Mejora tu circulación con la centella asiática

A continuación te comentamos con detalle las propiedades de la centella asiática y cómo puedes aprovecharla para mejorar tu circulación.

La centella asiática es una planta procedente de la India, de la familia de las Apiaceae, muy conocida por ser la fuente de ciertos principios activos utilizados para mejorar la circulación. El más importante de dichos principios viene a ser el asiaticósido, sustancia a la cual se le atribuye la gran mayoría de sus propiedades.

Ahora bien, fuera del ámbito farmacológico, lo cierto es que el uso de la centella asiática tiene una larga historia en países como la India, China e Indonesia.

Se le ha utilizado de forma oral para mejorar la salud mental y cognitiva pero también, de forma tópica para curar las heridas y tratar enfermedades como la lepra, la dermatitis y la psoriasis.

Ahora bien, a pesar de que a lo largo de la historia se le ha utilizado de diversas maneras, para tratar distintas afecciones, lo cierto es que no todos sus usos están avalados por la ciencia.

De hecho, dentro de sus usos tradicionales, solo se ha comprobado que la centella asiática sí brinda beneficios a la hora de mejorar la salud mental, cognitiva y cardiovascular; en especial, en el tratamiento de trastornos venosos como la hipertensión venosa.

¿Cómo aprovechar la centella asiática? 

Para beneficiarnos de las propiedades de la centella asiática podemos consumirla en infusión, añadir sus hojas a las ensaladas o bien, consumir suplementos en forma de cápsulas.

A pesar de que su uso tópico, en aceites esenciales, lociones, cremas u otros ungüentos, está orientados, principalmente, hacia la cicatrización de heridas y quemaduras, también puede utilizarse para mejorar la circulación puesto que tiene un gran poder vasoconstrictor. 

Distintas presentaciones de la centella asiática para el consumo.

Compuestos de la centella

Además de taninos, aceite esencial, fitosteroles, mucílagos, resina, saponinas. La centella asiática es capaz de aportar beneficios a la salud gracias a sus siguientes compuestos químicos:

  • Triterpenos pentacíclicos y sus geninas: ácidos asiático y madecásico y heterósidos (asiaticósido, madecasósido y terminolósido).
  • Alanina, serina, aminobutirato, aspartato, glutamato, lisina y treonina (Aminoácidos libres).
  • Kampferol, quercetina, 3-glucosil-quercetina, 3-glucosil-kampferol (Flavonoides)
  • Hidrocotilina (Un alcaloide).
  • Vallerina (Un principio amargo).

Su poder antioxidante

Al ser rica en flavonoides, la centella asiática brinda antioxidantes que ayudan a proteger los distintos órganos y sistemas del cuerpo, incluyendo, el sistema circulatorio, por supuesto.

De hecho, se considera que la abundancia de antioxidantes y colágeno es lo que explica el amplio alcance terapéutico del conjunto de compuestos de la centella asiática.

Hay estudios que han demostrado que el consumo regular de centella asiática puede ayudar a prevenir la pérdida de elasticidad de los vasos sanguíneos, reducir los problemas inflamatorios y, en general, mejorar la circulación.

En un estudio observacional, realizado con una muestra conformada por 94 personas con síndrome post flebítico, aquellos que tomaron una dosis de 90 mg de extracto de centella asiática durante varias semanas, tuvieron una mejoría significativa en el tono muscular, en comparación con aquellas que solo tomaron placebo. Cabe destacar que dicha dosis fue dividida en 3 tomas, diarias.

La centella asiática en infusión.

Te puede interesar: Cómo mejorar la circulación de las piernas

Indicaciones

  • Consultar siempre con tu médico antes de comenzar a tomar centella asiática para evitar  alergias y otras reacciones adversas.
  • No mezclar la centella asiática junto con bebidas y alimentos irritantes o inflamatorios; como el ajo, la cebolla, la pimienta de cayena o los pimientos.
  • Si antes de consumir centella asiática se ha tomado cafeína, se debe esperar, por lo menos, dos horas antes de tomarse la centella asiática.
  • No exceder las dosis indicadas. 
  • Llegada la sexta semana de consumo, se debe tomar un descanso de 2 semanas antes de retomar el tratamiento de nuevo.
  • Suspender su uso en caso de embarazo, ya que esta planta tiene propiedades abortivas. También es necesario evitar su uso durante la lactancia.
  • No administrar en menores de edad.

Efectos secundarios

Los efectos secundarios de la centella asiática son raros, pero pueden incluir: alergias y sensación de ardor en la piel, dolor de cabeza, malestar estomacal, náuseas, mareos y somnolencia extrema. Estas reacciones tienden a ocurrir, sobre todo, cuando se excede la dosis recomendada.