Las mejores recetas de crema de alcachofa

La alcachofa es una hortaliza con múltiples propiedades beneficiosas para la salud. Destaca sobre todo por ser diurética, por lo que, además de favorecer la eliminación de toxinas, promueve la pérdida de peso.

La crema de alcachofa es un plato que se puede disfrutar en cualquier momento del año, ya que puede servirse tanto fría como caliente. Su sabor es muy suave, por ello admite diversos ingredientes. Sin embargo, dado que la alcachofa es rica en sodio, se recomienda prepararla con una cantidad de sal moderada.

La alcachofa es una hortaliza que contiene una gran cantidad de fibra y vitaminas (B y C) y minerales tales como: hierro, fósforo y potasio. Por ende, supone un aporte nutricional adecuado para nuestra dieta. Todas las personas pueden beneficiarse de las propiedades de la alcachofa, incluso aquellas con diabetes.

Las siguientes recetas que te mostraremos a continuación varían tanto en la presentación del ingrediente principal como las combinaciones. Por ello, mientras que en la primera receta tendremos la oportunidad de cocinar con los corazones de alcachofa de bote, en otras recetas será necesario optar por la alcachofa fresca. ¡Vamos a ello!

Crema de alcachofa con taquitos de jamón

Ingredientes (para 4 comensales)

  • Hojas de albahaca fresca
  • 2 cebollas medianas.
  • 1 taza de vino blanco (250 ml)
  • 3 tazas de caldo de pollo (750 ml)
  • 1 trozo de queso parmesano (60 g)
  • 1 cucharada de mantequilla (20 g)
  • 1 bote de corazones de alcachofa (500 g)
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen (45 ml)
  • 1 paquete de taquitos de jamón serrano (135 g)
  • Condimentos: sal y pimienta negra recién molida

No te pierdas: 4 recetas ricas en fibra para cuidar tu digestión

Preparación

  1. Precalentamos el horno a 180 ºC.
  2. Colocamos los taquitos de jamón serrano en un recipiente refractario y los llevamos al horno para secarlos.
  3. Una vez que los taquitos estén secos y crujientes, los sacamos del horno y reservamos.
  4. Cortamos los corazones de alcachofa en cuartos.
  5. Aparte, cortamos las cebollas en aros. Luego, procedemos a rehogarlas en una cazuela con un chorro de aceite de oliva.
  6. Cuando la cebolla esté tierna, añadimos los corazones de alcachofa y rehogamos de nuevo.
  7. Después de unos 2 o3 minutos de cocción, añadimos otra cucharada de aceite de oliva y el vino.
  8. Dejamos que el vino se evapore y cubrimos todo con dos vasos de caldo de pollo. Tapamos la cazuela y dejamos que todo se cueza durante 20 minutos.
  9. Una vez transcurrido el tiempo indicado, comprobamos el punto de sal de la crema. En caso de ser necesario, rectificamos.
  10. Derretimos la mantequilla en el microondas y la añadimos a la mezcla anterior.
  11. Cortamos el queso en láminas finas.
  12. Procesamos en la licuadora la mantequilla, el queso, la crema y el tercer vaso de caldo de pollo.
  13. Pasamos la crema por el colador para retirar las fibras.
  14. Finalmente, servimos y agregamos por encima los taquitos de jamón serrano.

Crema de alcachofa y patatas

Ingredientes (para 4 comensales)

  • Aceite de oliva
  • 4 patatas
  • 3 dientes de ajo
  • 1 rama de romero
  • 500 gramos de alcachofa
  • Condimentos: sal marina fina, perejil y pimienta roja
  • Opcional: lechuga, almendras

¿Lo sabías? Increíbles propiedades del perejil para los riñones

Preparación

  1. En primer lugar, pelamos y cascamos las patatas. Reservamos una patata sin cascar.
  2. A continuación, debemos calentar agua en una olla. Antes de que rompa el hervor, añadimos una cucharadita de sal y la rama de romero.
  3. Una vez que el agua alcance su punto de ebullición, añadimos las patatas a la olla.
  4. Aparte, pelamos las alcachofas (excepto una) y las cortamos en trozos medianos. Seguidamente, las añadimos a la olla.
  5. Dejamos cocer las patatas y las alcachofas durante 25 minutos aproximadamente.
  6. Cuando estén bien cocidas tanto las patatas como las alcachofas, apagamos el fuego y escurrimos.
  7. Mientras tanto, colocamos una sartén a precalentar con un chorro de aceite de oliva.
  8. Pelamos y cortamos los ajos en láminas.
  9. Llevamos los ajos a la sartén hasta dorarlos por ambas caras. Añadimos un poco de perejil picado.
  10. Agregamos el aceite con ajo a las patatas y alcachofas cocidas.
  11. Procesamos toso en la licuadora hasta obtener una crema sin grumos. 
  12. Colamos la crema para retirar los restos de fibra de alcachofa o patata que pudiese haber.
  13. Aparte, cortamos la patata y la alcachofa que habíamos reservado en forma de chips y las freímos en la sartén. Una vez listas, las escurrimos en papel absorbente.
  14. Antes de servir la crema, decoramos con unas cuantas chips de patata y alcachofa.

La crema de alcachofa es muy fácil de preparar y, en el caso de esta receta, solo hace falta realizarle cierto seguimiento a los ingredientes que vamos a freír. Por otra parte, no hace falta dedicar más de una hora a realizar todos los pasos de la receta; con lo cual, se trata de una comida rápida que podemos preparar en cualquier momento. Con los ingredientes necesarios, ya tenemos la mitad del camino recorrido.