principales enemigos nutricionales del cerebro y su habilidad de la memoria.

Estas grasas son sometidas a una serie de procesos de hidrogenación que, además de reducir su calidad, le agregan añadidos químicos que deterioran las membranas cerebrales.

¿Qué debes hacer?

Limita al máximo el consumo de:

  • Carnes embutidas
  • Mantequillas o mantecas
  • Frituras industriales
  • Productos de panadería

5. Consume frutas ricas en antioxidantes

las frutas más antioxidantes

Los antioxidantes, sobre todo las antocianinas y flavonoides, son nutrientes esenciales para potenciar las funciones de la memoria y el aprendizaje.

Estas sustancias minimizan al máximo los efectos negativos de los radicales libres que, por desgracia, aceleran el desgaste celular.

¿Qué debes hacer?

Incrementa el consumo de frutas ricas en antioxidantes como:

  • Cítricos
  • Frutos rojos (moras, cerezas, arándanos, frambuesas, fresas)
  • Melones
  • Piña

Te recomendamos leer: Decálogo para mantener un cerebro joven y en forma

6. No olvides comer fuentes de vitamina E

Los alimentos con altos contenido de vitamina E son esenciales para la protección de las neuronas y las células nerviosas que protegen la capacidad de la memoria.

Este nutriente de acción antioxidante podría resultar clave en la prevención del alzhéimer y otras patologías cognitivas.

¿Qué debes hacer?

Incrementa el consumo de fuentes de vitamina E como:

  • Aceite de oliva virgen extra
  • Semillas y frutos secos
  • Mantequilla de maní
  • Granos enteros
  • Aguacate
  • Aceite de coco

Como puedes notar, son medidas nutricionales muy sencillas y útiles para la protección de la memoria.

Procura mantenerlas dentro de tu plan de alimentación y comprueba por ti mismo cuán buenas son para tu bienestar.

 

 

Te puede gustar