Cómo mejorar tu productividad diaria con 7 hábitos saludables

Aunque no lo relacionemos, mantenernos hidratados y beber suficiente agua puede ser determinantes a la hora de mejorar nuestra productividad, ya que nos ayuda a reducir la fatiga

Independientemente de las actividades profesionales o tareas cotidianas, la mayoría de personas buscan mejorar su productividad con el fin de aprovechar al máximo el tiempo.

Tener un enfoque claro, sentir más destrezas al hacer las actividades y mantener la concentración son cualidades que permiten estructurar bien la jornada para cumplir con cada una de las obligaciones sin gastar energías extras.

El problema es que hay factores que tienden a reducir el rendimiento. Por ejemplo:

  •  El exceso de trabajo
  • Las distracciones con los aparatos tecnológicos
  • El estrés

Estos causan desmotivación, cansancio y otras molestias que impiden tener un buen desempeño.

Lo que algunos ignoran es que muchos de los hábitos diarios tienen mucho que ver con las energías físicas y el estado anímico con que se asume cada actividad.

Por esta razón, en el siguiente espacio queremos compartir una sencilla recopilación de consejos que, aplicados cada día, servirán para optimizar el rendimiento.

¡No te los pierdas!

1. Levántate temprano

levantarse de buen humor

Para muchos puede parecer difícil levantarse un poco antes de lo habitual, ya que no están acostumbrados y sienten que el tiempo no es suficiente para descansar.

Sin embargo, empezar la jornada unos 15 o 20 minutos antes de lo normal puede ser bastante útil para tener una mejor productividad durante cada tarea.

Este tiempo puede aprovecharse para hacer ejercicio, ingerir bebidas y alimentos energizantes, o bien, para iniciar los trabajos con anticipación.

Esto contribuye a lograr un nivel de concentración mayor y, a su vez, disminuye el estrés que se origina por la falta de tiempo.

 Ver también:5 ejercicios sencillos para tener un cuerpo sano

2. Planifica tu jornada

Uno de los mejores trucos para sacarle todo el provecho a la jornada laboral es crear un listado de actividades que, de alguna manera, distribuya el tiempo para cada una.

La planificación permite calcular qué tanto tiempo se requiere para cada tarea del día y, de paso, permite identificar qué hábitos están robándonos tiempo de forma innecesaria.

Una agenda de actividades ayuda a crear un balance general de cada día y puede convertirse en una buena herramienta para optimizar el tiempo.

3. Prepara un desayuno saludable

desayunos

El consumo diario de un desayuno completo y balanceado es fundamental para conseguir un buen desempeño físico y mental durante todo el día.

Los nutrientes que se obtienen con esta primera comida del día ayudan a incrementar el gasto energético, estimulando el metabolismo y las funciones cognitivas.

Siempre y cuando sean de alta calidad, los alimentos ingeridos mejoran la fuerza física, controlan la ansiedad y aumentan la capacidad de concentración.

Asegúrate que esta primera comida contenga:

  • Fibra dietética
  • Vitaminas y minerales
  • Proteínas de alta calidad
  • Hidratos de carbono
  • Antioxidantes
  • Agua

4. Realiza ejercicio regular

La práctica diaria de ejercicio físico, 20 o 30 minutos, controla el estrés, aumenta el rendimiento mental y mejora la resistencia física para garantizar una buena productividad.

Este hábito saludable le brinda beneficios a la salud cardiovascular y, de hecho, se relaciona con una mejor calidad de vida en general.

Practicarlo en horas de la mañana resulta bastante beneficioso, ya que activa el cuerpo y la mente, y estimula sus habilidades por el resto del día.

5. Dedica unos minutos a la lectura

Leer un libro

El hábito de leer no solo es una forma de crecer como persona sino que, aunque muchos lo ignoran, es un gran entrenamiento para fortalecer la salud cerebral.

Al leer se promueve la actividad de las neuronas, aumenta la concentración y se mejora la capacidad para tomar buenas decisiones.

6. Incrementa el consumo de agua

Muchos ignoran que sus bajas en el desempeño laboral tienen que ver con la deshidratación que sufre el cuerpo al no ingerir la cantidad suficiente de agua.

  • Este preciado líquido equilibra la actividad de las células del cuerpo y mantiene saludables los tejidos para un buen funcionamiento físico.
  • A su vez, hidrata las células cerebrales, mejora la circulación y ayuda a lograr una buena distribución de los nutrientes de los alimentos.
  • Por si fuera poco, es clave para el proceso de oxigenación, lo cual ayuda a reducir la fatiga y la constante sensación de sueño.

Te recomendamos leer: Beber agua antes de comer puede ayudarte a perder peso

7. Duerme bien

Dormir

Algo tan necesario y placentero como dormir bien puede contribuir de múltiples formas a tener un mejor desempeño durante cada tarea de la jornada.

En primer lugar, el cuerpo renueva sus energías y se prepara para trabajar con más vitalidad a la mañana siguiente.

También es necesario para cumplir algunas funciones que no son posibles en otros momentos del día y que son claves para tener una buena concentración y salud mental.

Reducir el horario de sueño es una de las causas principales de fatiga, debilidad y trastornos de salud cognitiva.

¿Lista para poner en práctica estos hábitos? Procura convertirlos en parte de tu rutina y descubre cuán buenos son para aumentar tu productividad en cada labor diaria.

 

 

 

 

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar