Cómo mejorar los problemas de tiroides cuidando el intestino

Este artículo ha sido verificado y aprobado por José Gerardo Rosciano Paganelli el 9 enero, 2019
Elena Martínez Blasco · 21 junio, 2017 · Última actualización: 9 enero, 2019 9 enero, 2019
Dado que la flora bacteriana intestinal actúa como una barrera contra los patógenos, es fundamental mantenerla sana para evitar infecciones. Además, de esa manera, también estaremos favoreciendo los procesos enzimáticos de las hormonas tiroideas.

Es poco conocido que existe una estrecha relación entre la glándula tiroides y el intestino. Desde esta perspectiva, los problemas de tiroides podrían mejorar si mantenemos una buena función intestinal. Descubre, en este artículo, qué factores perjudican al intestino y, por tanto, a la tiroides de manera indirecta. Te propondremos, además, algunos consejos y remedios naturales para cuidar de ambos.

Sobre la relación tiroides-intestino

Muchos se sorprenden al conocer que tres cuartas partes del tejido inmunitario se encuentran en el intestino. Una flora bacteriana sana actúa como una excelente barrera ante virus, bacterias, hongos y parásitos.

Por el contrario, una flora intestinal alterada hace del intestino una puerta de acceso que facilita el paso de patógenos al torrente sanguíneo. Además, interfiere en algunos procesos enzimáticos relacionados con las hormonas tiroideas.

Para ampliar información, te recomendamos leer también: ¿Quieres mejorar tu salud? Empieza por tus intestinos.

Factores que dañan a los intestinos

Intestino permeable

Hay muchos factores que influyen de manera negativa sobre el delicado equilibrio del intestino. Entre ellos, se encuentran:

  • Mala alimentación, rica en azúcares, lácteos y alimentos refinados
  • Estreñimiento
  • Antibióticos
  • Intolerancia a algunos nutrientes, como el gluten o la lactosa
  • Intoxicación por metales pesados (por ejemplo, amalgamas dentales de mercurio)
  • Parásitos
  • Estados de nerviosismo, ansiedad y estrés
  • Emociones negativas como la rabia y el miedo

Cómo mejorar la función intestinal

En cuanto te demos cuenta de que algo no marcha bien en el funcionamiento de tus intestinos, deberás:

  • Tomar remedios naturales que ayuden a corregir el problema.
  • Aumentar el consumo de alimentos ricos en fibra para combatir el estreñimiento.
  • Beber un litro y medio de agua durante el día, fuera del horario de comidas.
  • Si padeces habitualmente de diarreas, podrías recurrir al té verde y a suplementos con carbón vegetal.

A continuación, te ofrecemos cuatro consejos que puedes seguir para hacer que el funcionamiento de tus intestinos mejore:

1. Una alimentación integral

Incrementar los alimentos ricos en fibra

Incluso, en el supuesto de que tengas completamente sanos tus intestinos, no deberían faltar en tu dieta los alimentos ricos en fibra. Entre esos alimentos, se encuentran las frutas, las verduras, las legumbres, los frutos secos y cereales integrales.

Actualmente, la mayoría de los productos elaborados con harina son refinados; es decir, no contienen fibra. Hablamos del pan, de la bollería, las galletas, las pastas y la pizza, etc. Pero, si lo intentas, podrías encontrar muchos productos deliciosos y más nutritivos elaborados con harinas integrales de centeno, espelta, etcétera. También podrías incorporar a tu dieta cereales como la avena, el mijo o la quinoa.

2. Cuidado con el gluten

Qué deben saber los intolerantes al gluten

Muchas personas con trastornos de tiroides podrían sufrir, en mayor o menor grado, de intolerancia al gluten. Esta es una proteína presente en el trigo, la cebada y el centeno. (También podría encontrarse en la avena si se hubiera procesado en el mismo lugar que el trigo, la cebada o el centeno.) De ahí que recomendemos eliminar el gluten de la dieta. Hacerlo te hará sentir una gran mejoría en pocas semanas.

Tal vez te interese leer este artículo: Delicioso pan de avena, plátano y nueces sin gluten y sin lactosa

3. Los probióticos

Los suplementos a base de probióticos son una de las mejores opciones para mantener una flora intestinal sana. Notaremos los beneficios en nuestra salud desde el primer día en que los consumamos, ya que la del intestino es determinante para nuestra calidad de vida.

Recomendamos elegir probióticos de máxima calidad, que incluyan una gran cantidad y variedad de cepas bacterianas. Para ello, puedes guiarte por la etiqueta del producto. La cantidad ideal sería de 30 millones a 50 millones de CPU (o sea, organismos vivos con la capacidad de formar colonias).

Los suplementos para la flora intestinal se deben tomar siempre con el estómago vacío; en ayunas fundamentalmente. Las horas en que resultan más efectivos son entre las 5 de la mañana y las 7 horas.

4. Los enemas

Un buen método para limpiar el intestino de manera puntual, sobre todo si sufrimos estreñimiento, son los enemas. Consisten en introducir agua o algún preparado medicinal por vía rectal. Podemos prepararlos con infusiones medicinales como la manzanilla o el tomillo o bien, con café para mejorar la función hepática. En este caso, será siempre café ecológico no torrefacto.

Se debe tener mucho cuidado de no hacerlos muy frecuentemente para no alterar la flora intestinal. Lo mejor es escoger un momento en que no tengamos prisa, preferiblemente antes de acostarnos, ya que a veces provocan cansancio. Intentaremos mantener el líquido en el interior de los intentinos todo el tiempo que podamos.

  • Doron, S., y Snydman, D. R. (2015). “Risk and safety of probiotics”, Clin Infect Dis, 60 (Suppl 2): S129-34.
  • Durchschein, F.; Petritsch, W., y Hammer, H. F. (2016). “Diet therapy for inflammatory bowel diseases: The established and the new”, World J Gastroenterol, 22 (7): 2179-94.
  • Olveira Fuster, G., y González-Molero, I. (2007). “Probiotics and prebiotics in clinical practice”, Nutr Hosp, 22 (Suppl 2): 26-34.