Los 6 mejores deportes para prevenir infartos

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Fabián Ávila el 5 diciembre, 2018
Lo cierto es que cualquier actividad que suponga mantener el cuerpo en movimiento puede sernos de gran utilidad para prevenir infartos y mejorar nuestra calidad de vida en general

El ejercicio aeróbico es fundamental para disfrutar de un corazón más sano y fuerte. ¿Te gustaría saber cuáles son los mejores deportes para prevenir infartos, reducir la obesidad y mejorar el sistema respiratorio? A continuación, te los contamos.

¿Qué es un infarto de miocardio?

El infarto de miocardio aparece por un riego sanguíneo insuficiente debido a la obstrucción de la arteria coronaria. Las causas más comunes son un coágulo de sangre y la aterosclerosis que se va produciendo progresivamente.

Factores de riesgo:

  • Tabaco
  • Diabetes
  • Niveles altos de colesterol
  • Hipertensión
  • Antecedentes familiares
  • Edad avanzada
  • Sedentarismo
  • Obesidad
  • Alimentación deficiente

El deporte y la salud cardíaca

La actividad física es buena para la salud, en todos los sentidos. Eso no es una novedad. Sin embargo existen disciplinas más adecuadas según la condición que queramos mejorar. El deporte tiene la capacidad de prevenir infartos, insuficiencia aórtica, hipertensión, etc.

Si hacemos ejercicio de intensidad moderada, a largo plazo modificaremos nuestro estilo de vida y nos alejaremos de las posibilidades de sufrir muchas patologías y dolencias.

Los deportes que reducen las enfermedades del corazón o vasculares son aquellos que se basan en el ejercicio interválico. Es decir, alteran el esfuerzo con el reposo o la recuperación. Estas disciplinas tienen efectos más positivos en la salud general y están asociadas a mejores rendimientos cardíaco y metabólico.

Por otro lado, estas actividades deportivas son de carácter lúdico, lo que significa que no incluyen un componente competitivo. Además, implican mover amplios grupos musculares y son benéficas también desde lo emocional y lo social.

¿Cuáles son los deportes que pueden prevenir infartos?

Cuáles son los deportes

Los ejercicios que indicaremos a continuación tienen efectos más que positivos para la salud, estimulan la resistencia cardiorrespiratoria así como la fuerza muscular. En conjunto, todas las ventajas que aportan reducen el riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca.

Entre los deportes que ayudan a prevenir infartos encontramos:

Tenis

En realidad, aquí podemos agrupar otros ejercicios que se desarrollen usando una raqueta, como el pádel o el tenis de mesa.

  • Estas disciplinas están asociadas a un menor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, ya que reducen la tensión arterial y mejoran la función del corazón.
  • El tenis combina componentes interválicos de gran intensidad con descansos cuando hay saque o se anota un punto.
  • El gasto energético de este deporte permite a su vez controlar el peso graso y mejorar la función muscular. Por eso, se recomienda a diabéticos y a personas con obesidad.

Lee: El optimismo evita problemas cardíacos

Senderismo

Mendelismo

Se trata de un ejercicio de intensidad moderada que, además de servir para prevenir infartos, se aconseja en pacientes que ya hayan sufrido uno.

  • El senderismo mejora la respuesta del corazón al aumentar las cavidades de este órgano y el ingreso de sangre por cada latido.
  • Además, mientras caminamos el transporte de oxígeno y demás sustancias nutritivas se incrementa.
  • Mejora la salud de los vasos sanguíneos, facilita el retorno venoso hacia el corazón o los pulmones y permite respirar profundamente.
  • Para aprovechar estas bondades, la caminata debe realizarse en entornos rurales, sin importar la época del año.

Natación

Sin duda, se trata de uno de los deportes más completos que existen y, además, es beneficioso para la salud cardíaca. Al nadar ejercitamos una buena parte de la musculatura y desarrollamos la coordinación neuromuscular.

En cuanto a los beneficios para el corazón, debemos destacar el control de la presión arterial. Como si no fuese suficiente, la natación aumenta el gasto energético, reduce el colesterol y el peso graso.

Entre las ventajas adicionales de este deporte podemos mencionar también que no produce impactos en las articulaciones y que se puede practicar a cualquier edad. Se recomienda nadar a partir de los 40 años para prevenir infartos.

Esquí

Esquí

Puede que este deporte de montaña sea considerado peligroso o para personas jóvenes y atléticas. Sin embargo, deslizarse por la nieve puede ser lo que necesitamos para tener un corazón sano y fuerte. Aunque, el esquí en sí, no es tan recomendable, sí lo es el recorrer distancias en terrenos más planos como la marcha nórdica.

Ofrece varios beneficios para el sistema cardiovascular, ya que requiere una considerable demanda energética del tipo aeróbico. El tamaño del corazón, la frecuencia cardíaca, la tensión arterial, el flujo y el volumen sanguíneo mejoran notoriamente al esquiar.

Aeróbic

Todos los ejercicios considerados aeróbicos son “cardiosaludables” y, además, intervienen en la coordinación neuromuscular. La danza, el aeróbic o cualquier baile ayudan a mantener un peso saludable, ya que se pueden perder hasta 260 calorías en media hora de actividad moderada.

A su vez, este tipo de disciplina tiene un aspecto lúdico importante y, por ende, es capaz de reducir los efectos nocivos del estrés. Además, no es preciso asistir a una clase en una academia. Podemos, simplemente, bailar en casa nuestras canciones favoritas.

¿No lo sabías? 7 alimentos que contienen calorías negativas

Ciclismo

Ciclismo

Un ejercicio indicado para personas que, o bien desean prevenir un infarto, o ya lo han padecido. Si se practica con regularidad y la intensidad es la adecuada, permite movilizar los músculos de las piernas, los glúteos y las caderas.

Además, también disminuye el riesgo de padecer un ataque cardíaco, ya que equilibra la presión arterial, reduce el colesterol y la posibilidad de sufrir trombosis.

Otros beneficios del ciclismo son:

  • Aumenta la sensibilidad a la insulina.
  • Estimula la producción de químicos encargados del estado de ánimo y el estrés.
  • Previene la aparición de artrosis o de hernias discales.
  • Brennan, A. M., & Ross, R. (2017). Physical activity and cardiometabolic health. In Nutrition and Cardiometabolic Health. https://doi.org/10.1201/9781315119410

  • Lavie, C. J., Milani, R. V, Marks, P., & de Gruiter, H. (2001). Exercise and the heart: risks, benefits, and recommendations for providing exercise prescriptions. The Ochsner Journal. https://doi.org/PMC3116747

  • Grøntved, A., Koivula, R. W., Johansson, I., Wennberg, P., Østergaard, L., Hallmans, G., … Franks, P. W. (2016). Bicycling to work and primordial prevention of cardiovascular risk: A cohort study among Swedish men and women. Journal of the American Heart Association. https://doi.org/10.1161/JAHA.116.004413

  • Zhao, D., Sun, Y., Tan, Y., Zhang, Z., Hou, Z., Gao, C., … Gao, F. (2018). Short-Duration Swimming Exercise after Myocardial Infarction Attenuates Cardiac Dysfunction and Regulates Mitochondrial Quality Control in Aged Mice. Oxidative Medicine and Cellular Longevity. https://doi.org/10.1155/2018/4079041