La memoria de la piel

09 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
La existencia de una memoria de la piel determina un mayor riesgo de sufrir lesiones cutáneas a largo plazo. Los daños en el ADN de las células se acumulan, y a larga son difíciles de detener.
 

La memoria de la piel es algo real, no un término poético ni el nombre de una novela. Es un fenómeno que los dermatólogos tienen cada vez más presente. Tiene relación, sobre todo, con la exposición solar y los daños que se producen luego.

La piel es el órgano más extenso de nuestro cuerpo. De hecho, en su conjunto, ocupa unos 2 metros de media y pesa más de 4 kilogramos. Está dividida en tres capas:

  • Hipodermis
  • Dermis
  • Epidermis

Este órgano funciona como una barrera respecto al exterior, protegiéndonos de agresiones y cambios en nuestro entorno. Además, tiene un papel muy importante en nuestra apariencia, e incluso nuestra autoestima. Cuando nos miramos en un espejo, lo que vemos es gran parte del tejido dérmico.

Muchas personas no tienen en cuenta que la piel necesita un cuidado especial, y que necesita ser protegida de ciertos peligros, como la exposición solar. En este artículo te explicamos en qué consiste la memoria de la piel, para que entiendas su importancia.

¿En qué consiste la memoria de la piel?

La memoria de la piel es un fenómeno curioso. No tiene nada que ver con la memoria cerebral tal y como la entendemos. Consiste en que la piel que ha recibido mucha exposición solar tiene un mayor riesgo de sufrir lesiones cutáneas en un futuro.

Es decir, una persona que se ha expuesto mucho a la luz solar sin protección, cuando pase un número importante de años, tiene mucha más posibilidad de comenzar a expresar lesiones en la piel. El problema es que pueden ser lesiones tanto benignas como precancerosas, o incluso cancerosas.

 

Aunque en el momento de la exposición ni siquiera lleguemos a tener quemaduras solares, eso no evita que estas lesiones aparezcan. Esta es la principal razón por la que se recomienda utilizar constantemente cremas solares. Además, el factor de protección debe ser igual o superior a 30, cubriendo con el producto todas las partes del cuerpo que estén expuestas.

exposición solar y memoria de la piel
La exposición solar es dañina para la piel, pudiendo ser el origen de lesiones malignas y cancerosas

Podría gustarte: Tumores benignos en la piel, ¿cómo se manifiestan?

¿Cómo funciona la memoria de la piel?

Las radiaciones ultravioletas de la luz solar atraviesan el espesor de la piel. Distinguimos entre rayos UVB y rayos UVA. Los rayos UVA son capaces de atravesar las nubes y hasta los cristales, alcanzando la capa intermedia de la piel.

Este tipo de rayos, al penetrar tan profundamente, son los que se relacionan con los procesos de fotoenvejecimiento y con las manchas solares. Del mismo modo, también pueden dañar el ADN de las células y originar la mutación que provoque cáncer de piel.

Los rayos UVB no son capaces de penetrar tanto en la piel y se limitan a la epidermis. Son los culpables de las quemaduras solares. No obstante, también se relacionan con el cáncer de piel, por lo que hay que protegerse frente a ambos tipos de radiaciones.

 

La memoria de la piel basa sus fundamentos en que estas radiaciones alteran el ADN de las células. Lo que sucede es que, en un primer momento, estas lesiones en el ADN se reparan. Con el tiempo, el daño se acumula, hasta que llega un punto en el que no se puede reparar. Agotado el proceso de reparación celular, aparece el cáncer.

Quizá te interese: Piel de mariposa, la extrema fragilidad de la piel

Siempre proteger la piel

reparación de la piel
La piel puede repararse hasta cierto punto, pero luego las mutaciones ya no se detienen, y proviene el cáncer dérmico

La memoria de la piel está presente desde nuestro nacimiento. Cuando la exposición solar sin protección se produce en la infancia, el riesgo de lesión es aún mayor. Por eso hay que tener especial precaución con los niños y las horas de máxima radiación.

Por otra parte, debemos ser conscientes de que el cáncer de piel está altamente relacionado. Tener la piel y los ojos claros es otro factor de riesgo, aunque eso no exceptúa a las personas con otra tez. Tanto es así la problemática, que el cáncer dérmico es uno de los más prevalentes.

Por ello, no debemos olvidarnos nunca de proteger la piel. Además, se recomienda evitar las cámaras de radiación ultravioleta para broncearse. La aparición de los daños a largo plazo no debe ser motivo para bajar las defensas.

 
  • [Skin Memory: The Clinical Implications] - PubMed. (n.d.). Retrieved June 3, 2020, from https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/27172692/
  • Fundación Piel Sana - Noticia Exposoma | La memoria de la piel. (n.d.). Retrieved June 3, 2020, from https://fundacionpielsana.es/prevencion/exposoma-la-memoria-de-la-piel
  • Press, E. (n.d.). La piel tiene memoria y, cuanta más exposición solar, mayor posibilidad de lesiones cutáneas. La radiación UVB y UVA en el punto de mira de la ciencia con La Roche-Posay. (n.d.). Retrieved June 3, 2020, from https://www.laroche-posay.es/artículo/protección-solar/a4020.aspx
  • Mackay, Laura K., et al. "The developmental pathway for CD103+ CD8+ tissue-resident memory T cells of skin." Nature immunology 14.12 (2013): 1294-1301.