Cómo mejorar la dieta para tratar la tensión baja

Una buena dieta para tratar la tensión baja puede ayudar a disminuir los mareos y malestares que se producen debido a esta condición. Te compartimos las mejores recomendaciones.

Hay algunas pautas sencillas para mejorar la dieta para tratar la tensión baja. Si bien esta condición no se considera grave, es primordial adoptar algunos cuidados para que sus síntomas no interfieran en las tareas cotidianas.

Una persona tiene tensión baja o hipotensión cuando, al medir sus niveles, estos son iguales o inferiores a 60 mm Hg y 100 mm Hg. Debido a esto, se pueden desencadenar problemas como mareos recurrentes, dolores de cabeza o desvanecimientos repentinos.

El principal problema es que esos “bajones” interfieren en el suministro de oxígeno y nutrientes hacia las células, lo cual disminuye su capacidad para aportar energía. Además, baja el riego sanguíneo hacia los órganos vitales y, por ende, se da un debilitamiento.

¿Por qué es importante prestarle atención a la dieta para tratar la tensión baja? Aunque muchos lo pasan por alto, la nutrición es una de las claves para solucionarlo. A continuación queremos compartir algunas recomendaciones y un sencillo menú de ejemplo.

Consejos para mejorar la dieta para tratar la tensión baja

Hay muchos desencadenantes de las crisis de tensión baja. Los más habituales suelen ser las emociones fuertes, los descontroles hormonales y algunas deficiencias nutricionales. Dado que la alimentación aporta energía y nutrientes esenciales, algunos consejos en la dieta pueden ayudar a paliar sus síntomas.

Consumir sal moderadamente

El consumo excesivo de sal puede conducir a trastornos como la hipertensión arterial. No obstante, cuando se toma en cantidades pequeñas o de forma moderada, puede contribuir al tratamiento de los episodios de tensión baja.

Comer sal para la tensión baja.

Este ingrediente tiene un efecto positivo sobre todo cuando se ingiere en la mañana. Por lo tanto, para prevenir esta condición, se puede comer, por ejemplo, una rodaja de pan con mantequilla con sal o galletas saladas.

Leer también: ¿Cuál es el efecto de la música en nuestro estado de ánimo?

Incrementar el consumo de agua

El consumo adecuado de agua es una medida sencilla para regular la presión a niveles estables. Debido a esto es primordial tomar entre 2 o 3 litros de líquido (no azucarado) al día como complemento para hacerle frente a la hipotensión.

Evitar las bebidas alcohólicas

El consumo excesivo de bebidas alcohólicas tiene un impacto negativo en la salud circulatoria. Aunque a veces parece “inofensivo”, sus toxinas deterioran las arterias y afecta la capacidad del cuerpo para regular la tensión.

Hacer comidas pequeñas

Uno de los aspectos más importantes en la dieta para tratar la tensión baja es la cantidad de porciones que se toman durante el día. Si bien algunos acostumbran a comer tres platos abundantes, lo mejor es hacer entre cinco y seis comidas pequeñas.

A través de este método se mantiene un flujo constante de energía, lo cual es clave para evitar “bajas” en el suministro de oxígeno hacia las células y síntomas como desmayos, letargo o dificultades en la concentración.

Consumir cafeína

Las dosis pequeñas de cafeína pueden ayudar, de momento, a paliar los efectos de la tensión baja. Este estimulante aumenta la frecuencia cardíaca y reactiva la circulación sanguínea para ayudar a restablecer la presión a niveles normales.

Café para la tensión baja.

Pero ojo. No se trata de consumir en exceso las fuentes de esta sustancia. Aunque opciones como el té, café y chocolate tienen efectos positivos, su ingesta en cantidades desmedidas puede ser contraproducente sobre la salud cardiovascular.

Comer alimentos para regular la presión

La adopción de una dieta balanceada y controlada en calorías es la forma más efectiva de garantizar una buena salud arterial y cardiovascular. Sin embargo, cuando de controlar la hipotensión se trata, hay algunos alimentos específicos que resultan beneficiosos.

  • Chocolate amargo
  • Quesos
  • Frutos secos y semillas
  • Agua de coco
  • Frutas cítricas
  • Huevos
  • Carnes magras y pescados
  • Polen de abeja
  • Infusión de regaliz
  • Alimentos probióticos (kéfir, yogur, microalgas, etc.)
  • Alga espirulina

Modelo de dieta para tratar la tensión baja

Los menús para una dieta para tratar la tensión baja proponen la combinación de ingredientes saludables que regulan la presión. A continuación queremos compartir un sencillo ejemplo de cómo se pueden diseñar, aunque cada uno lo puede hacer a su manera sin salirse del concepto de dieta saludable.

Plato de espaguetis.

Te interesa leer: Los 8 alimentos que debes consumir para controlar la hipotensión

Desayunos

  • Infusión de regaliz, galletas integrales con rodajas de tomate y porción de fruta.
  • Zumo de naranja, galletas integrales con mantequilla de maní y loncha de pavo.
  • Taza de leche descremada y tostada integral con paté de aceitunas.

Media mañana

  • Yogur desnatado con tres nueces y una cucharada de miel.
  • Compota de pera con semillas de sésamo tostadas.
  • Leche de almendras y una tostada integral.

Almuerzos

  • Ensalada de lentejas con cebolleta, pimientos, tomate y aceitunas negras, pavo con champiñones y una pera.
  • Espaguetis con tomate y orégano, porción de pechuga asada y macedonia de frutas.
  • Ensalada verde con aceitunas, porción de salmón al limón y cóctel de fresas con requesón.

Merienda

  • Infusión de regaliz y tostada integral.
  • Compota de manzana con semillas tostadas.
  • Licuado de banana, yogur y frutos secos.

Cenas

  • Tortilla de espinacas, ensalada verde y kiwi.
  • Crema de coliflor y queso ligero, filete de pechuga de pollo y verduras en julianas.
  • Verduras a la plancha, porción de atún y naranja.

¿Has tenido crisis de hipotensión en los últimos días? Entonces no dejes de seguir esta dieta para tratar la tensión baja. ¡Disfruta sus beneficios!