Mejorar la gastritis crónica con remedios caseros

Si padecemos gastritis no deberemos pasar largos períodos sin comer. Debemos mantener unos horarios de comida fijos y comer frutas o jugos entre las tomas principales

La gastritis es la inflamación del estómago y, por consiguiente, puede causar síntomas como la pérdida del apetito, acidez frecuente, dolor de estomago y vómitos.Puede ser causada por infinidad de motivos, entre los que podemos destacar:

  • el estrés,
  • consumir medicamentos como la aspirina,
  • beber demasiado café,
  • ingerir bebidas alcohólicas,
  • tomar comidas con mucho picante.

Si estás presentando alguno de estos síntomas, deberías probar los siguientes remedios caseros para mejorar esta condición.

En caso de tener gastritis, ¿qué alimentos podemos comer?

Cuando se sufre de esta enfermedad se debe tener cuidado con los alimentos que se consumen. Debes saber que algunos pueden perjudicar y agravar esta enfermedad.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que se debe permanecer muy bien alimentado. De esta manera, podremos obtener los nutrientes necesarios para tener una buena calidad de vida. Pero eso no es todo, trataremos además de evitar el vómito y la acidez.

Comer frutas frescas es muy importante, destacando como más saludables y recomendadas la papaya y la piña. Otros alimentos que también pueden ayudarte son: el jengibre, el agua de coco y el té de regaliz.
Es importante tomar por lo menos ocho vasos de agua diarios. Siguiendo esta prácticapermanecerás bien hidratado.

Para comenzar el día con un desayuno muy nutritivo y saludable, podemos comer unas hojuelas de avena con miel. También es beneficioso  un yogur con plátano en rodajas, o puedes comer unas rodajas de piña espolvoreadas con semillas de papaya secas. Estos alimentos son muy beneficiosos para aliviar los síntomas de la gastritis crónica así como las úlceras de estómago.

Se pueden tomar tres vasos de jugo de perejil con sal y pimienta negra al día. Con este preparado es muy probable curar las molestias de estómago y, de esta manera, sentir más deseos de comer.

Remedios caseros que pueden mejorar los síntomas de la gastritis

Comer-miel-gastritis

Los remedios naturales que mejoran la gastritis crónica alivian los síntomas y permiten tener una vida más saludable. Estos remedios caseros son muy fáciles de preparar, puesto que son productos que se consiguen con mucha facilidad:

  • Como primera medida debes acostumbrarte a tomar en ayunas y todos los días un vaso de agua tibia con dos cucharadas de miel de abejas.
  • Otro remedio que puedes tomar por las mañanas es una cucharada de aceite de oliva caliente en un vaso de leche, puede que no sea un sabor muy agradable pero sí es bastante efectivo para aliviar estos molestos síntomas.
  • Un remedio casero muy simple y efectivo es tomar dos cucharadas de gel de aloe vera tres veces al día. También puedes probar con una cucharada de polvo de carbón en medio vaso de leche, o dos cucharadas de aceite de palma. Estos suplementos se deben tomar en ayunas para que su efecto sea mucho más rápido y efectivo.

Otro modo de controlar la gastritis es comer media cucharadita de semillas de cardamomo verde, hinojo y canela rehogadas en una sartén durante treinta segundos.

¿Qué alimentos se deben evitar?

Gastritis-cronica

Sin lugar a dudas, los alimentos que se deben evitar si los síntomas de la gastritis son muy fuertes y frecuentes son:

  • Los jugos ácidos.
  • Los alimentos demasiado condimentados.
  • Alimentos con mucho picante.
  • Las bebidas gaseosas.
  • Los licores o bebidas alcohólicas.
  • El café.
  • Los lácteos enteros.
  • Los alimentos demasiado fríos o calientes.
  • El chocolate.

Cuando se tiene esta enfermedad no se debe aguantar hambre durante un tiempo muy prolongado. Es preferible comer los alimentos a horas fijas y comer frutas o jugos de frutas dulces entre comidas. No dejar el estómago vacío mucho tiempo y, lo mas importante, jamás te acuestes demasiado lleno o con sensación de hambre.

Recuerda que cualquier enfermedad que afecte a nuestro organismo necesita un cuidado especial y un tratamiento diferente. A todas las personas no nos sirven los mismos tratamientos, pero sí podemos probar las diferentes opciones, siempre acatando las recomendaciones de los especialistas.

En conclusión, algo que deberíamos hacer todos nosotros, sin importar qué enfermedad tengamos, es llevar una dieta sana, rica en frutas y verduras, tomar suficiente agua, y hacer ejercicio. De hecho, es algo que incluso las personas que gozan de buena salud deberían hacer para mantenerla.