Cómo mejorar la piel durante la menopausia

Para mantener saludable la piel durante la menopausia debemos evitar todo tipo de hábitos nocivos e hidratarnos correctamente, tanto por dentro como por fuera, para nutrir las células
  • La menopausia es una etapa de muchos cambios donde la mujer debe cuidarse en varios aspectos, no solo internos, sino también externos.

En cuanto a la piel es una de las áreas que más sufre y se debilita en el climaterio.

Por ello en este artículo te contamos cómo mejorarla e hidratarla.

¿Qué sucede con la piel durante la menopausia?

Qué sucede con la piel durante la menopausia

La piel de la mujer es un 25% más fina que la del hombre a cualquier edad, pero en la etapa del climaterio esto se acentúa.

Con el paso del tiempo la dermis va envejeciendo y alterando sus principales funciones (regular la temperatura corporal, defender de los rayos solares y los gérmenes o almacenar agua y nutrientes, etc.).

Si bien depende de la herencia genética y del estilo de vida en general, a partir de los 50 años se ven los primeros signos de envejecimiento en la piel:

  • Resequedad
  • Flacidez
  • Asperezas
  • Arrugas

También podemos vislumbrar fineza, cambios en la pigmentación, formaciones benignas y dilataciones vasculares.

  • La hidratación de la dermis es menor y, por ende, disminuye la capacidad de reparar los tejidos o cicatrizar heridas.
  • Como también cuenta con menos colágeno, la piel es menos elástica.
  • Debido a que el organismo produce menos estrógenos la cantidad de células encargadas del tono cutáneo disminuye, provocando manchas y lentigos.
  • En el caso de la piel de las manos y plantas de los pies, se hace más gruesa y con más grietas.

                           Ver también: 7 alimentos que debes comer para proteger tu piel del sol

Cuidados para la piel durante la menopausia

Los cambios a nivel hormonal se pueden regular a través de un tratamiento médico.

Sin embargo, hay hábitos que la mujer debe modificar o mejorar si quiere lucir una piel más radiante y fresca durante la etapa del climaterio.

Presta atención a los siguientes consejos:

Proteger del sol

Si bien los rayos UV pueden ser malignos a cualquier edad, en la menopausia la piel no tiene la capacidad de hacerles frente. No se debe olvidar la utilización de un factor de protección elevado, sobre todo en las horas del mediodía y en verano.

Igualmente se recomienda exponerse 15 minutos al día para poder sintetizar de forma adecuada la vitamina D (que mejora la salud ósea al permitir la absorción de calcio, por ejemplo).

Si tienes la tez demasiado blanca es mejor que uses un bloqueador solar (incluso cuando está nublado o hace frío).

Hidratar

Hidratar

Es fundamental consumir de 2 a 3 litros de agua a diario para que la hidratación comience por dentro.

Si no te gusta mucho o te aburre el agua, puedes reemplazar con zumos naturales, batidos de fruta o infusiones de hierbas. No están incluidos el café, los refrescos ni el alcohol, porque producen el efecto contrario.

Asimismo, se aconseja utilizar cremas humectantes especiales para el rostro y el cuerpo. En las tiendas hay muchos productos acordes a esta etapa de la vida de las mujeres. Aplica por las mañanas y por las noches.

Limpiar

La correcta higiene de la piel es fundamental para que luzca más sana y joven.

  • Deberás lavar la cara con jabones neutros que mantengan el pH de la piel siempre alcalino y no alteren la barrera hidrolipídica.
  • Al terminar usa emulsiones para dejar una película protectora. Seca sin fricción para evitar irritaciones.

Nutrir

Además de usar cremas nutritivas sobre la piel te recomendamos que lleves una dieta equilibrada y repleta de vitaminas, minerales y antioxidantes.

  • Las frutas y las verduras serán tus principales aliadas, ya que no solo son naturales, sino que también están repletas de agua y nutrientes.
  • Deja de lado las grasas, las harinas y los azúcares. Di no a la comida manufacturada o rápida y elige opciones más caseras, saludables y con ingredientes de estación.

De esta manera le aportarás al cuerpo todo lo necesario para protegerse de los radicales libres que perjudican la salud dérmica.

Exfoliar

No-exfoliar-la-piel

Se aconseja una vez a la semana realizar una exfoliación profunda con el fin de eliminar impurezas y al mismo tiempo estimular la renovación celular.

Puedes usar mascarillas caseras que lleven, por ejemplo, azúcar o miel. De esta manera ralentizarás los efectos del tiempo en el rostro o cuello.

Ejercitar

La actividad física es muy importante para mantener la piel radiante en cualquier momento de la vida, pero sobre todo en la menopausia.

  • La práctica de ejercicio es fundamental para eliminar toxinas a través de los poros y para aumentar la elasticidad dérmica.
  • Como si no fuese suficiente, el deporte previene la osteoporosis, mejora la salud cardíaca, reduce el estrés y aporta vitalidad.

Por lo tanto es fundamental realizar alguna actividad aunque sea tranquila y relajada. Si nunca has hecho ejercicio comienza con yoga, pilates o natación.

                                    Te recomendamos leer: Los beneficios emocionales del yoga

Reducir hábitos poco saludables

Dentro de este grupo podemos mencionar el cigarrillo, el estrés o el alcohol. Todos estos elementos empeoran nuestra salud y ello repercute en el estado de la piel.

  • Por ejemplo, al fumar no solo se añaden toxinas nocivas al organismo, sino que también se le quita la posibilidad a la dermis de regenerarse o mantenerse hidratada.
  • El estrés viene de la mano con otros problemas como el insomnio el cual causa ojeras y manchas en la piel.
  • En el caso del alcohol tiene efectos negativos similares a los del cigarrillo, ya que aporta muchas toxinas que no se pueden eliminar fácilmente.