Mejorar la memoria con simples ejercicios

Nuria · 17 diciembre, 2012
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña el 19 febrero, 2019
Además de practicar determinadas actividades para fomentar su capacidad, es muy importante que cuidemos nuestra alimentación y evitemos hábitos perjudiciales que puedan afectar a su desarrollo, como el alcohol.

¿A quién no le gustaría mejorar la memoria? La memoria es una de las cualidades que, sin darnos cuenta, más utilizamos en nuestro día a día. Hay muchos libros y técnicas que nos ayudarán a mantenerla o incluso a aumentarla, de manera que podamos recordar muchas más cosas y con mucha más facilidad.

De todas formas, hay ejercicios simples y sencillos que podemos poner en práctica desde hoy mismo para mejorar la memoria. Podemos hacerlos mientras vamos a trabajar o estamos en casa. Esto es gracias a que no nos requerirán mucho tiempo hacerlos y nos permitirán mejorar la memoria progresivamente.

¿Cómo mejorar la memoria?

Para mejorar nuestra memoria, realizar diferentes ejercicios para entrenarla es lo mejor que podremos hacer. Estos nos permitirán ver a diario cuánto vamos mejorando. Además, hay algunos ejercicios que son muy sencillos de hacer, pero que nos ofrecerán unos grandes resultados.

Mejorar la memoria con juegos como sudoku

Para empezar, podemos usar nuestro reloj en el brazo contrario al que siempre lo llevamos. Veremos que en pocos días nos acostumbraremos a mirar la hora en el brazo en el que llevamos el reloj, en vez del brazo al que estábamos acostumbrados.

Lee: 7 hábitos que apoyan la regeneración de las células cerebrales

Vestirse con los ojos cerrados o bien caminar hacia delante o hacia atrás en tu casa son otros de los ejercicios que puedes hacer para mejorar. Asimismo, prueba a realizar algunas tareas con la mano que no es dominante. Por ejemplo, coger un bolígrafo con la mano izquierda si eres diestro.

Algunos ejercicios más complicados

Por otro lado, cuando queramos ir un poco más adelante, progresar más con los ejercicios y buscar algo más complicado, podremos elegir una frase de un libro cualquiera que nos guste e intentar formar otra frase usando las mismas palabras.

El cálculo mental es otro de los ejercicios que nos ayuda a tener una buena memoria, por lo que cuando entremos en algún lugar en el que hayan más personas, podemos intentar contar rápidamente cuántas personas hay en cada uno de los lados.

También podemos mejorar la memoria mediante juegos de palabras si nos gustan. Podemos coger una palabra y ver con qué letra empieza y, acto seguido, debemos buscar otras cinco o diez palabras que empiecen con la misma letra lo más rápido posible.

Escribir puede ayudar a mejorar la memoria

Los juegos con los números, o bien los pasatiempos son otros de los ejercicios que podemos hacer a diario para mejorar nuestra memoria y, además, pasaremos un rato divertido y conseguiremos olvidarnos de las preocupaciones de nuestro día a día.

Otros factores que afectan a la memoria

Además de los juegos de memoria, hay ciertos hábitos que nos ayudarán a mejorar la memoria. Hay determinados alimentos, como las nueces, que son una gran fuente de sodio, mineral indispensable para la salud de nuestro cerebro. Por ello, llevar una dieta equilibrada nos permitirá disfrutar durante mucho más tiempo de una buena memoria.

Hay ciertos hábitos, sin embargo, que no ayudarán para nada, como puede ser el abuso del tabaco, de las bebidas alcohólicas así como otras sustancias. Por ello, debemos entender que la memoria forma parte de nuestra salud y, por ello, debemos hacer por ella lo mismo que hacemos para mantener sano nuestro organismo.

Recuerda: la memoria no es una habilidad, sino una parte de su salud que debe cuidar como cualquier otra si queremos tenerla siempre en buen estado. La dieta equilibrada, el ejercicio y los buenos hábitos son indispensables si queremos tener siempre la misma memoria que tenemos ahora.

Descubre: Alimentos para mejorar la memoria y la concentración

Esperamos que todos los ejercicios propuestos te permitan mejorar la memoria de forma progresiva. Eso sí, los resultados solo podrás verlos si eres constante. Además, es una buena manera de prevenir futuras pérdidas de memoria en el futuro. Recordemos que, con la edad, esto es algo inevitable.

Te animamos a que empieces poco a poco. Puedes comenzar escribiendo con la mano contraria a la que sueles escribir cinco minutos al día o realizar juegos de palabras diez minutos al día. Una vez ya hayas adquirido el hábito, puedes incrementar este tiempo. Antes de lo esperado te darás cuenta de cómo esos olvidos que sueles tener son cada vez menos frecuentes.

  • De Lira-García, C., Bacardí-Gascón, M., & Jiménez-Cruz, A. (2012). Efecto del consumo de nueces, semillas y aceites sobre marcadores bioquímicos y el peso corporal: revisión sistemática. Nutrición Hospitalaria27(4), 964-970.
  • Prospéro-García, O., Méndez Díaz, M., Capuleño, I. A., Morales, M. P., Juárez, J. L., & Ruiz Contreras, A. E. (2013). Inteligencia para la alimentación, alimentación para la inteligencia. Salud mental36(2), 101-107.
  • Téllez López, A. (2003). La memoria humana: revisión de los hallazgos recientes y propuesta de un modelo neuropsicológico(Doctoral dissertation, Universidad Autónoma de Nuevo León).