Los mejores lugares para practicar marcha nórdica

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Silvia Martín Repullo el 26 noviembre, 2018
¿Quieres practicar marcha nórdica pero no sabes por dónde empezar? Hoy te enseñaremos algunos lugares que no estarán muy lejos de ti.

La marcha nórdica, también conocida como caminata nórdica, es un deporte de resistencia. Consiste en caminar al aire libre ayudándose de unos bastones. Esta práctica suele llevarse a cabo en la naturaleza y es muy buena para la salud física y psicológica.

La marcha nórdica es un deporte bastante suave que permite obtener progresos a nivel físico, mientras seamos constantes y aumentemos la frecuencia con el tiempo. Pero ¿cuáles son los mejores lugares para hacer este deporte? ¿Es necesario irse a algún lugar remoto?

Marcha nórdica en la ciudad

Dos personas en movimiento practican la marcha nórdica por asfalto.

No tenemos que desplazarnos muy lejos para poder practicar este deporte. De hecho, si investigamos un poco, quizás en nuestra ciudad existan grupos que se organicen para practicar la marcha nórdica.

Pensemos que hacer este deporte por la ciudad puede ser un entrenamiento si, en algún momento, nos ponemos alguna meta ambiciosa, como puede ser hacer el Camino de Santiago.

Como bien sabemos, al hacer este camino habrá que pasar por ciudades o lugares mucho menos naturales. Así que la marcha nórdica puede ser un excelente entrenamiento para estos casos.

No obstante, no debemos olvidarnos de que hay muchos lugares en nuestra ciudad que seguro aún no conocemos. En ocasiones puede haber algún paseo por la naturaleza en el que nunca habíamos reparado.

La marcha nórdica puede descubrirnos lugares apasionantes y permitirnos disfrutar de la ciudad de un modo totalmente diferente. Además, si te unes a un grupo, podrás conocer a nuevas personas lo que, sin duda, te generará un gran bienestar.

Marcha nórdica en la montaña

Muchos practicantes de la marcha nórdica optan como lugar preferido la montaña. Ahí está la naturaleza en estado puro, pero también muchos obstáculos, que convertirán esta práctica deportiva en todo un reto.

Algo que debemos tener muy en cuenta es que el terreno será muy distinto al que podemos encontrarnos en una ciudad. Por este motivo, debemos equiparnos de la mejor manera eligiendo los bastones adecuados.

Recomendamos siempre utilizar dos bastones, ya que esto nos aporta una mayor estabilidad. Además mejora nuestra coordinación. En la montaña esto será sumamente importante, ya que nos ayudarán mucho a lidiar con los obstáculos que encontraremos. Por ejemplo, cuestas empinadas, terrenos no uniformes o piedras.

Descubre: Cómo actúa el contacto con la naturaleza en el cerebro.

Marcha nórdica por los bosques

Pies con deportivas y bastones junto con una mujer en el fondo practicando la marcha nórdica.

Los bosques son lugares maravillosos para estar en pleno contacto con la naturaleza. El aire limpio y fresco unido a toda la vegetación con la que podemos encontrarnos harán que la marcha nórdica se convierta en un deporte terapéutico.

Al igual que en el caso anterior, debemos llevar dos bastones, ya que el terreno no es del todo uniforme. No se recomienda empezar caminando por bosques, a menos que tengan un sendero delimitado y con obstáculos reducidos.

No te pierdas: 4 factores a tener en cuenta para un entrenamiento en la playa.

Marcha nórdica por la playa

La marcha nórdica también puede llevarse a cabo en la playa, pero esto ya conlleva una gran dificultad. La arena hará que nuestros pasos se vuelvan más lentos, así como nuestro avance, provocando que nos cansemos más y que nos cueste más seguir adelante si no tenemos una buena resistencia.

Si quieres empezar a practicar este deporte, te animamos a que lo pruebes en algún lugar de tu ciudad o en algún bosque con sendero delimitado o apto para la marcha nórdica. También es positivo que puedas ir en grupo de vez en cuando. Las demás personas te brindarán determinadas recomendaciones según su experiencia, que seguro vas a agradecer.

A medida que tú también adquieras más experiencia en la práctica, podrás aventurarte a ir a la montaña o a la playa. Este último lugar es mejor dejarlo para el final, ya que se requiere de una gran resistencia y experiencia para llevarlo a cabo de forma correcta.

¿Alguna vez has practicado este deporte? ¿Te apetecería probarlo? La combinación de lo natural con todo lo que puede aportar el ejercicio físico convierten a la marcha nórdica en un excelente aliado para nuestra salud.

  • Lemos, R. I. M., García, O. G., & Gómez, V. S. (2011). Nordic walking y salud: Una revisión descriptiva. Cuadernos de Psicologia Del Deporte.
  • Vehí, C., Falces, C., Sarlat, M. À., Gonzalo, A., Andrea, R., & Sitges, M. (2016). Marcha nórdica para prevención cardiovascular en pacientes con cardiopatía isquémica crónica o síndrome metabólico. Medicina Clinica. https://doi.org/10.1016/j.medcli.2016.09.041