Mejorar tu alimentación si tienes el ácido úrico alto

Este artículo fue redactado y avalado por la nutricionista Eliana Delgado Villanueva
· 19 mayo, 2019
En el tratamiento de la hiperuricemia existen dos claros objetivos, aumentar la excreción de ácido úrico por la orina y personalizar al 100 % la alimentación de la persona para que no sea rica en purinas.

Los problemas de ácido úrico alto están directamente relacionados con una mala alimentación, ya que las purinas que lo producen se encuentran básica y principalmente en lo que comemos. Por esta razón, en este artículo te proponemos algunos alimentos que te ayudarán a mejorar esta situación.

Es cierto que en el interior de nuestro organismo también aparecen niveles de este ácido sin ayuda exterior. Sin embargo, en condiciones normales, el 80 % de los niveles de ácido úrico se pueden controlar siguiendo determinadas dietas.

¿Qué significa tener el ácido úrico elevado?

Una persona con dolor en el pie por el ácido úrico alto
Si excedemos el ácido úrico en sangre, este se depositará sobre las articulaciones en forma de cristales, causando inflamación y dolor.

La hiperuricemia consiste en tener el ácido úrico elevado en sangre. El síntoma más temido de esta enfermedad es el ataque de gota, que se produce al depositarse el ácido úrico en las articulaciones. La gota provoca un dolor extremadamente elevado que hay que intentar evitar en la medida de lo posible.

Con una buena alimentación, pautada por un nutricionista, se consigue disminuir los niveles de ácido úrico en sangre y aumentar el control de la situación para evitar que aparezcan los ataques de gota.

¿Qué se considera un nivel elevado de ácido úrico?

Según los especialistas de la salud, los niveles correctos de ácido úrico son aquellos que se encuentran entre 2,4 y 5,7 mg/dl en las mujeres, y entre 3,4 y 7,0 mg/dl en los hombres. Por lo tanto, cualquier valor que supere dichos límites es considerado un indicador de hiperuricemia y debe tratarse a tiempo antes de que la condición pueda empeorar.

Lee también: Cómo combatir los cálculos de ácido úrico con 5 remedios naturales 

¿Qué alimentos consumir si tengo el ácido úrico alto?

En nuestra alimentación, debemos reducir aquellos alimentos ricos en purinas, ya que al degradarse en el organismo, dan como resultado hiperuricemia. Afortunadamente, existen algunos alimentos que pueden ayudar a bajar el ácido úrico si los consumes de forma regular:

Lácteos
Los productos lácteos son considerados alimentos bajos en purinas, por lo que son recomendados en una dieta para la hiperuricemia.

Existen alimentos con bajas concentraciones de purinas en su composición y que podemos incluirlas en nuestra alimentación sin problemas. Estos alimentos son:

  • Lácteos
  • Verduras: a excepción de algunas mencionadas más abajo
  • Raíces y tubérculos
  • Frutas ricas en vitamina C
  • Frutos secos sin sal

Debemos prestar atención a todos los alimentos porque todos contienen purinas, en mayor o menor medida, pero con una correcta planificación, podremos conseguir grandes resultados en nuestras analíticas.

Setas
Las setas son alimentos de consumo moderado en una dieta para el ácido úrico, pues su presencia de purinas es limitada.

Luego tenemos alimentos con concentraciones en purinas menores y que su consumo puede ser un poco más flexible en comparación con la anterior lista. Estos alimentos son:

  • Carnes blancas
  • Setas y espárragos
  • Legumbres: a excepción de las habas y las lentejas
  • Coliflor
  • Espinacas

Este tipo de alimentos podemos incluirlos en la alimentación, pero su consumo no debe ser abusivo.

Lee también: Cómo tratar el exceso de ácido úrico con 5 remedios caseros

¿Qué alimentos se deben evitar?

Carne de vacuno
Las carnes rojas, junto con pescado y mariscos, deben evitarse al completo si queremos reducir el ácido úrico en sangre.

Las grasas animales y los alimentos ricos en purinas son los que deben limitarse. Entre estos destacan las vísceras, los caldos concentrados, las salsas y las sopas hechas con trozos de carne. También los pescados, principalmente el pescado azul como las sardinas, los boquerones, las anchoas, los salmonetes, las gambas o la caballa.

El consumo de alcohol y los productos procesados no están recomendados para conseguir bajar los niveles de ácido úrico del organismo o evitar que suba, por lo que es mejor eliminarlos o limitar mucho su consumo.

En el caso de las frutas, debemos tenerlas bien controladas porque por un lado son muy buenas (tienen poca cantidad de purinas), pero por otra tienen grandes concentraciones de fructosa, que en el organismo generan purinas.

El tipo de cocción en la hiperuricemia también puede ser importante. Si se hierve la comida, se consigue reducir el número de purinas de los alimentos. Un plato hervido o cocido es mejor opción que aquellos platos fritos o cocinados con grandes cantidades de aceite, por ejemplo.

La bebida por excelencia que debemos tomar es el agua. Debemos aumentar nuestro consumo de agua si no es suficiente. Tratando de beber al menos 2 litros de agua al día, según indican las recomendaciones. Si llevamos una alimentación rica en frutas y verduras, además de caldos, sopas o infusiones, también incluimos agua a nuestro cuerpo.

Si bien estos consejos puede ayudarte a bajar tus niveles de hiperuricemia, es importante que consultes con tu médico, quien realizará una evaluación y podrá recetarte el tratamiento más adecuado según tu condición.

  • Escudero, C., Bertoglia, P., Muñoz, F., & Roberts, J. M. (2013). Purinas y ácido úrico en pre-eclampsia: interacciones fisiopatológicas y proyecciones en investigación. Revista médica de Chile, 141(7), 895-902.
  • Contreras Roura, J. (2012). Errores innatos del metabolismo de las purinas y otras enfermedades relacionadas. Revista Cubana de Pediatría, 84(2), 197-200.
  • Álvarez-Lario, B., & Alonso-Valdivielso, J. L. (2014). Hiperuricemia y gota: el papel de la dieta. Nutricion hospitalaria, 29(4), 760-770.
  • Menéndez, E., Milano, C., Alassia, F., Carreras, R., Casonú, M., Cipres, M., ... & Elbert, A. E. (2016). Nutrición e hiperuricemia. Revista de Nefrología, Diálisis y Trasplante, 36(4), 246-252.