Cómo mejorar la salud emocional

28 marzo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la filósofa y sexóloga Isbelia Esther Farías López
Tener una buena salud emocional nos ayuda a enfrentar los muchos desafíos que se interponen en nuestro camino. ¿Qué podemos hacer para gestionar mejor nuestras emociones? En este espacio te lo contamos.

Tener una buena salud emocional nos ayudará a gestionar mejor nuestras reacciones en contextos de estrés. A menudo, las personas se enfocan en la salud física, dejando de lado la importancia de mantener un equilibrio emocional para responder mejor ante las situaciones que suponen un desafío.

La salud emocional, para algunos autores, es «el manejo responsable de los sentimientos, pensamientos y comportamientos”. Dicha definición implica poder reconocer todo aquello que sentimos y pensamos, darle un nombre, aceptarlo e integrarlo a nuestra vida.

Quienes tienen buena salud mental poseen la capacidad de controlar sus sentimientos de forma asertiva; también, tienen una buena autoestima, así como relaciones personales. Por el contrario, los desajustes emocionales pueden conducir a trastornos de salud como el trastorno de ansiedad o la depresión mayor, tal como indican algunos estudios.

Esto ocurre porque las reacciones de tristeza, ansiedad, ira o depresión, alcanzan niveles altos de intensidad que se mantienen en el tiempo y producen cambios en la conducta. Esto lleva a las personas a olvidar los hábitos saludables, lo que eleva el riesgo de desarrollar conductas adictivas o que ponen en riesgo la salud general. ¿Cómo incrementar la salud emocional?

Cómo mejorar la salud emocional

Según una publicación del Instituto Superior de Estudios Psicológicos (ISEP), tener una buena salud emocional se ve reflejado en un aumento del bienestar general. Es importante entender que todas las emociones son deseables, ya que cumplen ciertos objetivos en nuestra vida.

Por lo tanto, aunque ciertas emociones son catalogadas de negativas e indeseables, es importante aprender a gestionarlas de manera adecuada, sin intentar reprimirlas. Esto se traduce en una mejor salud emocional y menos tendencia al estrés, la ansiedad, la depresión, entre otros trastornos.

¿Qué podemos hacer para mejorar la salud emocional? En realidad hay pequeños ajustes que ayudan a entrenar nuestra mente para dar un manejo más adecuado a la parte emocional. En el siguiente espacio detallamos algunas recomendaciones generales.

Te puede interesar: 5 ejercicios para controlar las emociones

Reconocer las emociones

Reconocer las emociones
Cuando nos damos tiempo de reconocer nuestras emociones, aceptamos que son parte de nosotros.

Aprender a reconocer nuestras emociones y distinguir qué nos hace sentir frustración, enojo o tristeza. Como comentamos, no vamos a tratar de reprimirlas, sino que buscaremos aceptar que son parte de nosotros y que por algún motivo las estamos experimentando.

Expresar los sentimientos

La expresión de los sentimientos es sinónimo de buena salud emocional. Si sentimos malestar y esto nos causa tensión, podríamos tener dificultades –bien sea en el trabajo o en el hogar- si no expresamos lo que sentimos de forma apropiada.

Pensar primero y después actuar

Esto es necesario, ya que la intensidad de las emociones puede llevarnos a actuar de forma indebida, teniendo que lamentar las consecuencias en el futuro. Para evitar esto, lo más conviene es pensar en los resultados que podrían sobrevenir tras nuestra forma de actuar.

Aplicar técnicas de relajación

Como detalla una publicación en la revista médica Complementary Therapies in Medicine, las técnicas de meditación son recursos con efectos positivos a la hora de gestionar el estrés. Por eso, resulta conveniente adoptar opciones como el mindfulness, meditación, yoga u otros.

Conoce: los beneficios del earthing

Tomar un tiempo

Tomar un tiempo
Dejar a un lado las prisas y disfrutar las cosas simples nos ayudará a promover el bienestar emocional.

Vivir con prisa es una de las razones por las que estamos sumergidos en estados de estrés y ansiedad. Por eso, es bueno tomar un tiempo, vivir con calma y disfrutar aquellas cosas que son simples, pero que nos llenan de plenitud y nos ayudan a sentirnos felices.

Descansar lo suficiente

Una mala calidad de sueño, sumada al estilo de vida agitado, afecta de manera considerable el estado de ánimo. Debido a esto, es primordial dormir bien, mínimo 7 horas diarias sin interrupciones, y hacer pausas activas durante la jornada.

Establecer conexiones positivas con los demás

Hay que tratar de alejarnos de las relaciones conflictivas. Si nos rodeamos de personas que sumen, nuestra salud emocional mejora de manera notoria. Además, nosotros mismos debemos enfocarnos en las cosas positivas, evitando quedarnos en la queja.

Las relaciones positivas también surgen cuando hacemos cosas que ayudan a otros. No siempre podemos pensar de forma individual porque muchas veces estar bien con uno mismo significa actuar en favor del otro.

Aprender nuevas cosas

Sin perder la curiosidad por todo lo bueno que el mundo tiene para nosotros, podemos aprender nuevos idiomas, comenzar un nuevo libro, apuntarnos en un curso, entre otras.

Cada ser humano es diferente, así como sus necesidades. Sin embargo, para poder estar bien todos, es necesario trabajar en la salud emocional de cada uno de nosotros.

  • Bisquerra Alzina, R., & Pérez Escoda, N. (2007). Las competencias emocionales. Educación XX1.
  • Bisquerra Alzina, R. (2003). Educación emocional y competencias básicas para la vida. Revista de Investigación Educativa, RIE.
  • Cano-Vindel, A., & Miguel-Tobal, J. (2001). Emociones y salud. Ansiedad Estrés.
  • Velázquez, S. (2013). Salud Física y emocional. Programa Institucional Actividades De Educacion Para Una Vida Saludable.
  • Gardiner P, Sadikova E, Filippelli AC, et al. Stress Management and Relaxation Techniques use among underserved inpatients in an inner city hospital. Complement Ther Med. 2015;23(3):405–412. doi:10.1016/j.ctim.2015.03.006