Mejorar un esguince de tobillo con remedios complementarios

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el farmacéutico Sergio Alonso Castrillejo el 14 febrero, 2019
Francisco María García · 24 febrero, 2019
El esguince puede producirse en cualquier parte del cuerpo, aunque el tobillo es el sitio con mayor vulnerabilidad. Es allí donde usualmente se registra este tipo de contusiones, que sin un tratamiento adecuado pueden verse dañadas durante mucho tiempo.

Un esguince de tobillo es una torcedura que puede ocurrirle a cualquiera, provocado por movimientos bruscos al correr, caminar, un indebido calentamiento o errores a la hora de ejercitarse. Una alternativa es mejorar un esguince de tobillo con remedios naturales complementarios al tratamiento médico.

El primer síntoma de una distensión del tobillo es un fuerte dolor. Esto ocurre porque los ligamentos sufren un estiramiento que, pude incluso, dañar la articulación. Un esguince mal curado puede, con el tiempo, generar otras consecuencias.

Consejos y recomendaciones básicas

Médico vendando un tobillo
Combinar el reposo con ejercicios suaves mejorará la circulación del tobillo y su posterior curación.

Después de una distensión de ligamentos, lo primero es evitar apoyar el pie en el suelo, por lo que se debe inmovilizar en la medida de lo posible. Es recomendable liberarlo de cualquier tipo de presión y utilizar muletas antes de intentar caminar.

Un esguince de tobillo no debe tomarse a la ligera, ya que podría tratarse de algo serio que retrase su cura. Lo primero a tener en cuenta es guardar reposo. Además, se debe elevar la pierna a la altura del corazón para reducir la inflamación y el dolor.

Otra recomendación es mover los dedos de los pies, lo que facilitará la recuperación y disminuirá la inflamación. Los estiramientos suaves también son recomendables, así el tobillo mejorará la circulación.

Quizá te interese: Entendiendo un esguince de tobillo: ¿qué le pasa a tu cuerpo?

Remedios naturales para mejorar un esguince de tobillo

Entre los tratamientos que existen para curar un esguince de tobillo se encuentran los remedios naturales, complementarios a los que prescribe un médico. Si la lesión es leve puede tratarse en casa usando algunos remedios fáciles de preparar y sencillos de aplicar.

Si por el contrario la torcedura presenta un mayor grado de complicación, lo ideal es acudir a un traumatólogo especialista para que trate la afección.

Hielo, el mejor aliado

Compresa de hielo en el tobillo
El hielo reduce la inflamación causada y la sensación de dolor para mejorar un eguince de tobillo.

Entre los remedios caseros que se conocen para mejorar un esguince se encuentran los tratamientos con hielo. En el momento de la torcedura, se coloca una bolsa de hielo o gel para bajar la hinchazón.

Se pueden repetir en sesiones de 15 o 20 minutos, cada tres o cuatro horas por una semana, esto dependerá de la evolución de la lesión y del dolor producido. Sin embargo, nunca debe aplicarse directamente sobre la piel para evitar quemaduras por el frío.

Sulfato de magnesio

Otra opción excelente es el sulfato de magnesio. Se diluye en una taza de agua caliente de tamaño mediano. Una vez que se obtenga una temperatura tibia, se introduce el pie lesionado por espacio de 30 minutos, dos veces al día, durante tres o cuatro días continuos.

Para más info: Prepara en casa tu propio aceite de magnesio

Los aceites naturales

Botes con aceites esenciales
Algunos aceites esenciales son útiles por sus efectos antiinflamatorios y analgésicos.

Para mejorar un esguince de tobillo, y aliviar el dolor y la inflamación que provoca, los aceites naturales son alternativas excelentes. Son remedios complementarios que ayudan a disminuir la dolencia, actuando como antiinflamatorio, analgésico y relajante muscular.

Se pueden encontrar los aceites naturales de ricino, coco, ajo, cebolla, cúrcuma, árnica u oliva, que se colocan en la zona con un vendaje y se dejan actuar al menos durante media hora. La aplicación debe hacerse de día y mantenerse hasta por una semana. Su uso dependerá del progresivo avance de la lesión.

Es importante saber aplicar los vendajes, se usan para conservar fija la zona del pie, dedos y tobillos, hasta la rodilla. Nunca deben ejercer presión, dada la importancia de una buena circulación.

La cúrcuma y la cebolla

El polvo de cúrcuma se mezcla con limón. Una vez que se obtenga la pasta espesa se coloca en el área golpeada. También se puede tomar con un vaso con leche, dos veces al día para mitigar el dolor.

La cebolla se corta en trocitos y se le agrega sal para hacer una pasta blanda. Este preparado se fija con una venda a la zona afectada y se deja actuar durante dos horas. Se puede repetir las veces que se considere necesario para aprovechar al máximo su efecto antiinflamatorio.

Árnica y aceite de oliva

Arnica y aceite en frasco
La árnica tiene efectos antiinflamatorios para mejorar un esguince de tobillo y cualquier articulación.

El árnica es una planta que se prepara en aceite para bajar la inflamación de las contusiones. Se colocan unas gotas sobre la parte del pie afectada, se masajea y se deja descansar durante unas cinco horas.

El aceite de oliva se puede mezclar con una yema de huevo y colocar en la zona lesionada. El ungüento se cubre con un algodón y se tapa con una venda, dejando actuar durante dos días.

Otra posibilidad es colocar en el área afectada varias gotas de este aceite previamente calentadas. Se masajea suavemente, una práctica que se puede repetir hasta cuatro veces al día.

Si aprendemos cómo mejorar un esguince de tobillo usando remedios naturales complementarios conseguiremos lograr una recuperación más rápida. Utilizarlos en las zonas afectadas es sencillo, económico, pero sobre todo muy efectivo. Siempre y cuando lo combinemos con los tratamientos indicados por el médico.