Mejora tu circulación con la centella asiática

Ekhiñe Graell 20 abril, 2014
Para beneficiarnos de las propiedades de la centella asiática podemos consumirla en infusión, añadir sus hojas a las ensaladas, o bien podemos optar por el uso tópico y aplicarla mediante masajes

La centella asiática se ha utilizado durante miles de años en la India, China e Indonesia para curar las heridas, mejorar la claridad mental y el tratamiento de enfermedades de la piel como la lepra y la psoriasis. Pero, ante todo, ayuda a la circulación. Mejora tu circulación con la centella asiática

Las bondades de la centella asiática

La centella asiática equilibra los tres doshas: Vata, Pitta y Kapha. Como tal, impacta respectivamente el dolor del nervio, la inflamación y la retención de agua, así como el metabolismo lento. Mejora la memoria y el sistema nervioso y se dice que es la hierba rejuvenecedora más importante en la medicina ayurvédica.

Es la hierba principal dinamizadora de los nervios y las células del cerebro, recomendable para aumentar la inteligencia y el fortalecimiento del sistema inmunológico y las glándulas suprarrenales. Debido a que mejora la circulación, también se dice que es útil para problemas de pérdida de cabello y tez relacionados con el estrés.

Históricamente, la centella asiática se ha utilizado para tratar sífilis, hepatitis, úlceras de estómago, fatiga mental, epilepsia, diarrea, fiebre y asma. Hoy en día, los herbolarios estadounidenses y europeos utilizan la centella asiática con mayor frecuencia para tratar la insuficiencia venosa crónica, debida a la mala circulación. También se utiliza en pomadas para tratar la psoriasis y ayudar a sanar heridas menores.

La mala circulación

Sangre

Cuando los vasos sanguíneos pierden su elasticidad, la sangre se estanca en las piernas y se dan fugas de líquido fuera de los vasos sanguíneos. Eso hace que las piernas se hinchen (insuficiencia venosa). Varios estudios pequeños sugieren centella asiática puede ayudar a reducir la inflamación y mejorar la circulación.

En un estudio de 94 personas con insuficiencia venosa, los que tomaron centella asiática tuvieron una mejoría significativa de los síntomas en comparación con aquellas que tomaron placebo. En otro estudio de personas con venas varicosas las pruebas de ultrasonido mostraron mejoras en el tono vascular (es decir, había menos de fuga) en las que tomaron centella asiática.

Cura de lesiones y heridas de la piel

La centella asiática contiene sustancias químicas llamadas triterpenoides. En estudios en animales y de laboratorio, estos compuestos parecen ayudar a sanar las heridas. Por ejemplo, algunos estudios indican que los triterpenoides fortalecen la piel, aumentan los antioxidantes en las heridas y el suministro de sangre a la zona.

Herida

Basándose en estos hallazgos, la centella asiática se ha utilizado por vía tópica para las quemaduras menores, la psoriasis, la prevención de la formación de la cicatriz después de la cirugía y la prevención o reducción de las estrías.

Consejos acerca del uso de la centella asiática

No mezcles o uses la centella asiática junto con hierbas o alimentos como ajo, cebolla, pimienta de cayena o pimientos o alcohol irritantes o inflamatorios. Espera por lo menos 2 horas después de usar cafeína o hierbas inflamatorias antes de usar la centella asiática. Existen dosis muy elevadas de centella asiática en algunos productos. Realiza pruebas para las alergias antes de utilizar una dosis superior a 500 mg.

Efectos secundarios y advertencias

Los efectos secundarios de la centella asiática son raras, pero pueden incluir alergias en la piel y sensación de ardor (con uso externo), dolor de cabeza, malestar estomacal, náusea, mareos y somnolencia extrema. Estos efectos secundarios tienden a ocurrir con dosis altas de centella asiática.

No se recomienda el uso de centella asiática por más de 6 semanas. No se recomienda el uso en los niños. Las personas que toman la hierba durante un período prolongado de tiempo (hasta 6 semanas) deben tomar un descanso de 2 semanas antes de tomar la hierba de nuevo.

La centella asiática puede causar aborto involuntario si se toma o se aplica durante el embarazo. Por lo tanto, las mujeres embarazadas deben evitar el uso de ella en cualquier forma. No se recomienda su uso durante la lactancia o durante la primera infancia.

Te puede gustar