Cómo mejorar la circulación sanguínea con 5 remedios herbales

En caso de estar tomando algún tratamiento para la circulación es conveniente consultar con el especialista antes de consumir estos remedios por si pudiera haber alguna contraindicación.

¿Es posible mejorar la circulación sanguínea de forma natural? Sí, pero esto no se consigue de cualquier forma. Es necesario repasar los hábitos de vida y corregir todos aquellos aspectos que no estén beneficiando la salud.

Hay que recordar que una buena circulación sanguínea garantiza un óptimo transporte del oxígeno y los nutrientes hacia cada una de las células del organismo.

La sangre se mantiene activa gracias al trabajo continuo del músculo cardiaco, el cual permite su bombeo, para que llegue hacia los demás órganos del cuerpo. Debido a esto, es fundamental mantenerla en óptimas condiciones, mediante la adopción de hábitos saludables que ayuden a prevenir o bien, aliviar trastornos circulatorios y afines.

Si bien hay muchos factores que pueden producir molestias, también hay remedios de origen natural que ayudan a mejorarla. A continuación te compartimos algunas soluciones herbales que, por sus propiedades ayudan a combatir los trastornos asociados a la mala circulación.

1. Infusión de ulmaria

Ulmaria

La ulmaria es una de las hierbas que nos ayudan a mejorar la circulación sanguínea, ya que nos aporta grandes cantidades de flavonoides, sustancias que protegen la sangre y la salud arterial. Asimismo, su alto contenido de antioxidantes ayuda a evitar la formación de placas de colesterol y, además, estimula la eliminación de toxinas.

Ingredientes

  • 1 vaso de agua (250 ml).
  • 2 cucharaditas de hojas y flores de ulmaria (10 g).

Preparación

  • Coloca el agua a hervir en una olla.
  • Una vez el agua alcance su punto de ebullición, agrega las hojas y flores de ulmaria.
  • Deja cocer durante unos 5- 6 minutos.
  • Apaga el fuego y deja que el líquido repose 10 minutos.
  • Cuela y bebe como máximo, 3 tazas al día. 

2. Infusión de corteza de sauce

La corteza de sauce es uno de los remedios herbales, por excelencia, para mejorar la circulación sanguínea y reducir el riesgo cardiaco. Estas bondades se le atribuyen a su aporte de ácido acetilsalicílico, el principio activo de la aspirina.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de corteza de sauce (5 g).
  • 1 vaso de agua (250 ml).

Preparación

  • Incorpora la corteza de sauce en una taza de agua hirviendo y déjala reposar 10 minutos.
  • Cuela y bebe una vez al día.
  • Nota: Este remedio no debe ser ingerido por personas con asma o alergia a la aspirina. Tampoco es aconsejable si se padece de úlceras.

3. Infusión de romero y melisa

Romero

La infusión elaborada con romero y melisa es un tónico que facilita el tratamiento de las varices, las arañas vasculares y otros problemas inflamatorios asociadas a un mal flujo sanguíneo.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de romero (5 g).
  • 1 cucharadita de melisa (5 g).
  • 1 vaso de agua (250 ml).

Preparación

  • Agrega el romero y la melisa en una taza de agua hirviendo.
  • Tapa la bebida y déjala reposar 10 minutos.
  • Consume la infusión 2 veces al día, mínimo 3 veces a la semana para disfrutar sus beneficios.

4. Infusión de ginkgo biloba

Esta hierba es uno de los remedios más populares para mejorar la circulación sanguínea. Sus propiedades diuréticas ayudan a combatir la inflamación y retención de líquidos y, además, gracias a sus antioxidantes, es ideal para eliminar las toxinas y regular el colesterol.

Ingredientes

  • 1 vaso de agua (250 ml).
  • 1 cucharada de ginkgo biloba (10 g).

Preparación

  • Pon a hervir una taza de agua y agrégale el ginkgo biloba.
  • Deja reposar la bebida 10 minutos y cuélala.
  • Bebe a media mañana, todos los días.

Te puede interesar: 10 frutas y verduras para tratar la retención de líquidos

5. Infusión de cola de caballo

Infusión de cola de caballo

Reconocida por sus propiedades diuréticas y antiinflamatorias, la cola de caballo es una hierba saludable para combatir los trastornos de la circulación.

Sus minerales esenciales facilitan el alivio de la retención de líquidos y ayudan a restablecer la circulación, sobre todo en la zona inferior del cuerpo. Entre otras cosas, cabe mencionar que ayuda a limpiar las arterias, evitando la acumulación de colesterol y triglicéridos.

Ingredientes

  • 1 vaso de agua (250 ml).
  • 1 cucharada de cola de caballo (10 g).

Preparación

  • Vierte el agua en una olla y ponla a hervir.
  • Cuando alcance su punto de ebullición, agrégale la cola de caballo y reduce el fuego al mínimo.
  • Deja que se cocine durante 2 minutos y retírala.
  • Deja que repose, hasta que adquiera una temperatura apta para su consumo.
  • Cuélala y bebe, máximo 2 tazas al día. En caso de padecer algún problema circulatorio, repite el tratamiento durante 2 semanas seguidas, o bien, consúmela 3 veces a la semana.

Para mejorar la circulación sanguínea, ten en cuenta:

A pesar de que estas bebidas ayudan a aliviar las molestias derivadas de la mala circulación, no se deben tomar como única medida para tratar ningún mal. En este sentido, hay que recordar que solo son ayudas complementarias a un estilo de vida saludable, fundamentado en hábitos coherentes y sanos.

En caso de que estés tomando algún medicamento, consulta con tu médico acerca del consumo de estas bebidas, para evitar efectos indeseados. Y, en caso de que tu médico apruebe su consumo, mantente dentro de las cantidades recomendadas y evita los excesos.

Si estás teniendo dolencias en las extremidades, o bien, notas varices en tus piernas, elige alguno de estos remedios naturales para mejorar la circulación sanguínea.