Membrillo para combatir calambres y dolores de estómago

¿Sabías que una deliciosa mermelada de membrillo podría ayudar a mejorar estados de ansiedad y estrés? Pero, hay más: sus propiedades digestivas hacen del membrillo un alimento muy recomendable para contrarrestar problemas gástricos.

¿Te gusta el membrillo? Quizás lo conozcas por “gamboa”, “codón”, “marmello” o “cacho”. Pues bien, cualquier de estos nombres alude a esta dulcísima fruta.

¿Te interesa saber más sobre el fruto de esa planta tan especial como saludable? Entonces, has dado con el sitio perfecto. En este artículo, ponemos a tu disposición la información relacionada con el membrillo, más relevante para el cuidado de la salud. Además, te contamos cómo preparar un delicioso dulce de membrillo.

El membrillo pertenece, en realidad, a la familia de las peras y las manzanas. Su piel rugosa esconde en su interior una pulpa áspera muy beneficiosa.

Debido a su dulzura, es habitual que se elaboren ricos postres con su carne. Bien administrado, el membrillo podría reportar grandes beneficios a nuestro organismo. El secreto está en las dosis en que lo utilicemos.

Propiedades digestivas del membrillo

Es habitual que se recomiende el consumo de membrillo cuando nos afecta algún problema o enfermedad de tipo digestivo. ¿Las razones?

  • El membrillo es muy rico en pectina. Lo es mucho más que, por ejemplo, las manzanas. Se digiere muy bien gracias a sus propiedades demulcentes. Es decir, protege y repara las mucosas que revisten el estómago y el intestino. Esta es una propiedad que comparte con la miel o el aceite de oliva.
  • Su consistencia gelatinosa captura los jugos gástricos. Evita, así, que estos irriten las mucosas y que se formen úlceras.
  • En el caso del intestino, la acción de la pulpa del membrillo trabaja de forma similar. Arrastra toxinas y bacterias. Además, protege la flora intestinal. Todo ello, sumado, favorece la eliminación de las heces fecales.
  • La pectina evita, asimismo, la formación de cálculos biliares.
  • Si sufres colitis nerviosa o síndrome de Crohn, el membrillo puede serte de gran ayuda, gracias a su alto contenido en taninos. Estos son compuestos que actúan como antiiinflamatorios y astringentes. Al favorecer la digestión de los alimentos, el membrillo aliviará notablemente los malestares asociados a estos padecimientos.

Podría interesarte leer también cuáles son las mejores infusiones digestivas y depurativas.

El membrillo alivia los calambres musculares

membrillos1

Los calambres musculares pueden aparecer por diversas causas: cansancio, falta de hidratación, problemas circulatorios, etc. Consumir de forma regular membrillo nos puede ayudar a reducir esta molesta sensación que aparece sobre todo al final del día e, incluso, por la noche.

Estas son las razones por las que consumirlo adecuadamente es de potencial ayuda:

  • El membrillo es rico en potasio. Y, por tanto, eficaz para restablecer el nivel de electrolitos necesario para que tenga lugar el intercambio en el medio intracelular y fuera de las células.
  • Por su alto contenido nutritivo, de potasio y minerales, contribuye a la relajación de los nervios. Ello redunda en el bienestar de toda persona que lo consuma en las dosis adecuadas.
  • Tampoco podemos olvidar que es rico en vitamina A, C, B1 y B2, y otros minerales, como manganeso, magnesio, calcio, fósforo, cloro, azufre, hierro y cobre.

¿Es saludable el dulce de membrillo?

Debido a que el membrillo es un alimento rico en azúcares, esta es una duda frecuente. Los nutricionistas responden que es importante añadir muy poca azúcar a la hora de preparar la carne o mermelada de membrillo. Y, bien pensado, tiene lógica; ya es bastante dulce de por sí esta deliciosa fruta.

Además, son tantos los beneficios del membrillo que compensa la elevada cantidad de azúcar que nos aporta. Ayuda mucho el hecho de se digiera bien, se asimile con facilidad. Por todo ello, es muy recomendable para personas enfermas, convalecientes o abatidas a causa del estrés o la ansiedad.

No obstante, si no deseas consumir membrillo con azúcar, siempre puedes echar mano de pequeñas porciones de membrillo crudo. Eso sí, puede que te resulte un poco áspera su textura. En cualquier caso, nunca se pierde nada con probar.

Si tú o alguien cercano sufre calambres musculares habitualmente, te podría interesar leer cómo tratarlos.

Cómo hacer mermelada de membrillo

Queso_y_Membrillo

Ingredientes

Utensilios

  • cazuela grande
  • batidora
  • cucharón
  • 4 recipientes de cristal para echar la mermelada

Preparación

  • Lava, pela y corta en pedazos los membrillos.
  • Vierte el agua en la cazuela de agua, añade el membrillo y enciende el fuego. El agua no debe llenarla por completo. Bastará con que cubra el fondo de la olla.
  • Añade el azúcar y remueve con firmeza para que se cuezan bien todos los ingredientes.
  • A fuego lento y sin dejar de revolver, deja cocinar durante unos 45 minutos o 50 minutos. Así, evitarás que la mermelada se pegue al fondo de la olla.
  • Poco a poco, irás viendo cómo va espesando gracias al azúcar. ¡A que su olor no podría ser más agradable?
  • Espera otros 20 minutos y añade el jugo de limón. De ese modo, el sabor será un poco más ácido y añadimos aún más taninos y vitaminas a nuestra mermelada de membrillo.
  • Transcurridos otros 45 minutos o 50 minutos, la mezcla estará lista. Cuida de que no te quede muy espesa. No solo hace que su sabor sea más fuerte, sino que podría resultar incómodo a la hora de degustar este exquisito postre.
  • Una vez esté tibia la mezcla, lo pasamos todo por la batidora para obtener una deliciosa mermelada sin grumos.
  • Echa la mermelada en los recipientes que hayas elegido. Déjala que repose varias horas. Es mas, sería ideal que la hicieras de un día para otro. Así, quedará compacta y conseguirás un apetitoso dulce de membrillo.

¿Te animas a prepararlo? Busca membrillo en los mercados que frecuentes y pon a manos a la obra. ¡Suerte! Y, que aproveche…

  • Colmeiro, M. (1871). "Diccionario de los diversos nombres vulgares de muchas plantas usuales ó notables del antiguo y nuevo mundo". Madrid: s/e.
  • Potter, D., et al. (2007). "Phylogeny and classification of Rosaceae", Plant Systematics and Evolution, 266 (1-2): 5-43.
  • Wilson, C. A. (1999). The Book of Marmalade: Its Antecedents, Its History and Its Role in the World Today. Philadelphia: Pennsylvania UP.